Que hartita estoy de respetuosas…

Crianza respetuosa,  crianza con apego, crianza natural…

¿De dónde provienen? Hasta donde yo sé, que es más bien poco, la crianza con apego es una filosofía basada en la teoría del apego del psiquiatra John Bolwby, un pediatra, William Sears traspasó los principios a un tipo de crianza “Attachment parenting”

Hasta aquí bien, si ahondamos un poco más este tipo de crianza no sólo tiene como principios el cariño, respeto, disciplina positiva, contacto…
También descubro que este movimiento va intrínsecamente ligado a otros, alimentación natural, homeopatía, colecho, porteo, lactancia materna, partos en casa…

¿Ein? De verdad? Porque vuelvo al comienzo y resulta que la primera premisa del Doctor Sears es que no se siga especialmente ninguna!

De hecho anima su filosofía a ser creativos en función de las necesidades familiares, no dictó leyes, ni normas, ni reglas…

¿Qué es pues crianza respetuosa?
¿Qué no lo es?
¿Por dar el pecho, portear y colechar crías respetuosamente? Sí.
Igual que quien no portea, no colecha y no da el pecho, ni más ni menos.

Se empeñan en etiquetarnos y en separarnos, amalgamarnos en grupos “cuasi” sectarios, y al final realmente ¿Tenemos tanto en común? ¿Más allá de nuestras maternidades?
¿Por qué todos los caminos que tomamos las mujeres terminan en guerras encarnizadas por etiquetarnos y separarnos?
¿No es precisamente esto lo que NO queremos para nuestros hijos?

Porque yo estoy un poco harta oigan!
De respetuosas que llenan de bilis mentes ajenas menospreciando a quienes por una u otra razón no siguen a pies juntillas sus premisas.
De mujeres que han confundido una pequeña línea sobre la que andar en la crianza, con poco menos que un decálogo del que no salirse ni una coma.
Mujeres que obligan a otras a esconder sus actos y sus pensamientos para no sentirse fuera del redil.
Que hacen temer alzar la voz contando sus sentimientos para no ser atacadas y descatalogadas sin más.
Mujeres, siempre, que se esconden en la calidad de su crianza para creerse mejores personas que el resto y con ello dar rienda suelta al desprecio, a juzgar y sentirse por encima de otras.
Que manipulan vilmente desde la certeza de que nadie osará discutir a riesgo de sentirse mala madre, mejor agachar orejas y decir si, que no sentirse solo y despreciado.
De verdad os creéis con tanto poder? De verdad creéis que el mundo se acaba aquí? Ay! Ilusas!

Madres que llenan sus bocas y muros de cómo dar una infancia feliz para crear hijos felices mientras lastiman y catalogan a otras por sus creencias políticas y religiosas, por sus trabajos, por sus estatus sociales…
Una buena crianza no tiene nada que ver con inculcar a tus hijos, o no, una religión, no tiene nada que ver con ser de izquierdas o de derechas, del centro o verdes, no implica tener más o menos llena la nevera, o un coche más o menos grande, con vestir de una u otra forma, con llevar a tus hijos a un colegio público, privado o concertado…

Que hartita estoy de las respetuosas!!

Lo peor es que no saben que si crían con amor, y tienen mi admiración y mi respeto como tantas otras, porque no conozco a ninguna madre que no ame a sus hijos, pero serían más felices, y harían más felices a otras simplemente siguiendo sus instintos sin intentar organizar el mundo a su gusto, sin manipular, sin creer que las mujeres, madres somos un sector de negocio en alza.
Sin agraviar y denostar a quienes honestamente han formado sus empresas y sus vidas en torno a la maternidad, sin pisar sus trabajos y esfuerzos.
Sin difamaciones y ofensas a quienes se ganan su sustento.
Sin envidias…

Yo llegué a la crianza respetuosa por casualidad, simplemente no quería criar a mis hijos como me criaron a mí.
Me ciño al perfil? Creo que no, porque como todas, la maternidad es un estudio personal donde el acierto y el error se verán con los años, donde manda el corazón el 90% de las veces en lugar de la cabeza.
Donde aunque sabemos diferenciar lo correcto de lo incorrecto, nos pueden los nervios, tenemos malos y buenos días, donde nos equivocamos y acertamos equitativamente.

Cuando gritamos a los cuatro vientos Yo practico la crianza respetuosa le estamos dando un mensaje claro al mundo, si no crías como yo, no crías respetuosamente, ergo, no eres una buena madre. Tal vez debiéramos emplear otros términos…

Nos asombra que nos ataquen cuando hablamos de porteo cuando vamos en el bus con un foular… Pero seamos honestas, años antes de nuestra maternidad, ¿No mirábamos disimuladamente a esas mujeres de otras etnias y culturas con sus pañuelos y bebes a la espalda? ¿NO? Ja ja ja, entonces ¿Por qué casi todas nos compramos embarazadas ese super-mega-carro de tres velocidades?
¿Acaso no llevar carro nos hace mejores madres?
¿Acaso llevar carro nos hace mejores madres? Yo creo que no.
Exigimos respeto para nuestros actos, aunque puedan parecer excéntricos a los ojos de otros, por tanto debemos dar el mismo respeto a los demás, aunque sea cierto que a veces cueste.
Somos humanas y como humanas erramos un sinfín de veces.
Tal vez todo el esfuerzo debiera dedicarse a normalizar todo, a no mirar con ojos extrañados lo que no se ajusta a nuestra forma de ver la vida.
A no juzgar por un hecho, un acto o un día, sino tener un cuenta una trayectoria.

Conozco muchas mujeres respetuosas, admirables y grandes, y con una gran mayoría de ellas no tengo nada en común, mas allá, de cuatro pequeños detalles, y sin embargo sé que puedo aprender mucho de ellas, y a la vez dar y compartir mis vivencias.
¿Por qué cerrarnos catalogándonos?
¿Por qué empeñarnos en diferenciarnos? ¿En crear abismos que nos coarten la comunicación?

Mi abuela no sabía de crianzas respetuosas, no sabía quién era el señor Sears, ni conocía a la señora Jové, ni al señor González, no supo nunca lo que era el porteo, pero ¿sabéis qué? Crió con amor y honestamente a sus hijos, mejorando en muchos aspectos como fue criada ella, y probablemente equivocándose en otros muchos, pero nadie puede decir que no hizo todo lo que creyó mejor para sus hijos, que ninguno de sus actos con sus aciertos y errores fueran fruto del tremendo amor que les profesaba.
Juzgando a otras mujeres juzgamos también a nuestras madres, a nuestras abuelas, a todas las mujeres que antes que nosotras pasaron por aquí.
Y seguramente tendríamos muchas puntualizaciones que hacerles, pero también muchas cosas que aprender de ellas.

Las tribus, señoras, no son congregaciones de personas que piensan, visten y actúan igual, las tribus, históricamente son poblaciones que por territorio, cultura y espacio conviven juntas, esa es la riqueza, que dentro de estas tribus hay opiniones, actos, formas de educar, de transmitir distintas y no por ello peores.
Lo maravilloso de una tribu es poder aprender y compartir sin importar las diferencias.

El conjunto de fieles o seguidores de una doctrina que se diferencia e independiza de otras, tiene otro nombre…

Y es muy feo.

Aprendamos de una vez por todas a no separarnos, a apoyarnos como mujeres, como madres. Rompamos con lo aprendido y hagamos del mundo un lugar mejor para nuestros hijos.

Este blog está nominado a los premios Bitácoras 2015, como uno de los 50 mejores blogs en la categoría de opinión de habla hispana.
Me regalas tu voto?
Gracias!
Vota aquí

La primavera. Botticelli.

Artículos Relacionados

67 comentarios

  1. Felicidades por tu post, me gusta! y me gustará mucho que visites mi webblog, te falta conocer la “Crianza emocionalmente saludable” que es el modo de criar que estoy intentando crear. Si tienes un momentito y te pasas por ahí y te apetece darme tu opinión de mami, agradecidísima!

  2. Uff este es un tema complejo. Por un lado estoy muy de acuerdo contigo, todas las madres ofrecemos a nuestros hijos lo mejor que podemos, ninguna somo perfectas (a dios gracias) y a menudo nosotras mismas somos nuestras peores enemigas. Creo que la crianza respetuosa, con apego… se ha dogmatizado mucho en los últimos tiempos, se ha convertido en una especie de religión con sentido de pertenencia, rituales, libros sagrados, sumas sacerdotisas y demonización del contrario y eso es algo históricamente normal cuando surge una nueva corriente de pensamiento, en los próximos años está irá perdiendo radicalismos conforme vaya siendo adoptada por una mayoría.
    Lo que me genera dudas es que yo creo que todavía hace falta un poco más de “evangelización” sobre los benéficos de este tipo de crianza, sin radicalismos y basados 100% en la evidencia científica, pero incluso este tipo de artículos, puramente descriptivos siguen levantando ampollas porque la crianza es con mucho uno de los temas más sensibles que hay, ninguna persona quiere pensar que haya podido hacer algún mal a sus hijos y luchamos con uñas y dientes para demostrar que el otro está equivocado.. Así que ,¿Cómo hacerlo?

    1. Llevas razón, queda mucho por hacer, nos queda mucho por aprender, y según crecen mis hijos voy encontrándome con mas preguntas, con necesidades distintas y preciso de personas, de madres que me evangelicen con sus conocimientos, pero sin que me atormenten, ni etiqueten, sin justamente lo que predicamos que no queremos para nuestros hijos. Y si es realmente triste que cualquier opinión, buena o mala sobre el tema levante ampollas. Gracias por pasar por aquí! Ojalá te quedes! 🙂 un abrazo

  3. Totalmente de acuerdo, lo que más daño me ha hecho en mi paso por la maternidad son las críticas, el tener que dar explicaciones, las miradas, así que procuro no hacerlo. No juzgar, somos madres, somos mujeres y lo hacemos lo mejor que podemos/sabemos, aprender las unas de las otras y dejar de criticar y separarnos sería ideal.
    Y por cierto, cada madre, cada niño, cada situación es distinta, no vale con afiliarse a un estilo de crianza porque criar no es completar una lista, es infinitamente más

    1. Las críticas cuando son constructivas, se llevan bien, lo malo son esas frases que pretenden ser de ayuda y devastan y dañan. Cuando pretenden dejar claro que tu opción es menos valida que la suya. Y llevas razón, criar sin lista! Un abrazo guapa

  4. Que razón tienes muchacha, yo ni a estornudar me atrevo a veces por sí alguna sectaria anda cerca y me acusa de guerra bacteriológica o, por el contrario, me pide que les tosa en la cara a sus hijos para inmunizarlos de forma natural y súper ecológica.

  5. Yo salí corriendo de un “centro de apoyo a la crianza” (negocio creativo de “mamá respetuosa emprendedora”) el día que se me “escapo” una palabra sin intención (dije que mi hijo estaba aprendiendo a dormir… No quería decir nada concreto con eso, sólo que después de un mes despierto de noche y durmiendo de día ya parecía que seguía otro ritmo). Me echaron una soberana reprimenda con la que no me sentí ni acompañada, ni respetada, ni apoyada (que es lo que el centro y su creadora vendían). Una segunda anécdota me hizo no volver jamás: el centro ofrecía un servicio especial de cuidado a los niños, “más allá” que una guardería; algo como una segunda madre. Bien, pues estando estos niños ajenos en el centro cuidados por esta segunda madre de pago “respetuoso”… La dueña comento a las asistentes que a uno de esos niños le daban “no se que” comida (escandalizadas todas por semejante mala madre, que sin embargo era su clienta).

    Con esto quiero reflejar algo que he observado y comprobado en mi experiencia reciente como madre: nos guste o no, ser madre nos genera un sinfín de dudas, inseguridad y miedo a hacerlo mal. Y la forma más fácil de proporcionarnos una mínima y rápida dosis de autoconfianza es la más primaria de todas: contraposición. Otra madre lo hace peor, luego yo no lo hago tan mal. Y así funciona esto. Se generan “tribus” y sistemas que tienen la verdad suprema para autócomplacerse y verse mejor que otras. Se generan etiquetas bajo las que ocultar la duda y la incertidumbre que aporta la maternidad. Mientras eso se haga de manera inofensiva no deja de ser eso: un mecanismo básico de autocomplacencia. El problema es cuando se va más allá y se ataca, pues eso no hace otra cosa que esconder un autoengaño: esa agresividad oculta frustración personal no resuelta y sería más honesto reconocerlo y empezar a tender la mano para humildemente reconocer que no lo sabemos todo.

    1. En referencia a tu segundo párrafo, yo creo q viene por ahí la mano, por un tema de inseguridades. También el ser humano en sí es complejo y gregario, necesita reconocerse en los otros, agruparse. Lamentablemente eso lo separa de todos los seres humanos con los q no se agrupó.
      A mí en lo personal me pasa que doy la teta y punto. No me pongo la camiseta de “hay que dar la teta”. La de al lado que haga lo que quiera, la verdad, es un poco egoísta de mi parte, pero me interesa tres pepinos que la vecina le dé fórmula a sus hijos, por ahí me da penita el bebé, pero no se lo voy a decir menos si está tan feliz con su biberón y su vuelta al trabajo. Es TAN delicada la maternidad…Es mejor que cada una lo haga como mejor le resulte en su pequeño cosmos.

    2. Que tristeza de centro, tuviste mala suerte, lo peor es que tengamos que recurrir a un centro, pagar por tener lo que antes teníamos con la vecina, con nuestra madre, con las amigas… necesitamos volver al redil, compartir, y eso se consigue respetándonos entre nosotras. Un abrazo guapa, encantada de tenerte por aqui

  6. Excelente…cuánta verdad! Yo antes de ser mamá también miraba raro a las señoras que sacaban el pecho en cualquier lugar para alimentar a sus bebés hasta que fui mamá y terminé haciendo lo mismo y ahora entiendo que cuando el bebé tiene hambre hay que darle de comer a la hora y en el lugar que sea…y me he vuelto un poco “obsesiva” con el tema hasta hartar pero estoy aprendiendo a controlarlo…es un largo camino el de la maternidad y vamos aprendiendo a cada paso…

    1. Soy como tu, he ido aprendiendo de la mano de mis hijos, todo lo que antes de ser madre veía con ojos casi asustados 🙂 y es que hay cosas que aunque queramos pregonar no se entienden mas que cuando le ocurren a uno mismo 🙂 Gracias por pasar por aquí.

  7. Soy madre de cinco hijos y ya abuela de dos nietas.Como fui madre a los 20 tengo 49 no muy mayor para ser abuela.Y después de leer todos los comentarios en los que estoy de acuerdo en lineas generales.Me llama la atención que ninguna nombra una característica que se llama instinto maternal, eso es innato y fundamental que lo tengamos en cuenta por que nos va a generar confianza.Por supuesto que la información y la formación nos van a ayudar.Pero sobre todo el instinto de madre.Eso es un regalo de la naturaleza y si no fijaros en las mamas elefantes y hasta en las leonas por fieras que sean.Hay un vídeo muy ilustrativo en youtwe del desarrollo de 4 bebes en distintas partes del mundo con formas ymedios totalmente diferentes.Es asombroso.Así que amor de madre y ya.Espero que os sirva de algo.

    1. Gracias Marivi! eres afortunada y sobretodo tus hijos, has llegado al mundo de la información tras haber seguido tu instinto maternal, el problema de muchas de nnosotras es que primero nos hemos llenado de información(en ocasiones contradictorias entre si) y después hemos escuchado al instinto. Necesitamos mas jefas de tribu como tu por aquí. Un abrazo

  8. Soy madre de cinco hijos y ya abuela de dos nietas.Como fui madre a los 20 tengo 49 no muy mayor para ser abuela.Y después de leer todos los comentarios en los que estoy de acuerdo en lineas generales.Me llama la atención que ninguna nombra una característica que se llama instinto maternal, eso es innato y fundamental que lo tengamos en cuenta por que nos va a generar confianza.Por supuesto que la información y la formación nos van a ayudar.Pero sobre todo el instinto de madre.Eso es un regalo de la naturaleza y si no fijaros en las mamas elefantes y hasta en las leonas por fieras que sean.Hay un vídeo muy ilustrativo en youtwe del desarrollo de 4 bebes en distintas partes del mundo con formas ymedios totalmente diferentes.Es asombroso.Así que amor de madre y ya.Espero que os sirva de algo.

  9. Tienes toda la razón, y sin embargo somos una pequeña minoría, ¿a cuántas madres del mundo les suena Sears? Un compañero de trabajo que me lee me dijo el otro día, “francamente vives en una burbuja, te planteas cosas rarísimas” y me dio que pensar, somos un grupúsculo con muchos fallos como tribu, la verdad es que tengo suerte porque no encuentro demasiado radicalismo por aquí, más bien comprensión, y como digo no somos el grueso de la población. Aunque seguro que habrá muchas mujeres que sin internet ni otras lecturas disfruten de su maternidad y sean mucho más “respetuosas” que otras que lo abanderan.
    En fin, siempre es bueno pensar en todo esto y hay frases muy buenas en tu Post, yo también estoy cansada del mercantilismo.
    Un abrazo!

    1. Pues también llevas razón, lo que me hace pensar que debiéramos abrir mas nuestra burbuja y relacionarnos con otras madres, pq la mayoría de las que yo conozco si saben quien es Sears xD
      Y si el mercantilismo recurrente a la maternidad 🙁 tristísimo.
      Un abrazo guapa

  10. Yo creo que la crianza natural,que es de las varias formas de llamarla la que más me gusta, no tiene nada que ver con la homeopatía ni las terapias alternativas, ni con no vacunar. La crianza natural es criar como se hacía antes siguiendo tu instinto y en cada familia,tomando las decisiones que parecen mejor opción para todos. Yo sitúo el inicio de la crianza con menos contacto,por llamarla así en la época de Freud, 1905 más o menos,cuando por primera vez los psicólogos empezaron a publicar libros dando consejos a los padres de cómo educar a sus hijos,cuando antes se habían guiado por su instinto…época de gran represión sexual en la que las ideas de Freud impactaron y calaron hondo (lean complejo de Edipo si no lo conocen), en esa época en la sociedad occidental rica (victorianos) los hijos empezaron a ser una carga económica y a la vez influidos por las ideas de Freud muchas madres evitaban el contacto con sus hijos,a parte de reprimir sus instintos. Por el contrario, los pobres tenían libertad sexual (la mano de obra nueva era una bendición en el campo) y actuaban de forma totalmente distinta, por lo que eran criticados y a la vez envidiados, creando dos corrientes claramente diferenciadas. En mi opinión, las personas que reprimen sus instintos, por ejemplo no dar el pecho por decisión propia por influencia social, al final de alguna manera tienen un malestar interno inconsciente, que necesitan acallar de alguna manera,,por ello luego se dedican a criticar y a descalificar a las que sí lo hacen

    1. Disculpa pero no puedo estar de acuerdo con tu cronología. No sé qué considerarás tú crianza con menos contacto, pero muy lejos de Freud, en la Edad Media, te aseguro yo que a los niños no se les tenía en cuenta, ni sus opiniones ni sus sentimientos. Lamentablemente, históricamente el Ser Humano ha ignorado a sus compañeros de especie, empezando por los niños, las personas con dificultades y todos aquellos que, por algún motivo, tienen menos fuerza. Incluso en las tribus a las que nos remitimos constantemente como ejemplo de crianza natural, hay un contacto físico, que no es poco, pero no suele haber para nada un contacto comunicativo (poniendo las opiniones del niño a la altura de las de los adultos) ni empocional. La desconexión NO empezó en el sXX. Sin ir más lejos, nodrizas y amas de cría no son invento del sXX, y no selimitaban a dar de mamar, la mayor parte de veces se los llevaban a vivir con ellas… Etc, etc, etc

    2. “…reprimen sus instintos, por ejemplo, no dar el pecho por decisión propia por influencia social, al final de alguna manera tienen un malestar interno inconsciente que necesitan acallar de alguna manera…. Por ello luego se dedican a criticar y a descalificar a las que sí lo hacen…” como siempre la dichosa teta y el ataque que se hace entre ambas opciones, traducción literal si no das teta por x motivos tendrás un malestar interno al que acallaras criticando a quien si la da? A esto precisamente se refiere mi post, una critica, que también quiere ser autocritica y espero constructiva de lo que hacemos realmente mal, creernos que nuestros actos, y nuestra forma de criar son la verdad absoluta, aunque para demostrarlo nos tengamos que llevar por delante la autoestima de otros, pero si a los que nos llevamos por delante son amigos de un biberón no importa no? es realmente triste, que sigamos atacándonos entre nosotras, abriendo brechas, en lugar de aunarnos como madres y mujeres. La lactancia es lo mejor para un bebe? cierto! pero si para ello te una mujer debe sufrir no creo q sea lo mejor, habiendo otras opciones. a veces no se trata de que no llevemos razón, sino q la forma de exponerlo puede ser brutal. Un abrazo, gracias por dar tu opinión, me ha dado mucho que pensar.

      1. Pues la verdad que no entiendo tus comentarios,he tenido bastante cuidado en mi post, dije: cuando decide no dar el pecho por decisión propia (o sea por influencias culturales,por estética), pienso que nuestros instintos son más fuertes y acaban saliendo por algún lado en forma de algún tipo de malestar. Es solo la explicación que encuentro yo,mi interpretación,puede haber otras y ahora que estoy estudiando psicología y he encontrado ese dato documentado, porque de la edad media no sé si habrá algo escrito,no tengo ni idea. Pues eso,quería compartirlo como curiosidad y no pensé que fuera a molestar a alguien, al contrario, pero como hay de todo, lo acepto y aprendo. Saludos

      2. Y la autoestima no se lleva así por así, hay muchas personas que no practican nuestro estilo de crianza y nos critican o se sorprenden…y por eso minan nuestra autoestima? Pues depende, pero eso depende de tus condiciones internas,de cuánta seguridad tengas en tu modo de criar, de si eres mamá de uno o más. ..creo que cada una tiene que recorrer su camino particular y pienso que porque hoy tu critiques a las criticonas, quizás te sirva como desahogo pero las cosas van a seguir igual y cada una tiene que trabajarse a si misma para lo que le venga de fuera, que muchas veces no será un camino de rosas. Por tanto, mi conclusión es que la autoestima no depende de lo que viene de fuera sino de lo que tenemos dentro. Si estás insegura y te dicen que no tienes leche,lo creerás y esto jamás te lo dirá las que practican nuestro tipo de crianza sino el otro bando y esos son infinitamente más difíciles de convencer.

  11. Hola,

    Me ha gustado mucho tu post. Es verdad que cada familia es diferente. Y que cada mama y cada bebe son diferentes. Y que no esta bien criticar a ninguno de los dos bandos. En realidad no deberían haber bandos, sino mamas que se apoyan, se comprenden y se respetan. No es bueno que haya una radicalización de nada.
    Pero también estoy de acuerdo con la última entrada. Creo que hemos desnaturalizado la maternidad y hemos dejado de llevarnos por nuestro instinto. Estamos muy condicionadas por los patrones culturales y por lo que la sociedad considera que es correcto y “normal”.
    Por eso si que agradezco a esas mamis de crianza respetuosa para hacerte ver que si, que sigas tus instintos, aunque la sociedad te diga lo contrario. Que lo cojas en brazos, que no se malacostumbra. Que tienes suficiente leche, que no se queda con hambre. Que si te apetece, puedes dormir con el, que si que se irá de tu cama algún día, y te dará más pena a ti que a el. Porque cuando somos mamas primerizas, nos surgen un montón de dudas. Y a veces hay mamis que no siguen sus instintos pensando en que no le hacen bien a sus hijos. Y también lo vemos más claro gracias a Carlos González, Rosa Jove, etc.
    Y aunque no crítico a las madres que no dan el pecho, ni a las que no portean, ni a las que no colechan, pero si que crítico a las madres que practican el duérmete niño con sus hijos, a las que salen con su hijo en el cochecito y lo pasean con el peque llorando y llorando, a las que educan con premios y castigos, y amenazas…
    Pienso que ante todo el respeto por los seres humanos, y un niño es un ser humano pequeño de tamaño pero grande de corazón. Y hacerle esas cosas a una persona no es tenerle respeto.
    Esta es mi opinión, gracias por leerme 🙂

    1. Y tu opinión me encanta, y estoy de acuerdo en todo con ella, este post es una crítica a las personas que opinando exactamente igual lo expresan utilizando lo que menos les gusta, la amenaza, el chantaje emocional, el descredito fácil. pq cuando damos a entender a una mujer que no esta haciendo bien su labor como madre estamos haciendo todo eso. y es tremendo pq todas vamos en el mismo barco. Un abrazo y opina cuando quieras eres bienvenida a mi rinconcito 🙂

  12. Pues no te falta razón, lo peor de todo es que siendo madres y teniendo tanto en común quieran alejarnos tanto y sobretodo lo peor es el menosprecio a quienes no actúan como tú. Porteo porque me gusta pero no colecho porque a mi niña le gusta dormir en su cuna y conmigo no deja de moverse nerviosa, en fin! Que creo que no quiero menos a mi hija por eso, también le doy el pecho y no creo que quien no lo haga sea peor madre… en fin!
    Me ha gustado tu entrada 😉

  13. Todo se puede llevar al extremo. Creo en caso de las “madres respectuosas” ha pasado que su opinión no se ha escuchado mucho, mas, que se ha discriminado socialmente durante mucho tiempo. Por vecinas, por pediatras, por la propia madre, por que en normalidad y realidad son todavía muy pocas con esta philosophia de colecho, acoger al niño y seguir el instinto. Es sorprendente que las madres estas buscan una salida con fuerza? Juzgan, por que están juzgados todos los días al ante de cien ojos. Se convierten casi agresivos defendiendo sus posiciones. Por que llevan mil criticas al dia y no se acepta su forma de ser. No creo que una es mejor que la otra. Pero la verdad también es, que estas madres no solo critican a las otras madres. Creo quién mas critican son ellas mismas. Yo también a veces soy una d’estas. Creo. Temos que aceptar que, como una madre quiere el mejor para sus hijos y par los hijos de los demás, nos va a dar “buenos consejos”. Puede que no nos valgan. puede que no nos va la manera. Pero lo decidimos nosotras, lo que nos valga, y ya está.

    1. Desde tu punto de vista tomo otro cariz, es verdad que en muchos casos somos muy atacadas, pero eso no nos da derecho a hacer lo mismo con otras no? y los ataques que recibimos, la mayorparte de las veces son de risa, que si aun das teta… que te va a doler la espalda, que se te va a subir a la chepa… si sabemos con determinación lo q queremos esas criticas no hacen mas que afianzarnos.
      Un abrazo y gracias por tu opinión, estoy contigo los consejos, escucharlos sin mas, y aceptarlos o no 🙂

  14. Pues yo por el contrario todavía no me he encontrado a ninguna mamá que críe de forma respetuosa y que vaya criticando a nadie, siempre al revés. Aunque supongo que de todo habrá, como en todas partes. Al igual que tú aquí has criticado y generalizado a las que dicen criar de forma respetuosa o con apego, porque no sé si soy la única que ha percibido el tono de crítica en tus palabras (justo de lo que acusas a las respetuosas…). Sin embargo, sí que estoy cansada de leer y escuchar por todas partes ataques y críticas a la que decide seguir dando el pecho a su hijo con 5 años, a la que duerme con ellos, a la que no les chantajea ni castiga. En fin, es mi experiencia personal. Entiendo que la tuya es otra, cuando hablas así…

    En cualquier caso, dices: “debemos dar el mismo respeto a los demás, aunque sea cierto que a veces cueste”. Yo aquí discrepo la verdad. Determinadas formas de crianza no merecen ningún respeto. Gritar, castigar, amenazar e incluso pegar a alguien no merece ningún respeto, llevar a un niño llorando en su sillita sin que nadie le dirija ni siquiera una mirada tampoco, y no debería merecérselo a nadie. Vale ya de esconderlo detrás del amor que todo padre siente por sus hijos. El amor no puede ni debe ser un cheque en blanco con el que todo vale, porque quiero mucho a mis hijos. Todos los padres nos equivocamos, eso es innegable, pero de ahí a decir que debemos respetar todas las formas de crianza de todo el mundo… De hecho, me parece muy bien que haya personas que se atrevan a romper el silencio y que sin entrar en opiniones personales ni valoraciones, se atrevan a decir que hay cosas que no están bien y punto. Las haga quien las haga.

    Quizá, y sólo quizá, mejor nos iría si cuando se presencia o se oye alguna injusticia, el que la ve o el que la oye, dijese en voz alta que eso NO se debe hacer.

    1. Que en mi post he criticado? Pues claro! es una crítica absoluta!! desde el mismo titulo obviamente. pero no critico un tipo de crianza, critico una forma de tratar al resto, pq un niño merece todo el respeto del mundo igual que su madre! no hablo de un héroe que rectifica a alguien por pegar a un niño, hablo de engreídas y ególatras mujeres que se dedican a menospreciar a todo aquel que lo hace distinto, no hablo de injusticias, hablo de coherencia. Un abrazo y gracias por tu opinión

    2. Totalmente de acuerdo contigo, la crianza natural no significa que porque no tengas un parto en casa y te comas la placenta ya no crias con apego. Pero hay unos límites que deberían ser en todas las crianzas, que es el respeto asia nuestros hijos. Hay cosas que no se pueden permitir como tu bien dices; pegar, castigar, amenazr, chillar, son cosas que hacen daño a los niños y esto lo voy a criticar siempre. Porque va en contra de la naturaleza por ejemplo aplicar stivill, lo siento mucho pero para mi esa madre no lo esta haciendo nada bien y el que encima lo haga sin remordimientos no es que este haciendo lo mejor para su hijo y lo haga con amor, no se puede dejar llorar a tu hijo sin piedad con amor no me valen esos cuentos chinos, como el que le pego desde el cariño, claro cuando un hombre pega a su mujer también lo hace desde el cariño.

  15. Qué buen post!!! creo que tras cada familia hay una historia que perfila el estilo propio de crianza, no creo que haya que ponerle nombres, con apego, respetuosa, etc. ¿Por qué no se crean etiquetas a las diferentes relaciones de pareja? porque una no tiene nada que ver con otra, exactamente igual que ocurre con la crianza. Ni se cría igual a un hijo que al siguiente. De todo se aprende, las circunstancias personales cambian, aparecen novedades que pueden considerarse más o menos útiles…

    Me da mucha pena que se critique tanto (de manera destructiva) a algunas madres por todo. Que si mírate, estás hecha polvo, deja de darle el pecho, que te tiene esclava y no te da para nada más en todo el día… a quien hace un comentario así, si de verdad quiere ayudar, ¿no se le ocurre ofrecerse para planchar la colada o para llevar semanalmente algo de comida preparada a casa? seguramente así apoye mucho más, pero claro, es más fácil ir a la crítica. Y al revés igual, si una madre decide que no desea dar el pecho, se le recuerda constantemente que es lo mejor y que no le está dando a su hijo lo mejor.

    La maternidad está para disfrutarla, no para tener que estar excusándose constantemente y dando explicaciones a cada paso que se da. Cuando una idea se radicaliza, sea un extremo o el opuesto, se va perdiendo cada vez más la tolerancia y el respeto a quienes no comparten las mismas ideas. Cuando esto ocurre, más vale sentarse y reflexionar, porque algo está fallando.

    1. Me han encantado tu síntesis! la maternidad esta para disfrutarla, no para estar excusándose y dando explicaciones. Si tenemos mucho que reflexionar al respecto, me incluyo! Tolerancia, respeto y añadiría empatía. Un abrazo

  16. Respeto tu punto de vista pero no esToy de acuerdo con lo que dices. Se me hace tan extensa tu opinión sólo para lanzar…”Que hartita estoy de las respetuosas “.
    Quiien está juzgando eres tu.
    Y quién haya vivido una experiencia no agradable en algún grupo… no puede generalizar, por eso hay que saber a qué grupos entramos.
    Respetar la naturaleza de nuestros peques… que los papás estén informados para “Formarlos”. Porque además la Crianza con Apego no es de género … lee más por fa porque la Crianza con apego habla también de papás. Más que dividir … uneee.. es un lazo afectivo distinto.
    Que mejor ésta oleada de amor de información para un bien y reconocer que el camino de los castigos, el bibe, el duermete tu solo, la césarea innecesárea.m.. Nooooo son lo mejooor en la gran mayoría de las veces.
    Yo soy feliz criando con apego y veo a mis hijos felices!!! Si a tu abuela le funcionó que bien! Estoy segura que en sus tiempos algo aplicó de la Crianza con Apego…. checa bien!

    Y lo como dicen…. “Lo que te choca, te checa”, te recomiendo análisis, medites que hay atrás de ese estoy “hartita de las respetuosas” … qué te lastima en lo personal la Crianza con Apego… en tu articulo hay mucha respuesta a esta pregunta, tu misma reflejas tu herida.

    Bonito dia

    1. Claro que critico, lo he querido dejar bien claro, Que me molesta de la crianza respetuosa? absolutamente nada, de hecho la sigo en la medida de mis posibilidades que afortunadamente son muchas, yo no critico la crianza respetuosa, critico las personas extremistas que machacan al resto. Tal vez no has leído y entendido mi punto de vista? obviamente no, pq puede parecerte un asco mi opinión, lo respeto y acepto, por eso precisamente he aprobado tu publicación, pero estas dando por hecho que no crio con apego. tal vez simplemente te ha cegado el titulo? te pongo un ejemplo muy simple, yo doy el pecho, he lactado a mi hijo hasta los 41 meses y mi hija mama con 21(mientras a las dos nos haga felices) si tu das biberón, te puedo informar de que el pecho, tal vez sea lo mas natural, puedo tener claro que es mi opción, pero jamás te juzgaré ni te acusaré de no criar respetuosamente. eso es lo que acabas de hacer tu con un simple titulo. Mea culpa, critico estas actitudes, hoy y siempre. Decir alto y claro que no me gusta esta forma de tratar a los madres es una critica, decirle a una madre que es mala madre por actuar distinto a mi es una canallada y una falta de respeto. Decir que tengo una herida por criticar no un tipo de crianza, sino un tipo de comportamiento, dice poco de ti. Un abrazo

  17. Hola!
    Me gusta leer diversos puntos de vista respecto a los temas que me interesan y este es uno de ellos, me gustaría decir de entrada que me agrada lo que planteas respecto a que no puedes hablar de una maternidad respetuosa cuando tu críticas las de otras, no concuerda con los principios, aunque también debo decir que la maternidad respetuosa se llama así porque ésta respeta y toma en cuenta los deseos y necesidades de la madre, el bebé y sus acompañantes, no significa que aquellas que no tengan un parto natural no puedan tener una maternidad respetuosa y amorosa hacia sus hijos, me parece que ese no es el fundamento real de una maternidad respetuosa, más bien es aquella que se adecúe a la familia de acuerdo a sus necesidades, por supuesto esto también depende de como lo tomé cada persona, ya que cada uno le puede dar una interpretación diferente y usar de manera errónea el término para creer que su punto de vista es el único y mejor, pero desde esta perspectiva el respeto va dirigido hacia lo que resulté mejor para la salud y bienestar físico y psicológico de la familia, principalmente los padres e hijos, para desarrollar una maternidad y paternidad plena. Estoy haciendo una tesis al respecto y es por ello que me he documentado a fondo en su significado, mil gracias.

    1. Si, critico. Pero no a un tipo de crianza, critico a un tipo de personas que defienden sus formas de crianza llevándose por delante a cualquiera, faltando al respeto, a las formas… Critico a las personas que toman por crianza respetuosa un tipo determinado de actos, dejando fuera y acusando de mala maternidad a quien no los sigue. Y esta forma de actuar nada tiene que ver con la maternidad, sino con la falta de respeto que en muchas ocasiones tenemos las mujeres entre nosotras.
      Un abrazo

    1. tal vez sea simplemente eso, otra forma de conductismo, el seguimiento ciego, el afán por hacernos a todos iguales no importa si en crianza respetuosa o en cualquier otro tipo. Tal vez simplemente no has leído el articulo, solo el titulo, no critico el tipo de crianza, pq de hecho la sigo, critico las formas en las que se intenta que los demás la sigan, las formas idénticamente deshonestas y poco respetuosas de los que pretenden que sigamos el conductismo del que hablas.
      hay mucho de todo…

      1. He leído el artículo, precisamente por eso he opinado. Y si de verdad se trata de una crítica a las formas no entiendo por qué el artículo no se refiere a todas, sólo a esas que tu etiquetas como “respetuosas”.
        Tampoco entiendo por qué esas que dicen sentirse atacadas y acusadas de malas madres cuando en algún artículo o foro se habla de los beneficios de determinado tipo de crianza no se sienten tan ofendidas cuando cualquier publicidad les dice que las mejores mamás utilizan determinada marca de leche en polvo o de pañales, o cuando otra madre de las que practican el estilo de crianza mayoritario les cuenta que no hay nada como dejarlos llorar en un rincón hasta que se les pase un disgusto. ¿Se sienten malas madres por no usar esas marcas o por no seguir esos consejos? ¿Eso sí son formas?
        Creo que el problema es de la que se ofende por una acusación inexistente.

        1. Has pensado que no hablo de publicaciones? Pq entonces estaría hablando también de este blog, donde se habla de las bondades de la lactancia, del porteo, del colecho… yo no hablo de publicaciones, no hablo del anuncio de manduca ni de chic o, hablo de madres, q a lo mejor no has tenido la suerte de conocer, ni de relacionarte con ellas, hablo de comentarios de mujeres, hablo de foros, en resumen hablo de lo que yo veo, que posiblemente no es lo mismo que lo que tu ves y vives, pero existe, yo no niego los ataques desde ciertos grupos, o en mi día a día, de pq das de mamar tan grande, o de que te va a doler la espalda por llevarlos en brazo, no los niego, no me gustan, mas de una vez he hablado de ello, pero también existe este otro punto, y es si cabe mas doliente, pq proviene de un sector que se presupone en contra de estas actitudes, que lucha a diario contra los otros ataques y sin embargo si atacan sin mas. Cuando dices que mujeres como yo nos ofendemos por acusaciones inexistentes debieras empatizar un poco mas, y no negar algo que evidentemente ni conoces ni te interesa conocer. Y te repito, la critica no es a un tipo de crianza, es a las personas que lo llevan al extremo.

  18. Totalmente de acuerdo.
    Estoy empezando a cansarme de que me digan, o me quieran hacer creer que “me engañaron” con mi cesárea. (Fui consciente en todo momento y creo que fue la mejor opción), que lo mejor del mundo es el porteo (con el primero no lo practique y con el segundo seguramente sí, pero porque creo que es lo que mejor se va a adaptar a nuestras necesidades), que el colecho tiene multiples beneficios (que no digo que no, pero a mi no me gusta), y así podemos seguir hasta el infinito y más allá.

    Por todo eso que no he hecho, no soy ni mejor ni peor madre que nadie. He adaptado la crianza a lo que mejor me ha ido pareciendo para mi bebé y para mí, y creo que somos los dos muy felices.

    1. Ese es el problema, si alguien(con conocimientos) cree que tu cesárea no fue la mejor opción, lo suyo sería explicártelo, respetándote y dándote explicaciones, no soltando que te engañaron, pq implica que o bien eres tonta por dejarte o tonta por no haberte informado. Yo porteo, para mi es muy comodo, pero no voy por el mundo criticando carros, que por algo tengo dos. Colecho, desde antes de saber que se llama así, y me parece igual de poco respetuoso que te dijese, que estas haciendo mal por no compartir cama con tus hijos que cuando a mi me dicen que los malacostumbro y les creo traumas. Todo se resume en lo mismo, respetar, y eso implica aprender a hablar y decirnos nuestras opciones de crianza sin mediar el insulto, lo irrespetuoso o la hilaridad. Un abrazo guapa! me encanta que estés por aquí!

  19. No tengo botón de responder, así que lo dejo aquí: No entiendo nada de tu respuesta, ya que yo me he referido a foros, artículos, publicidad y otras madres. Y no recuerdo haberte faltado. ¿Quién eres tú para decir lo que conozco, lo que me interesa o no y lo que tengo que hacer? ¿No es eso lo que estás criticando en este artículo? No me conoces de nada y no puedes estar más equivocada en tus conclusiones. Para pedir respeto hay que aprender primero a respetar a quienes tienen una opinión diferente a la tuya y lo manifiestan educadamente. En fin, yo lo dejo aquí, mucha suerte en tu camino.

    1. Lamento que te sientas ofendida. No era mi intención que te sintieras así, simplemente intento explicarte el porque de lo que siento, que evidentemente no es lo mismo que lo que sientes tu, eso no es ofensa, yo no niego tus vivencias, pero estas son las mías, simplemente. Por tener pareceres opuestos no soy educada contigo? Por discernir tus palabras ofendo? Creo que no, pero aun asi, lamento que te haya molestado. Un slaudo

      1. Sí, a mi también me parece poco respetuosa tu manera de responder, muy en tu postura, lo que no está mal pero nada empática (que es lo que pides), ignorando,negando o despreciando las opiniones que se salen de lo que piensas.

        1. Poco respetuosa mi manera de responder, o simplemente mi postura ha de ser el silencio? tengo una opinión, como tu, y la defiendo contestándote. si fuese poco respetuosa habría simplemente borrado tu comentario, así si lo negaría, lo ignoraría y lo despreciaría. Os cegáis con el titulo, dando por hecho que es una crítica a un estilo de crianza. Que respete tu opinión y le dé un espacio en mi blog no da por hecho que la comparta o simplemente deba en silencio leerla, la rebato, de hecho tal y como haces tu, comentando mis opiniones, no tenemos igualdad de derecho?

  20. Me ha gustado mucho tu entrada, y me quedo sobre todo con una cosa que tengo en común contigo: el buscar una forma de criar diferente a la que usaron con nosotras. A mí la etiqueta “crianza respetuosa” me parece un poco peyorativa hacia las otras crianzas, “crianza natural” parece sugerir que es antinatural criar a los hijos de otro modo… No sé, yo en cada tema me voy informando y voy decidiendo, si bien es cierto que en muchas de mis decisiones estoy de acuerdo con los presupuestos de este estilo de crianza… ¡Un saludo!

  21. Me encanta como defiendes tu opinión. Aunque yo no he dado con mucha gente así, obvio que la hay. Y triste, pq ningún extremo es bueno.

  22. Me ha gustado mucho tu post. Yo creo que más que dedicarnos a etiquetar-nos, deberíamos de respetar. El embarazo está siendo para mi una etapa de búsqueda, de leer información, de reflexión y de decisiones. Y seguramente después de parir volveré a cambiar y a evolucionar y a adaptarme a lo que vaya surgiendo… “hay que cambiar para seguir siendo el mismo”. Así que los que defienden “one way” y piensan que van a seguir por ahí por los siglos… desde ya creo que se están equivocando…

  23. No, no miré nunca con cara mega extraña a ninguna madre.que porteara antes de ser madre, no no me compre ningún mega carro de ningún tipo, no no critico a nadie que no crie como yo a menos que vea faltas de respeto, no no me ciño a ningún perfil de nada a pesar de que doy teta, porteo, colecho, blw etc, mi crianza es así porque es lo que.mejor nos va, no.siento.que tenga que cumplir con ningún pack absurdo, NO querida no desprecio a nadie que no haga las cosas como yo, de hecho no todas mis amigas dan el.pecho, ni porteña etc.
    Así que meternos a las que criamos así dentro del.mismo.sacó de madres y personas intolerantes y sectarias de un tipo de crianza, no es más que hacer lo.mismo lo.mismo que lo.que te molesta a ti que hagan otros.

    1. Y porque te das por aludida? Fijate que yo crio como tu. Y no entro en el saco, en el saco se mete a quien daña a otros defendiendo su crianza. Tu lo haces? Entonces porque te metes en el saco?
      Un abrazo y gracias por tu opinión. 🙂

  24. Me ha gustado mucho tu post. Precisamente esta tarde estaba yo pensando en eso. Personalmente creo que para criar con respeto es más que suficiente el sentido común, el pensamiento crítico y la paciencia infinita. Ni a Sears, ni a González ni a nadie hay que leer. Que ayuda, sí y mucho, pero creo que cada una ha de hacer su camino y sabe lo que mejor le viene a su hijo. Al final, todas hacemos muchas veces más lo que podemos que lo que queremos y, como comentas, todas queremos a nuestros hijos. Me ponen muy nerviosa las personas aleccionadoras y prejuiciosas. Seguramente yo también lo sea en ocasiones pero en el tema de la maternidad intento controlar mis impulsos criticones. Jaajaj. Creo que este post es muuuuy necesario. Gracias}

    1. Todas debemos contenernos a veces, y también hay que soltar lo que creemos, pero desde la comprensión, la empatía, ayudar, acompañar…
      Un abrazo preciosa

  25. De esto justamente hablo en mi blog. Estoy a favor de la crianza respetuosa y estoy a favor de que cada madre críe como quiera. Y no creo que nada tenga que ver la crianza con apego con partos en casa, pecho,colecho etc. Eso ya cada una tiene que ver como quiere hacerlo y no es motivo de faltar el respeto. Un besi ( mamademelina.blogspot.com ) 😉

  26. Interesante tu artículo, sin embargo no se porque sentirte atacada? Porque defenderte tanto sentirte harta o sentirte juzgada? defiendo las practicas respetuosas, definiendo con ello, quitar de nuestras prácticas todas aquellas estrategias violentas que utilizaron los padres de antes, todas esas malas prácticas que aun hoy en día se practican y peor aún, sob justificadas argumentando la formación de niños de bien! Aun escucho mamàs decir “a mi me pegaron mucho/muchísimo y yo no estoy mal”. Los golpes, los malos tratos, las comparaciones, los castigos desmedidos dañan el autoestima y la integridad. Soy mamà me he equivocado durante la crianza de mis hijos sin parar, he gritado, he dado palmadas, me he extralimitado, soy humana! pero nunca pensare que mis actos están bien, ni mucho menos justificare mi comportamiento, esta mal muy mal y no es así como quiero criar a mis hijos. les he pedido disculpas, les he tratado de explicar que me he equivocado y trato de enmendar y no volver a hacer. Yo justifico y creo en la intuición, en aprender de los errores en tratar de hacer por los hijos lo mejor que cada uno pueda, sin tener que dañarlos, vulnerarlos y en ese hacer lo mejor, cada una lee, escucha, busca, estudia, pregunta y se identifica, no por ende las unas están bien y las otras está equivocadas o son malas madres, Cada niño es distinto y cada estrategia a seguir varia, pero si repudio la violencia, los golpes. Entonces criticar, hartarse de unas posturas, de unas tendencia que van en busca de crianzas en pro de niños más felices, con mejor desarrollo de su personalidad, sus potencialidades y una vida más digna, no lo entiendo!

    1. Tal vez no lo has entendido? Lo curioso es que yo sigo todo eso que dices(Aun equivocándome muchas veces) pero no digo que sea la mejor opción ni la única, simplemente es la mía, y critico a quien masacra al resto. No ataco a la crianza respetuosa, ataco a quien la prostituye. Es bastante distinto…

    2. Yo al leer el post lo he entendido más cómo la crítica a hacer de las ideas de un psicólogo o un pediatra o de quien sea una “religión” que seguir a pies juntillas.
      Mi hija tiene Intolerancia a la lactosa, cuando me dan una receta se la adapto con leche de almendras o de soja y no por eso no estoy haciendo bien la receta. No sé si me entiendes.
      Yo leo mucho de crianza con apego y con respecto, todo lo que me parece interesante y que va con el carácter de mis hijas lo llevo a cabo, lo que no me gusta o no me interesa lo apartó a un lado. Mis hijas no se crían con una guía, ni siquiera las dos de la misma manera por que necesitan ser únicas y que se las trate con sus diferencias.

  27. Gracias por tu post. Leo mucho sobre crianza respetuosa para coger ideas y me encuentro con una “religión”, con madres que respetan a sus hijos pero al resto del mundo no… Hay de todo, hay muchas mamis que aportan muchísimo pero las que critican a las demás no me las creo porque para educar con respeto hay que dar ejemplo.

  28. Ufss, tema complejo. No creo que ponerle un nombre o etiquetar las maneras de crianza sea malo, sirve para buscar info y luego elegir o confirmarse o no en lo que uno siente o cree que es mejor hacer. Lo ideal es que independientemente como criemos a nuestros hijos, respetemos como lo hacen los demás. Y eso de estar harta de las respetuosas… pues también las respetuosas pueden estar hartas de las que no lo son, y no por el “bando” al que pertenecen, sino porque hagas lo que hagas, siempre te juzgarán, sean padres o no lo sean. Eso sí, tiene tela que algunas que se tildan de respetuosas con los hijos, luego no respeten la forma de criar de otros. ¿No hay que predicar con el ejemplo? Pero personas así las hay en todos sitios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *