Bailarín.

Bailarín.TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)

Tenía 7 años la primera vez que le llevaron al psicólogo, tras muchas vueltas en el colegio, tras años de preocuparse por su comportamiento, quejas, tutorías desde infantil…
Es un niño decían sus padres, un niño movido, incansable, imparable.
Saltaba mucho, corría mucho, gritaba mucho, reía mucho…
Y todos sus muchos les llenaban de miedo.
Necesitaban poner nombre a su miedo, una evaluación necesaria para un diagnóstico.
Un adjetivo que reafirmara todas las tutorías, todos los peros, todas las miradas comparando con otros niños.

Continue Reading

Adiós mi amor, adiós. Perder un hijo.

Adiós mi amor, adiós.
Hace un año alguien desconocido me dio las gracias por escribir sobre el dolor.
El más inimaginable, ver morir un hijo.
Y me escribió algo :
El cuerpo llora por lo que ha perdido, el alma sonríe por lo que ha encontrado.
El resto de mis días serán para agradecer a mi hijo todo lo que me enseñó.
Detrás de la muerte de un hijo, hay un regalo, si logras superar el dolor.
Es muy duro pero real.
C.V.

Continue Reading

Los terribles dos años. Pura magia.

Los terribles dos.

Este año me presento a los premios Bitácoras en la categoría de crianza.
Y me encantaría que me votases!!
Si tienes Facebook puedes hacerlo desde aquí
O bien registrándote directamente en la página de Bitácoras
Recuerda que debes elegir la categoría y añadir la dirección del blog
www.princesasyprincesos.es
Gracias!!!!

 

Llegan un poco antes a veces, o tal vez un poco después, depende de los niños.
Seguro que has leído sobre ellos.
Hoy me toca a mi, y es la tercera vez que los pasamos, y cada vez son nuevos.
Los dos, los terribles, los malhumorados, las rabietas, los gritos, los NO!
Esos dos, que se esperan con miedo, de los que habrás leído cual película de terror.
A qué temer? A esas rabietas que te sonrojarán por el mundo? Por qué? Párate. De verdad te importa lo que puedan pensar los demás?
De verdad no puedes pararte y ver cómo crece hoy, en este momento, ahora?
Lo se, no es fácil, cuando no entiendes su frustración, su dolor, su enfado. Se hace imposible manejarlo, se pierden los nervios…
Sólo va a tener estos dos aquí y ahora. Nunca más sentirá con tanta fuerza, con tanta emoción, tan extremadamente…
No los temas, no te enfades, acompáñale, y descubre el maravilloso niño en el que se convertirá mañana.

Continue Reading