Adiós teta, adiós.

Se nos ha acabado, nuestra historia de lactancia, nuestra historia de amor y lactancia.

Sensaciones tontas tal vez, pero sensaciones que duelen y dañan, la de rechazarte y esquivarte, la de sentirte rechazada y sola.
Y a días me ha quitado el sueño pensar que te había perdido para siempre, que apenas teníamos escaramuzas donde tu atacabas y yo defendía la retaguardia con engaños y promesas.
Cómo explicarte que no dejaba de quererte, que me dolía y me sentía perdida sin ti.
Cómo hacerte entender mis capeos y desvíos ante tu presencia, te temía.
Vuelves a ser mi princesa de fresa, pero durante semanas un muro nos ha separado, nos ha dividido el ente que formábamos tu y yo, con nuestra unión dulce y cálida, nuestra teta.
Durante semanas tu eras tu y yo era yo, y esa separación era horrible, ese espacio entre las dos, repentino e impensable se me ha hecho mundo.

Estoy sensible y este embarazo no parece compatible con la lactancia, me escondo de ti, me dueles, me duele; Me molestas, me molesta; Y huyo de tus reclamos, porque los besos no te bastan, los abrazos no te llenan, y pasan los días y te siento distante, y me siento distante, y reclamas a papá, -las niñas son de los papis-, mi niña no.
Apenas dos años y siente que me pierde y siento que la pierdo.
Han sido semanas duras, incongruentes de evadirme de tu amor y tu calor, de hacerme la dormida, de acortar tomas, ahora soy consciente de que era el fin, no ha habido lágrimas, apenas algún comienzo de berrinche taponado con el esfuerzo de amamantarte, porque lo que hasta ahora era puro amor, apego, cariño, un momento de paz en la vorágine de los días se ha convertido en un mal momento, en un esfuerzo, estoy sensible, molesta, agitada…

Y ha ocurrido, apenas dos meses después del comienzo de estas sensaciones estas prácticamente destetada, nada que ver con tu hermano, año y medio mas tarde con naturalidad y sin prisas.
Ha sido natural si, para ti, para mí no.
Te hecho en falta aunque también disfruto de nuestro nuevo idilio, de besos, risas y juegos, mucho más de todo que antes, me has crecido de golpe y a golpe he crecido, y me ha dolido.
Natural si, pero brusco para mi. Inesperado.
Esto es agitación, y es mas que agitación del amamantamiento, me revuelve y me envenena sentir que no te quiero cerca, no así.
Sentir que necesito ese espacio de mi, nuestro.

Tu ya lo has superado, a días alternos te acuerdas y esgrimes tu frase: “Ota teta mamá”, y te conformas con las migajas rápidas de quien no quiere dártela, de quien teme tu anhelo.
Tu ya lo has superado y vuelves a ser mi Princesa de fresa, mi niña lista y hermosa, mi pequeño tesoro, y quieres mis brazos, y reclamas mi atención, y te deshaces en mimos y abrazos, y yo pienso en que vueltas extrañas da la vida, y las pruebas que nos pone, y se que es natural, cíclico, pero no lo esperaba así, hubiese preferido un final pactado entre las dos, el final de tu necesidad, un final pausado y comedido.
Tu ya lo has superado, yo aún ando en ello.

Ha sido así, nuestra historia no la escribimos nosotras la escribe el momento y la vida.
Te quiero princesa, más que nunca.
Y sigo aquí, y seguiré siempre.
Adiós a nuestra teta.
Adiós bebé, hola niña.

Agitación del amamantamiento.

Una teta con final feliz.
fotos juan 032

Artículos Relacionados

20 comentarios

  1. Noe,guapisima, a mi me paso igual pero despues del parto se volvio a enganchar y hasta los 6 años. Al igual ya le ha llegado el momento aunque le hayas marcado tu el ritmo, pero seguro que lo has hecho como lo haces todo, con mucho amor. Un abrazo enorme.

  2. Ufff me he emocionado, preciosa entrada. Animo! La vida nunca deja de sorprendernos, y aunque no te lo esperabas asi, este momento tenia que llegar. Un beso

  3. Que bien lo has descrito..esta situación no se entiende si no se vive. Estoy llorando como una tonta porque ya me he puesto a quitarle tomas a mi niño de 22 meses y es tal cual la necesidad con que me busca y la felicidad y el descanso q se le vé cuando la encuentra. Darle el pecho a mi principe es lo mas bonito que me ha pasado en la vida y quitarselo algun dia será muy doloroso.

  4. A mi me pasó lo mismo, pero yo supere el agitamento en el tercer mes de embarazo y volvimos a retomar con más fuerza. Y de repente en dos semanas más fue mi niño el que ya no quería mamar. Entonces era yo la que le perseguía, le intentaba dar de noche dormido y todo pero escupía la teta. Que pena me dio, yo quería un tandem pero supongo que será cierto que el sabor de la leche cambia. Solo volvió a mamar una vez un mes después porque le tuvieron que operar y al salir de quirofano acepto mi pecho ya casi seco.
    Cuando nació su hermana me pedía pero ya no sabia mamar.

  5. Es muy bonito y también duro, pero hay que pasar a la siguiente fase, lo que has escrito es precioso y deberías guardarlo seguró que dentro de no tanto tiempo le encantará leerlo.

  6. Que preciosa entrada…yo viví estos mismos pensamientos, estos mismos sentimientos, esta misma situación hace 3 o 4 meses… Que valientes ellas, quevalientes la princesas y que valientes nosotras…que grandes son ellas y que pequeñas nos sentimos nosotras… Felicidades por todo este apego, que de la leche pasará de otra forma a vuestra esfera pero ten por seguro que no desaparecerá. Ánimos!

  7. Uff… me has robado varias lágrimas, te lo juro. Mi hija tiene 1 año y un mes y no me atrevo siquiera a pensar en el momento del destete. Amo cada momento que pasamos juntas en esa intimidad y pureza. Y debo confesar que no sabía nada de la agitación del amamantamiento. Es razón suficiente para mí para intentar postergar el hermano que quiero traer al mundo para ella. Bellísimas tus palabras, aunque dejan ver tu dolor, pero también el gran amor que las une. Un abrazo.

    1. Gracias preciosa! Conozco muchas mamas que no han pasado por la agitación, felicidades por esa lactancia, y tranquila, el dia que acabe aunque nos pongamos melancólicas un tiempo te garantizo que no es triste, llegan tiempos maravillosos, con nuevas formas de querernos igual de hermosas. Un abrazo

  8. Que recuerdos! Y preciosas tus palabras. Yo no tuve agitación, pero estos destetes me despiertan unos sentimientos… Mi nene se desteto tres meses antes de nacer su hermano. No se si fue el sabor, la producción…
    Nada más nacer su hermano probó y ya no sabía. Aún quince meses después sigue queriendo, pero no lo sabe hacer. Me pide que le eche un chorrito! Hubiera sido un tándem tan deseado… Abrazos miles

  9. Madre mía como te expresas, he leído unos cuantos post tuyos ahora, uno me llevo a otro y te juro q me has llegado al alma, que manera más desgarradora de expresarte, además me he identificado en mogollón de cosas…yo lo hubiera expresado de la misma forma si supiera escribir así.
    Felicidades!!! Y muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *