Sin esperanza, sin fe. #BringBackOurGirls

Tienes una hija adolescente, en esa edad en la que a diario vislumbras su futuro, su femineidad, su libertad, a veces te aterra, a veces te llena de orgullo.
Tu niña casi mujer… Estudia, es buena estudiante, o no, esta en esa edad en la que la vida es una noria de subidas y bajadas hormonales.
Hoy como todos los días ha ido al colegio pero no ha vuelto…
Unos desalmados muy bien armados se la han llevado, junto a sus compañeras, doscientas setenta y tres niñas-mujeres secuestradas.
273 vidas.
273 futuros.
Y nadie, absolutamente nadie hace nada.
Pese a las horribles noticias que llegan de boca de niñas que logran huir.
Tu hija sigue secuestrada, y sabes que es probable que la hayan violado a diario en multiples ocasiones, se habla de atrocidades inimaginables, según las noticias que llegan las han obligado a cambiar de religión y permanecen ya hace un mes en paradero desconocido, al menos esperas que se mantenga con vida…

Inimaginable verdad? Te pones en la piel de esa madre? Te pones en la piel de ese padre? Yo no puedo ni imaginarlo sin llorar.

Pero no es noticia suficientemente importante, no llena periódicos después de un mes, ni informativos, apenas una reseña.
No merece el tiempo de políticos mas allá de unos minutos o una condolencia.
La mujer de un presidente lo menciona en el día de la madre, por qué no el? No es lo suficientemente importante? Si, ella es mujer, y madre, pero no la ha votado nadie…

Un mes.
En un mundo en el que la tecnología llega a unos parámetros insospechados siguen desaparecidas 223 niñas.
En un mundo en el que desde mi ordenador puedo ver el jardín de un habitante de las antípodas.
En el que el estado puede controlar si he agrandado mi casa ilegalmente con un sistema de control global.
Ah! Pero hoy las noticias hablan de que iniciarán su búsqueda con medios avanzados esta semana.
¿Esta semana?
Pero qué narices os pasa?
Doscientas chicas están secuestradas, siendo tratadas como carnaza robándoles el alma y la dignidad y esta semana, un mes mas tarde de su desaparición, las vais a buscar?
Donde están los gobiernos internacionales?
Es que no son lo suficientemente valiosas?

 

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha expresado su indignación por el rapto de las menores y ha amenazado con llevar a cabo acciones si no se lleva a cabo su inmediata liberación.

Acciones? Pues hemos visto acciones mas duras en casos menos sangrantes.
Es que no tienen valor?
No son lo suficientemente ricas y blancas para merecerlo?

Hoy he visto más fotos y textos compartidos mencionando eurovisión que a estas niñas.
No son noticia, no nos importan, no nos afectan.
Estamos condenados, irremediablemente.
Algo está terriblemente enfermo en este mundo.
Desde el momento en el que los políticos, los gobiernos, el mundo da la espalda al horror, por mirar a otro lado no desaparece.
Desde el momento en el que en nombre de una fe se cometen crímenes horribles contra la humanidad, algo no funciona.
Siempre he creído afortunados a quienes tenían fe, a quienes pueden sostenerse gracias a sus creencias, los ateos estamos condenados a la soledad ante el dolor, a la falta de esperanza ciega.
O tal vez no.
Hoy no tengo fe, en nada, ni en nadie. Como creer en religiones que alientan esto?
Hoy no veo futuro.

Ojalá vuelvan pronto a sus hogares, desmembradas, sin alma, sin fe, humilladas por el mundo.
Pero dignas y vivas.
Porque haya futuro.
Ellas lo son.
Un futuro donde a ninguna mujer, nunca más, nadie pueda robarle la dignidad, la libertad, el respeto, la vida.
Mucho por andar le queda a esta humanidad…

nigeria

Artículos Relacionados

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *