pertenezco al club de las malas madres……

Lo sé, soy una mala madre, y como lo sé todos los días me afano en cambiar la situación, y todos los días pierdo la batalla y tiro un montón de esfuerzo para seguir siéndolo.

Como madre soy del montón, por mas que estudio diversas y variadas formas de crianza, libros y revistas dispares, pero no lo consigo, de vez en cuando se me oscurecen las neuronas y como el famoso cuadro de Edvar Munch vocifero y bramo,y me reitero como mala madre para arrepentirme inmediatamente y enderezarme deshecha en disculpas y besos.

el-grito-de-edvard-munch
Mis hijos son perfectos.. para mi, pero no son esos niños perfectos que veo y trato de vez en cuando,de manual del siglo pasado,educados y obedientes, ordenados y limpios, niños curiosos y silenciosos, impecables siempre para la foto….. mis hijos haga lo q haga siempre llevan un lamparón en algún sitio, nunca consigo que salgan peinados y con la cara sin churretes de casa, les importa muy poco lo que pueda pensar o decir el mundo, ellos deciden cuando juegan, gritan, lloran, duermen, ríen, y si no estamos democráticamente de acuerdo en el momento elegido, cual dictadores unilateralmente mueven el universo familiar.
soy una mala madre… pintas, pelujos, no logro adecuar mi ropa ni en un millón de años, mis uñas son una colección de muñones, para no tener que peinarme me corto el pelo y empeora la situación, porque domarlo se hace misión imposible,maquillarse, con un niño pegado a una pierna y otro en brazos es ardua tarea, que se solventa pareciendo que un pintor de brocha gorda paso el rodillo por mi cara, la depilación pasó a la historia y para no deprimirme decidí hacerme natural y pregonar mi cambio de prioridades, mentira! Es que no me da la vida para más!
La casa, ay! la casa! Nuestra casa da pena…. es una aleación entre campo de batalla y cuartel invadido, aunque a diario dedique todos los ratos libres que me quedan(que no son muchos) siempre tengo montones de ropa, platos sucios, pelusas invitadas por los rincones, capas polvorientas por los muebles, juguetes debajo del sofá y tirados por el pasillo. A diario desespero, cuando veo los cristales traslúcidos por las huellas de manitas, la cama se hace para poder saltar encima, los juguetes solo se recogen para poder empezar de nuevo a tirarlos en la alfombra y hacer construcciones.
Envidio a esas madres perfectas y maravillosas, porque sé que nunca llegaré a ser como ellas, y aunque a diario durante cinco minutos me enajeno y juro y despotrico…. después me calmo…… nos miro y digo: Que narices! pero somos imperfectamente felices!

Artículos Relacionados

8 comentarios

  1. Creo que muchas de tus sensaciones las tenemos también las demás. Las mamás perfectas no existen (o me quiero consolar yo así, jeje), pero lo importante es que lo seas para los tuyos, y te aseguro que ellos no se fijan en las pelusas ni en la cama sin hacer, sino que estés por ellos, lo más importante. Además en las fotos sólo sacamos lo que queremos que salga… hay que encuadrar bien para que no se vea el caos que reina a nuestro alrededor, jajajaja.. Siempre hay también algunos trucos, como no tener demasiados juguetes a su alcance para que no vayan pasando de unos a otros tirándolos todos. Muchos ánimos, de otra madre imperfecta… y que ya no pretende serlo 🙂

  2. SOY COMO TU!!!!y a mucha honrar. ¿Quien necesita casas relucientes y recogidas, si eso te lleva todo tu tiempo?, un tiempo que yo empleo en disfrutar de mi hijo y de mi marido, necesito tiempo para vivir, disfrutar, descubrir con mi pequeño y todo lo que me quita ese tiempo, simplemente lo desecho, no merece la pena y el que no quiera aceptarlo pues que no mire. En mi casa somos felices y eso, para mi, es lo importante.
    Un abrazo

    1. menos mal q aunque sea por aquí las mamas felices con casas desastrosas nos encontramos y unimos……. al menos ya no nos sentimos raras! 🙂 muacs

  3. jajajajajaja, el mio tiene 19 y sigo teniendo un monton de cosas por medio, y su cuarto una autentica leonera, jajajaja no os creais que todo eso es porque son pequeños, que la cosa sigueeee, jajajaj saludos
    (((19 años))

    1. tu quieres q me deprima? q significa eso? q mi niño va a ser igual de guarrete q yo? jajjjajaja no se va a volver mega chupi guay y me va a mantener la casa como la patena? jajajjajajajajaj

  4. Noe pero qué dices!!! yo también soy malamadre, pero somos malesmadres que disfrutan y no se vuelven locas por lo que realmente no tiene importancia. Yo no quiero ser perfecta, hombre mentiría si dijese que no deseo un descanso muchas veces, pero somos felices y seguro que tú también! un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *