La maternidad de foto.

La maternidad de foto.

 

IMG_20160520_221222

Publiqué esta foto en facebook.
Es el dibujo con rotulador que le hice a mi hija de 4 años recién cumplidos.
Acababa de llegar de trabajar un viernes por la noche, el tiempo justo para acostarlos y compartir media hora juntos.
Me pidió que le hiciese un tatuaje, y aunque lo cierto es que no me apetecía demasiado y hubiese pagado por un refresco tranquilo y unas piernas en alto, se lo hice.
Mi niña quería una mariposa, me salió eso. Los dibujos feos del ensayo en las piernas de mi hijo no los publiqué.
Sólo lo que me pareció bonito…

Unas horas después una amiga me mandaba un mensaje, estoy depre, no se cómo lo haces, yo nunca tengo tiempo para hacer cosas divertidas con mi hija. No me basta una vida. Nunca hacemos manualidades, ni bizcochos, su infancia es aburrida y monótona.
Me siento fatal.

Lo siento, pero me reí. Mucho.
Creo que es un problema de expectativas. De no saber leer entre líneas, de quedarse con la imagen bonita y creernos que la vida es una suma de cientos, miles de esas imágenes. Que la vida no es más que una imagen en Facebook.

La maternidad no cabe en una foto. -    

Hice un dibujo a mi hija, en la cama con rotulador, porque es un recurso fácil.
No, yo tampoco me paso el día haciendo cosas divertidas, corriendo de un lado a otro para llegar a tiempo del trabajo a darles de comer, de comer al cole, del cole a casa, vuelta al cole y vuelta al trabajo.
Y cuando llegan las 9.30 de la noche no me quedan ganas de hacer manualidades, ni de cantar canciones, apenas de hacerles dos cosquillas y meterles en la cama con media charla.

Continue Reading

Llegar tarde…

Llegar tarde.

Somos los que siempre llegan tarde, a todas partes, al colegio, al trabajo, a dormir…
Ya nos dan por perdidos.
Somos tardones. Es una forma de vida.
Nunca llegamos tiempo al cole, porque comemos sin prisas, con risas y charlas.
Hay días que terminamos de comer antes , aprovechamos y después jugamos, y siempre se nos va la hora.
Ir justo de hora incluye llevar algún lamparón, o una manos sucia que con las prisas se nos escapó, o crema dentífrica en la nariz por jugar a última hora en el baño. La coleta sin peinar, las zapatillas mal abrochadas…
Llegar 15 minutos antes, para esperar en la puerta, pudiendo escurrir los minutos en unos patines, o cantando, o saltando
Y es que nos parece una pérdida de tempo llegar pronto para esperar allí, con lo divertido que es estar juntos.

Al trabajo también llegamos tarde casi siempre, porque apuramos los minutos, los besos, los abrazos, concentramos los momentos juntos para que no se escapen, y los amasamos en fortunas disfrutadas.
La puntualidad es una gran virtud, les explico, pero seréis mas felices si os llenáis de besos y no de relojes.
La puntualidad es una gran virtud les repito, pero mayor virtud es ser feliz, porque ilumina la vida y crea mejores personas que las tristezas y las prisas.

Somos una familia de tardones, y se nos escapan las tardes cuando estamos juntos como si fuesen mariposas, vuela el tiempo y faltan horas, se hace de noche y aún faltan cenas, y baños…
Y terminamos cenando tarde y saltando el baño para hacer cosquillas en la cama.
Nunca cumplimos como las familias normales, y siempre nos parece poco el tiempo que pasamos juntos

No nos gustan los relojes y nos sorprenden siempre las horas, cuando aparecen en las esquinas metiéndonos prisa.
Y vivimos en guerra permanente, como huidos de la justicia para que no nos encuentren.
Y como fugitivos vivimos escondiéndonos en rincones donde no llega el tiempo y si el tiempo nos encuentra, nos volvemos piratas y sólo lo medimos por la cadencia del sol y las estrellas.
Somos tardones, y tal vez por ello valoramos nuestro tiempo y nos duele cuando pretenden que nos ciñamos y programemos nuestra vida.
Bastantes horarios absurdos tenemos ya.
Y es que no queremos vivir con prisas.
No necesitamos hacer planes juntos, ni tener tareas, ni planificar el mundo, nuestro mundo.
Nos gusta perder el tiempo tranquilos sin pensar en nada, ni planificar nada.

No queremos prisas, queremos tirarnos en la arena a vuestro lado y que no conozcáis el valor de las horas, sólo el valor de los besos, de las sonrisas y de los rayos de sol sobre la piel.
No queremos que conozcáis aún el valor del tiempo.
Ese tiempo que el mundo nos roba.
Nos despoja de besos.
Nos usurpa calma.
Nos sustrae sonrisas.
Nos quita atardeceres agarrados de la mano.
Ese ladrón de tiempo, que no nos permite disfrutar de vuestro crecimiento.
Esas carreras para llegar a tiempo. A tiempo de qué? De ahorrar más tiempo.
Tiempo para tener prisa…
Como en aquel libro de la infancia, Momo, de Ende, el mundo se esta volviendo gris por falta de tiempo.
Seamos ricos, un día, solo un día, olvidemos el reloj y que sea el sol y el estómago quienes nos indiquen la hora.
Vivamos, disfrutemos.
Andar al son del movimiento del mundo, girando, fluyendo, enseñando el valor de las cosas importantes.
El valor real del tiempo, el que pasamos juntos.

"la persistencia de la memoria" Dalí
“la persistencia de la memoria” Dalí
Continue Reading

Los malos padres…

Y tras “Los-malos-hijos” , llegan:
Los malos padres.
Y lo dice quien no los tiene, desde su gran experiencia.
No, no te juzgo, porque yo también fui tu.
Idiotas nos llaman.
Sí, un poco la verdad, es tener un hijo y te atontas.
Porque hay que ver todo lo que sabemos de hijos antes de tenerlos, sobre educación, sobre niños, sobre comportamiento infantil…
Y el mismo día en el que te lo ponen en los brazos, la gilipollez abduce tu cuerpo.
Lo sabemos. No tiene cura…

Continue Reading