Miedo. Simplemente miedo.

Llevo unos días dándole vueltas al tema, mi amiga Magda, removedora de conciencias de profesión, me hizo ver, lo frágiles que somos las madres…

Cuánto miedo y durante cuánto tiempo puede soportar una madre? Tengo un hijo y una hija. Los amo a ambos como a nada en el mundo, son mi principio y mi fin, me hacen dar un vuelco al corazón, todos los días, diecisiete veces: si tosen, si respiran fuerte, si no respiran, si lloran, si no los oigo, si se suben en alto, si se caen, si no se caen, si se hacen daño, si no comen, si comen demasiado… la lista es inagotable, rellenarla vosotras al gusto.

Pero hay terrores mayores, quien puede hacerles daño? Acabo de enterarme, una niña de 15 años ha sido mamá, no la conozco, no se quien es, pero el hecho de saberla madre, me hace pensar y dar vueltas, imaginar, temer…

Y si fuese mi hija?

Si en el mejor de los casos una mala educación sexual, o un simple descuido le trunca el futuro, pero es su decisión, aunque doliente, podría vivir con ello.
Pero y si fuesen unas manos extrañas profanando su cuerpo sin permiso, causándole una herida abierta, perenne, de por vida?
Una infancia, adolescencia arrebatada. Cuánto dolor! Solo pensarlo me tiene en llantos, que miedo tan grande mirar al futuro y pensar la posibilidad de esos daños y otros en nuestros hijos, en nuestra carne.

Por liberada, permisiva y moderna que me sienta, miro al futuro, y temo mas por ella que por el. Quiero educarlos en igualdad. Lo hago.
Quiero que aprendan sin tabúes sobre sexo, pero temo por ella. Un descuido de alguien sin alma le suponga una cicatriz en el corazón.

Me enferma sólo pensar que compartimos universo con pedófilos y seres de tal calaña, que serían capaces de robar la felicidad de mis bebes sin pensarlo, que haría si pensase que alguien abusa de mis hijos?
Qué juez me recriminaría una locura asesina permanente?

Cuánto miedo nos queda por pasar?
Mi pequeña corre y yo me pongo enferma, terror, 17 meses de inocencia… Y si se pierde? Y si la pierden? Que seria de ella si no la volviese a ver? Ni siquiera guardaría un recuerdo nuestro en unas semanas, ni siquiera mi rostro sería parte de su memoria. Jamás recordaría que su madre la amó. Me habrían borrado para siempre de su historia.

Miedo. Mucho miedo.

Miedo al presente, a los casos de niños, incomprensibles todos, asesinados, maltratados… Terror, cuando es por parte de su padres.
Qué clase de podredumbre ha de enfermarte para actuar en contra de tus hijos? Qué clase de monstruo habita en tu alma, para dañar y coartar su futuro? Incomprensible como progenitor semejantes pensamientos.

Se puede seguir caminando tras una perdida tan brutal? Yo creo que no, creo que la rabia, la venganza, y cuando estas se dejen de manejar tu alma, sólo el dolor permite seguir respirando.
No hay justicia en el mundo que devuelva la afrenta a una madre en semejante trance. Ningún castigo, devolverá jamás la perdida, ninguna condena solventará el dolor.

Miedo, de perderles, de que los dañen, de dañarles.

Miedo. Simplemente miedo.

El corazón en un puño, así lo siento hoy. Dolido por actos que no han ocurrido, que ojalá nunca ocurran.

Que nadie, ni nada ose robarles las sonrisas.
Que nadie, ni nada ose oscurecerles los sueños.
Que nadie, ni nada ose dañarles. Porque habrán herido la parte mas preciada de mi ser.

Artículos Relacionados

6 comentarios

  1. Noe te sigo dsd hace poco pero t siento muy cerquita. Miedo absoluto, todos los dias y a todas horas. Pero no pod a deemos vivir en el miedo pq no viviriamos debemos ensenarles a ser fuertes a conocer los limites a decir NO y pedir ayuda.buff se me ha desgarrado el alma solo leerte. Q desvelo! Cuidate y hasta el proximo post. Bss donostiarras

  2. Ese miedo maldito, si, todas lo tenemos dentro. Y quisiéramos tener a nuestros pequeños en cajitas de cristal para que no les pase nada, para mantenerlos alejados de los peligros y las malas personas que no tienen rostros y se ocultan entre los demás. Padezco de los mismos miedos y que a veces me estremecen y me hacen sentir terror.
    Sin embargo, debo ahuyentarlo pues sé que (toco madera) podría ser algo que esté fuera de mis manos, (aunque nunca bajaré la antena receptora).
    Lo que sí sé es que la mejor arma que tenemos las madres es la honestidad y la información, la información como herramienta de protección para los pequeños, tanto ellas como ellos corren el mismo riesgo para mi.
    Lidia Cacho, una valiente periodista y escritora, quien ha destapado la cloaca de pedofilia y pornografía infantil aquí en México, y que ha puesto en riesgo su vida (al grado de tener que salir del país) enfrentándose a poderosos empresarios y políticos ha luchado a favor de este grupo vulnerable, ha escrito un fuerte pero hermoso libro titulado “Con mi hij@ no”, y en éste habla de lo que se puede hacer antes, durante y después de que una situación así pudiera presentarse con algún pequeño nuestro o cercano. Es duro pero ella asegura que la mejor arma que tenemos es el proporcionar información clara y detallada de los niños deben hacer para protegerse. Ella dice algo así como “Dé que sirve decirle a un niño “cuídate” si no le decimos exactamente las cosas que pueden pasar, si no sabe exactamente lo que debe o no debe hacer en cierta situación”.

    Leer ese libro me ha dejado como enseñanza que debo ser específica en la información que les dé a mis dos peques para que ellos sepan cómo deben moverse en ciertas situaciones. Y de igual manera me ha dejado la reflexión de que, a pesar de que un abuso es algo imperdonable para quien lo hizo, para el/la pequeña puede ser algo terrible, el fin del mundo y de su infancia o un hecho que, aunque doloroso, podrá ser superado con valentía, salud mental y madurez emocional dependiendo del enfoque que le demos nosotros, sus protectores. Pues, pienso yo, cómo se sentiría ella/él si sufriera algo así si siempre me ha escuchado decir que “eso” es algo tan terrible? tan malo, tan devastador (por mucho que lo sea), cómo podrá superarlo, cómo podré pedirle que lo haga si está etiquetado desde antes con mi visión de ello? Cómo lo tome, cómo lo supere, cómo lo sane, dependería en mayor parte de mí, como su madre y protectora.

    Saludos.

    1. Creo que tocar estos temas es muy orientador! !! Me siento fortalecida después de leer el artículo y tu comentario. Saludos, un abrazo Pia.

  3. Hola gracias por este artículo!… Una mamá que se puso mis zapatos!
    Mi hija de 15 años perdió un embarazo de tres meses… si tuve miedo???
    Me levanto con tus palabras!
    Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *