Heridas.

Heridas de partos, de cesáreas, heridas con cicatrices gigantes, heridas sin puntos, heridas de las que no se ven y por eso no se curan.
Heridas provocadas por el miedo, el desconocimiento, opiniones de unos y otros que marcan. Heridas hechas por profesionales que no lo son.
Solo heridas
Heridas infringidas en el lugar donde debieran curarnos, en hospitales, en paritorios, en consultas, originadas por ginecólogos, por enfermeras, por matronas…

Heridas hechas entre mujeres, porque nos comparan, porque comparamos y herimos
Nos valoran y puntúan según nuestros alumbramientos, según lo “buena niña” que hayas sido, nos etiquetan si nos pusimos epidural (miedosa o lúcida), si no( atrevida o sufridora), si pariste con cesárea (te engañaron, te dejaste…), si sufriste una episiotomía (por no estar informada), si pariste en casa(loca)…
No lo permitamos!! No más! Porque hace treinta años era común escuchar en un paritorio: Calla!! no gritabas cuando estabas en la cama!
Y afortunadamente hemos conseguido un mayor respeto, pero aun queda mucho por hacer!
No colaboremos dañándonos unas a otras, acompañémonos y unámonos para luchar contra un sistema y unos protocolos que en demasiadas ocasiones nos roba la voz, nos empequeñece, nos despoja de consideración, nos falta al respeto…
Nos hiere y no nos permite sanar las heridas porque en demasiadas ocasiones nos avergonzamos de ellas.

No!

Porque nadie ha de medirte, juzgarte o compararte por como han nacido tus hijos.
No me importa si tu parto fue una mierda o maravilloso.
No me importa si tu parto acabo en cesárea para salvar tu vida o para salvar su cena.
No quiero que sufras si tu parto fue excesivamente instrumentalizado, si fue en un hospital respetuoso o en uno donde ni te miraron a la cara, si tuviste epidural, oxitocina o no tuviste nada. Si pariste en tu casa, en una ambulancia o en mitad de un campo de amapolas.
No quiero saberlo para juzgarte, ni mereces que te juzguen.

Solo quiero conocer los detalles para acompañarte y quiero que me acompañes.
Quiero sostenerte cuando llores y ayudarte a superarlo
Porque las heridas han de sanar. Porque fuese como fuese tienes a tu lado el resultado, y jamás tendrás nada mas hermoso.
Y si desgraciadamente algo o todo salió mal, también estoy a tu lado para ayudarte a caminar.

Unámonos para luchar porque se nos respete, no importa si tu tuviste suerte, y fue todo maravilloso, porque nunca debimos agarrarnos a la suerte, debiera ser norma el respeto.
No consintamos ser meros despojos humanos por un mal gesto, una mala praxis o un mal profesional.
No permitamos que nos roben la fuerza, la vida, la semilla de la que somos poseedoras.
No malgastemos energías para entre nosotras marcarnos mas

Simplemente adelante.
Siéntete apoyada en tu decisión de parir, donde, cuando y como quieras, siempre que sea tu elección, tu deseo y vayas a sentirte segura y feliz con tu determinación, conociendo todas las posibilidades, estando informada y siendo consciente de todos tus pasos

No te vas a convertir en madre, sólo por parir o tener una cesárea, vas a ser madre el resto de tu vida, no importa el medio, si parto, cesárea, adopción… El titulo no te lo dan tras el examen, el examen te va a durar toda la vida.

Y tu parto, como fue? Ha sanado? En que podemos ayudarte como mujeres, como amigas, como madres para que cierre tu herida?

Artículos Relacionados

10 comentarios

  1. la herida, es grande aun supura, y has dado en el clavo, duele mas por todas las mujeres que comparan o te recuerdan lo que podía haber sido y no fue. madres, suegras, cuñadas, que además te niegan el derecho a quejarte. me ha emocionado

    1. Te entiendo mucho Maria Antonia, yo hay veces que parece cuando lo cuento que no tengo derecho a desahogarme de algo que después de 22 meses aun no he superado…

  2. Porque nos cuesta tanto a las mujeres respetarnos? Es verdad que a veces entre nosotras somos capaces de ser crueles y culparnos hasta de esto. Yo lo he vivido. Cuando alguien te dice q tu cesárea ha sido innecesarea, en vez de acompañarte como tu dices, te hunden y te culpan. Ay! Me haces pensar! Gracias como siempre

  3. tienes toda la razón, si es cesárea porque te engañaron, si te pusiste la epidural, eres una débil, si …. pero quién es nadie para juzgar a nadie??
    Yo leí, me informé y acabe en una cesárea, pero evite el sufrimiento fetal, hubiese pedido epidural en caso de ser parto natural, bueno vaginal, que ahora parece que tampoco se le puede llamar natural si vas al hospital… en fin, que cada uno disfrute de su maternidad sin tener que dar explicaciones.

    Me ha gustado mucho tu post.

  4. Mi parto …lo peor de mi vida…tras siete años continuo con las secuelas. Una gran herida…difícil de curar. Nada parecido a lo que explican…

    Saludos y gracias

  5. Buenas tardes…he leído este post y no sé ,para nada me he sentido identificada ni engañada y eso que han sido tres partos!!en todos ellos me ha atendido un equipo maravilloso y humano…y sí en el último tuvieron que hacerme una episiotomia porque la niña perdía su frecuencia cardíaca y hubo que correr…creo que no sé puede enfocar todo con tanta negatividad.

    1. Yo también he tenido suerte Manuela, pero has visto la cantidad de mujeres que no? Crees que tener un parto respetado se debe dejar en manos de la suerte?
      Un abrazo

  6. Mi parto con epidural sin quererlo porque no respetaron mi desicion porque me pusieron oxitocina hasta más no poder ….. porque casi no vivimos para contarlo y al final un parto que terminó con una ventosa y un hematoma que sigue en la cabeza de mi hijo y yo bueno yo con una depresión postparto de la que aún no me recupero … nada fue como quise …un parto fatal cuando debió ser el mejor momento de los dos 😭

    1. Ahora léete al revés: tuviste un mal parto, una mala experiencia y tienes en brazos la mayor de las dichas. Hay que curar esas heridas, no permitas que sigan superando, sueltalas tu puedes! Un abrazo gigante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *