Y bailamos juntos en el salon…

Mira! ves la luna? Nos tumbaremos juntos a verla en la terraza

Escuchas eso? es música! Maravillosa verdad? Bailas?

Quédate! No se te ocurra marcharte nunca de mi lado!

Oyes las risas? están esperándote para jugar.

No te equivocaste, te estábamos esperando. Eras nuestro regalo maravilloso.

Y justo antes de marcharte habíamos bailado juntos en el salón…

Llegaste en silencio, como te marchaste.
Apenas ocho semanas… Un corto embarazo, demasiado corto, un tiempo muy breve, centímetros apenas de vida, pero kilómetros de futuro.
Apenas ocho semanas y ya te contaba, ya te llamaba, ya eres parte de mi yo, de nuestro nosotros.
Nos has hecho familia numerosa, formarás parte de ella para siempre, porque has existido, aunque el saber popular diga que no, que era pronto, que te olvidaré, que tengo otros dos, que tendré otro… que saben ellos!
Qué sabe nadie!
Apenas ocho semanas, ¿No dan motivo para llorarte?
Qué grandes ocho semanas! Llenas de momentos, de sabores, de imágenes!
Sabes que me trajiste? Nada mas saberte… una sonrisa, y ahí siguió, durante semanas, alegría, sonrisas, felicidad.
No estés triste, prometo no estarlo, tuve la dicha de sentirte, de que eligieras crecer en mi.
Aunque fuese corto tu viaje, lo hiciste a mi lado. Al nuestro.
Te marchaste en silencio, días antes de que mi cuerpo lo notase, eras tan deseado, tan amado que no supiste como decirme adiós, y mi vientre siguió alimentando tu nido, siguió creciéndote aún cuando ya no crecías.
Apenas 8 semanas, tiempo suficiente para echarte en falta, para sentir el vacío, para desbordar un mar de lagrimas.
Poco tiempo para quien mide en segundos y no en sentimientos. Pero toda una vida, la tuya. La nuestra.

Me faltas, estoy incompleta, me siento truncada.
Me recuperaré, me recupero día a día, despedirme de ti, darte un lugar en el mundo, en mi mundo, me sana.

No encontraron latido. Se oscureció el mundo, tu luz no. Esa seguirá alumbrándonos desde algún rincón. No podías vivir, el medico me explica la evidencia, es un embrión desestructurado, no es compatible con la vida, esto ocurre…

Y mientras yo me evado en la camilla y me sorprendo bailando de tu mano en el salón, tu risa apaga su voz.
Tu sonrisa seca mis lagrimas.
Nuestra música enmudece el silencio del ecógrafo mientras busca infructuosamente un ruido, un murmullo, un latido…
No existe el mundo, no estamos en un hospital, nadie nos robara este pensamiento, este momento, este baile, este adiós.

A duras penas entiendo la explicación, el informe, la medicación…
Y salgo andando sabiéndome mermada, porque sus palabras, los hechos, me han robado un futuro.
Dificilmente mastico la noticia me descubro buscándote en todos los espejos, un vientre abultado, un perfil…
Pero ya no estas. Si, si estas, simplemente ya no lates, ya no creces, ya no crecerás nunca.
Apenas consigo digerir el final.
Las sonrisas y las voces de tus hermanos, el calor y el amor de tu padre nos acompañan, lo harán siempre.

Un día después de la noticia decides marcharte, me has permitido decirte adiós, y ser consciente de tu marcha.
Me has dado el tiempo que precisaba, me has regalado mucho. Apenas ocho semanas y tan humano, tan generoso.
Hubieses sido alguien grande! Lo has sido! Muy grande!
Qué nadie se atreva a discutirlo, que nadie ose quitarte importancia, que nadie te mida en semanas, o en centímetros, que nadie se aventure a negarte, porque eras grande, e importante!
Y en un rinconcito de mi alma, lo serás siempre.
No creo en Dios, hoy quiero creer.
Creer en reencuentros y en segundas oportunidades, si existen ojalá volvamos a encontrarnos, ojalá tu segunda oportunidad sea maravillosa y eterna.

Gracias por pasar por mi vientre.
Gracias por ser mi pequeño milagro y hasta siempre vida mía.
Y por siempre, vida mía.

Artículos Relacionados

36 comentarios

  1. Que hermoso texto, tan auténtico, tan real, tan profundo y tan lleno de amor. Me has conmovido, has llegado a lo más profundo de mi ser. Qué forma tan maravillosa de relatarlo y de recordarlo. Que valiente eres, qué claridad, qué salud mental, que hermoso amor. Te abrazo, te acompaño, te agradezco tus palabras, son de gran enseñanza. Un beso para ti.

  2. Que bonito Noe. Me has llegado al corazón con tus palabras. Nadie que no haya pasado por lo mismo no entenderá tu dolor. sigue pensando como haces y que nadie te discuta nunca tu dolor.
    Te quiero guapa

  3. Nena me acabas de dejar sin palabras. Tu texto es precioso y es muy valiente por tu parte. Para lo que necesites sabes donde estoy, sobra decirlo. Un beso enorme y mucho ánimo!

  4. Uf noe maravilloso! Con tus palabras nos trasmites y nos hases comprender casi con exactitud lo q sientes heres nse… de otro mundo!! Tus palabras…como se puede trasmitir tanto? Como es posible llegar hasi al corazon tan solo con una frase una poesía? Escribea desde el corazon eso ya lo sabemos y trasmites directo al alma..no soy capas de expresar lo que siento cuando leo y siento lo q tu escribes:) simplemente marabilloso.

  5. Claro que existió y que siempre estará contigo. Claro que duele como lo que más. Claro que desde el primer dia ya formaba parte de tí., de tu pasado tu presente tu futuro y tu historia. Siempre estará en tu corazón y en tu mente. Hoy todas lloramos contigo y con tu pequeño aventurero. Un abrazo

  6. De madre a madre, solo nosotras recordamos los hijos que hemos tenido, aquellos que nadie conoce, solo nosotras. Los sin nombre, sin papeles, nacieron y viven en nuestro corazon. Un abrazo.

  7. Aiss que sabio tu pequeño, que precioso aquel baile, el primero y el último. Cuanto echo de menos a mi pequeño milagro, que dejó de crecer a las 7+4. Inolvidable, siempre en mi corazon.

  8. Que bonito. Que triste y dichoso. Un sin fin de emociones todas perfectamente encajables en la mente de cualquier mujer haya sido madre o no, porque con esto se nace!!. Somos valientes, somos fuertes, quizá a veces no deberíamos serlo tanto y poder gritar al mundo, y dejarlo callado, y que nos dejasen con nuestra rabia, nuestra ira, nuestros sentimientos. … Pero la naturaleza es sabía y nos ha hecho así. Tenemos que sentirnos orgullosas por ello. Aunque de esto ya hace un tiempo, son cosas que jamás se olvidan, y que cada día sucede a alguien por desgracia… Un beso muy grande para todas esas mamás luchadoras <3

  9. Mucho ánimo, bonito texto, yo hace 4 años, perdí uno de 8 semanas, y tuve un ectopico hgace dos años, sueño con darle un hermanito a Luna, un beso muy grande

  10. Precioso!!!! No lo habia leido hasta tu recuerdo de fb de hoy. Se me encoge el pecho y el corazón leyéndolo.
    20 semanas en nuestro caso. Horrible,duro,difícil…. Tengo mi bebé arcoiris con 9 años. Que me ayudó sin saberlo. ¡¡¡No sabe cuanto!!!
    Pero el miedo me paralizó allí,no tuve fuerzas de ir a por otr@. No tuve valor. Aunque nuestras ganas fueron inmensas.
    Ahora ya puedo hablar de ello sin entristecerme,con naturalidad. Pero me costó. Simplemente lo tenía “olvidado” en un cajón seguro. En mi pensamiento sin salir.
    Gracias.

    1. Sueltalo! Los dolores duelen menos cuando vuelan y se dejan libres. El miedo de después, es tan doloroso como la perdida. Porque es tuyo, porque te posee.
      Un abrazo preciosa, y gracias a ti por contarlo

      1. Si,desde que hablo con naturalidad,desde que “lo suelto” lo tengo bastante, si no totalmente superado. Me queda la espinita del segundo pero el tiempo pasa y el miedo seria mucho mayor. Estamos muy bien,muy tranquilos y felices asi. Que no te quita que la vida te de un zapatazo de cualquier otra manera,pero eso no está en nuestras manos.
        Un abrazo.

  11. Gracias por este post. Me han saltado las lágrimas recordando a uno de mis hij@s que no nació porque a las 8 semanas dejó de latirle el corazón. Era un embarazo gemelar y ahora mismo tengo a su hermana dormida a mi lado, pero son muuuuchas las veces que recuerdo a mi hij@ que no nació, también forma parte de nuestra familia. Le dedico estas palabras a él o ella, que fue real y se fue demasiado pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *