Mamá víbora ataca de nuevo…

Mamá víbora(Que soy yo) ataca de nuevo

Y es que hoy me siento mamá víbora, porque si me muerdo la lengua me enveneno, y es que en esto de la maternidad muchas veces nos ocurre, donde dije digo, digo Diego, porque nosotras no somos quienes manejamos, son nuestros retoños, y aunque no nos guste actúan por iniciativa propia.

Hoy estoy algo indignada, con ciertos niños, que parecen los mismísimos niños hijos de Chuky, y si, mi Princeso a veces también lo ha sido, lo es y lo será, y mi Princesa con sus ya dos añitos apunta maneras cuando comienza  a indignarse y a sacar ese genio beligerante y berrinchoso que gasta…

Así que hoy no voy a contaros lo malo que es un niño o dos o tres, por actuar cual salvajes por el mundo, porque cosas de madre iniciada, comprendo que son niños y que tienen sus días, no son malos, ni traviesos, son niños, y precisamente por ello comprendo que también tienen padres, si, padre y madre(la mayoría) que entre sonrisitas y -Uys! Es un niño!- Pretenden que todos aguantemos al intrépido agitador.
Lo siento, pero ya no aguanto mas, mi paciencia en cuanto a niños, crianzas y educación se ve seriamente traspuesta cuando me entran ganas de partirle la cara a ciertos progenitores!

Si, hablo de ti, no te voy a criticar, te voy a explicar simplemente mi visión de los hechos, para que bajes de tu nube de madre y seas consciente de que tu hijo es un niño, pero tu una persona coherente que en el caso de no ser tuyo le habrías cantado cuatro frescas

Y he aquí que el hijo de Chuky llega con sus respetables y educados padres a quienes les duele la boca de pregonar la crianza con apego y respetuosa que llevan con su amado hijo
Y en pleno restaurante mientras celebramos el 25 aniversario de boda de los protagonistas y todos los que tenemos hijos menores de 4 años intentamos mantenerlos tranquilos y relajados para que salgan guapos en la foto(ellos y nosotros) que ya habrá tiempo en la próxima hora y media de terminar con los pelos de punta corriendo detrás, ellos(Los padres de Chuky), felices y sonrientes sueltan a la bestia, y he aquí la bestia que lo primero que hace es tirar de los manteles de la mesa de bienvenida, arrasando con las fotos, las velas y el libro de firmas, entre miradas reprobatorias y bordes de infarto intentando que nada caiga al suelo.
El pequeño energúmeno se evapora hacia otro lugar.
Mami y papi se ríen.
Por qué? Pues exactamente no lo se, porque a las personas que tienen alrededor no les hace ni pizca de gracia…
Pero ellos se ríen claro
-Uys! Es un niño!-

 
Tras los saludos iniciales y el brindis, para descanso de todos, conseguimos sentarnos, digo descanso, porque aquí la madre víbora ya no tiene manos para sujetar a sus princesos, que hartos y hambrientos comienzan a llamar la atención y a intentar hacer carreras de obstáculos entre los invitados, y si, son niños, pero también tienen madre, una que intenta que se moderen a base de cosquillas, juegos y atención, y a costa de no pasárselo tan bien como hubiese querido…
Pero como son mis niños, apechugo y al menos me siento acompañada por el elenco de madres que están en mi misma situación.

La es mesa comunitaria, horror!
Los invitados con niños nos buscamos entre el resto y con un lenguaje silencioso nos colocamos estratégicamente juntos, Chuky & company también.

Nos sirven primero los platos de los mas pequeños, mientras algunos nos preguntamos porque no aprovechan y traen todo junto, ya que serán los únicos 20 minutos de paz y tranquilidad.
Y yo en 20 minutos devoro oiga!
Que luego, con suerte me dará tiempo a atragantarme con los entrantes, ahogarme en el sorbete, intuir el plato fuerte y oler el postre, que lo veo, que me pasare la noche levantándome y sentándome a turnos con el papá de los princesos, y oiga usted! Todo son ventajas, no veas lo bueno que es este ejercicio para las abdominales!

Y mientras mis princesos y el resto de niños comen mas o menos tranquilos, algunos haciendo el tren, otros simplemente engullendo, otros practicando el baby-led-weaning, Chuky ya ha tirado las copas de sus padres y comienza literalmente a tirar pollo sobre el resto.
Mami se ríe:
-Es que esta aprendiendo a comer!- Mira guapa comer no se si sabrá, pero las practicas de tiro al blanco se le dan de coña!
Lo siguiente es escupir agua, y cuando ya ha realizado su aspersión a derecha e izquierda se fija en los niños que tiene mas a mano, y… al ataque!
Se oye la voz de una mama reprendiendo a su retoño:
-No hijo, que Menganito(También conocido como chuky) sea un maleducado no significa que tu lo seas- y con la cabeza muy alta se marcha con su niño de la mano a limpiarle, mientras las tres mamas que seguimos cerca nos sonrojamos, pensando
-Que vergüenza, pobrecita, tampoco era para tanto! Total un poco de agua…-
A lo que mama guay, sin darse excesivamente por aludida interpreta en voz alta la queja:
-Será por mi niño? Uys! Pues bien feliz que es, no hay mas que comparar- Y nuestra anterior pena se esfuma y alguna se tiene que sujetar la lengua para no soltarle el repertorio. 
Y sigue:
-Si es que los niños de hoy en día están subyugados, y claro, no hay color, los niños necesitan libertad, respeto y bla, bla, bla…
Desconecto, porque tengo mucha hambre, Princesa parece que no quiere mas y esta madre está mueriéndose por probar los nugget y las patatas con kétchup…
Es que el hambre me pone de mala leche, y me está naciendo un monstruo violento de dentro…

Terminada la comida infantil, comenzamos la nuestra y consigo convencer a mis princesos de mantenerse 15 minutos mas sentados, el heladito que nos traen ayuda, Princesa lo usa como crema facial y Princeso hace experimentos mezclándolo con la cocacola. Mientras haya paz!! Ya limpiaremos antes de irnos!
Chuky se levanta y comienza a vigilar los movimientos del resto de niños, se ve que se aburre, así que comienza a correr alrededor de la mesa, no importa que haya camareros cargados de platos, que moleste a los de mas allá, y que el restaurante no lo hayan cerrado para nosotros, los niños, según su santa madre, son un bien común que hay que cuidar, cualquiera ha de entenderlo y como nos gusta criar en tribu, cualquiera deberá responsabilizarse de su hijo en caso de que se rompa la crisma, moleste o incordie a alguien del restaurante.
A esto los hijos de todos los demás ya están vigilando los movimientos de Chuky, pensando seguramente lo desgraciados que son con estos padres que no les dejan hacer lo que les sale del mismísimo.

En el entre plato, ya es imposible mantener a ninguno quieto, y como no hemos traído cuerdas, porque no es políticamente correcto, el móvil ya esta manido y sin batería, y en el bolso no caben las construcciones completas de Mickey Mouse(Sólo la mitad),comienzan tímidamente a bajarse de las sillas, os pongo en antecedentes, los mios tienen dos y cuatro años, recién cumplidos, hay otros dos de tres, uno de cinco y dos de siete. Chuky tiene casi tres.
Con nuestro lenguaje gestual de madres , nos turnamos para levantarnos de la mesa y vigilarlos, la mayoría han acampado en la entrada, donde se entretienen pisando un sofá y jugando con los cojines, cuando intento colocarlos y le digo a los míos que no desordenen un camarero, muy amable, me dice que no me preocupe, que ahí no hacen nada malo y que cerrará la puerta para que no puedan salir y estemos tranquilos.
Esta solidaridad entre padres(Que seguro que lo es!)se agradece.
Me fijo que los míos ya no son los mismos que llegaron hace apenas hora y media, ya no van ni blancos, ni limpios, ni peinados, y estoy segura de que yo hago juego con ellos. El kétchup y el helado que todo lo pueden!

Me vuelvo a la mesa y pongo en antecedentes a las demás madres:
-Tranquilas chicas, están bien.-
Ni cinco minutos y el camarero amable de antes acaba de convertirse en la niña del exorcista, a gritos nos avisa de que los niños la están liando, corremos!
Todas menos mama de chuky claro! Chuky esta con una pajita y una cocacola dando de beber a las hormigas de dentro del enchufe, el camarero indignado y visiblemente asustado, de ahí el histerismo, porque ha visto las chispas rozando al susodicho…
Y cuando una de las madres avisa a la santa madre, esta acude a la voz de:
-Ays, qué ideas tiene mi niño!-
Y cuando llega a la mesa se queja de la poca tolerancia que tienen con los niños. Las demás callamos, porque nos hemos tenido que comer el maltrago, volver con los niños a la mesa y pedir disculpas por su comportamiento, pero ella aun no se ha dado por aludida…
No hija, no, tolerancia con los niños tienen, lo que no tienen es tolerancia con el tuyo, porque se ha pasado de la raya, y lo que tu llamas ideas, le podía haber costado un disgusto, o lo que es peor la vida, mientras tu te haces la tonta y pregonas a las demás, que ya ves, también leemos a Carlos González, también asistimos a charlas en escuelas alternativas y también creemos en la criazna con apego, lo bien que crias a tu hijo.
Y hasta aqui bonita, porque tu no crías, tu simplemente has parido un niño para que campe a sus anchas por el mundo, y entiendo y respeto tu crianza, siempre y cuando no afecte a la de los demás, incluido nuestro bienestar y nuestra tranquilidad.
Pregonas la crianza respetuosa mientras muestras una falta de respeto desproporcionada al resto de humanos que habitamos el mundo, y es que has confundido los términos, hija, que se puede amar, criar, respetar y educar, todo al mismo tiempo, y que tu hijo vive en el mundo, teniéndose que incorporar a ciertas normas civicas básicas, que yo entiendo que es un niño, que juega, que berrea, que destroza, que arma jaleo, porque los mios también lo hacen, pero ahí estoy yo para solventar lo que surja.

Porque los niños pegan, tienen sus fases, pero el tuyo pega a todo el que se pasee por delante sea el camarero, alguien que no conoce o tu misma.
Los niños rompen cosas(dímelo a mi que la mitad de la vajilla es ya un recuerdo) pero no les río las gracias, si acaso les acompaño a recoger los cachos.
Los niños gritan, y les explico que en ciertos sitios se habla bajito y les acompaño susurrando entre risas.

Y mañana cuando crea fervientemente en que Supernanny, Estivill o Ferber son unos ogros consumidos, me saldrá el pepito grillo de mi cabeza preguntando: Seguro? Y si mandamos a la madre de Chuky a ver si la meten en vereda? Por que estos métodos conductistas en niños no me dicen mucho pero para algunos padres les vendría al pelo!

Porque Chuky es sólo un niño y no tiene culpa de nada, pero tu eres un adulto inteligente y responsable que debieras como poco ser consciente de las necesidades educacionales de tu hijo, dije adulto inteligente y responsable? Perdón me equivoqué!

Firmado: Una madre víbora.

Artículos Relacionados

10 comentarios

  1. “-Si es que los niños de hoy en día están subyugados, y claro, no hay color, los niños necesitan libertad, respeto y bla, bla, bla…”

    La libertad de uno finaliza donde empieza la libertad del otro, El respeto debe ser hacia uno mismo al igual que hacia el prójimo. Algunas personas olvidan completamente esto.

    Muchas veces me pregunto cómo van a desenvolverse esos niños el día de mañana, ya de adultos, en un trabajo. Ahí sí que pueden tenerte subyugado… ¿y qué experiencia van a tener ellos frente a los límites y las órdenes? ¿este tipo de educación sin reglas ni normas que ven tan beneficioso en la más tierna infancia no será demasiado frustrante cuando “salgan del nido” y vivan la realidad de nuestra sociedad? y no, no creo que lo que deba cambiar sea la sociedad, como bien dices, se necesitan unas normas de educación y respeto para convivir civilizadamente, el “yo hago lo que me da la gana” en esta sociedad no vale.

    No me hubiera gustado nada estar en tu pellejo ese día…

    1. Lo peor es que aunque sea en terminos algo jocosos es absolutamente real. Creo q hemos confundido criar a un bebe hasta los dos años mas o menos a comenzar cierta educacion basada en la convivencia que debiera iniciarse cuando vemos que van siendo autonomos y dejqn la etapa bebe. Son bebes grandes, he conocido alguno de diez años. Y es triste pq sera muy dificil q se desenvuelvan con normalidad mas adelante. Nuestras teorias de crianza debieran crecer a la par q nuestros hijos. Todos hemos leido besame mucho de Carlos Gonzalez pero pocos Creciendo juntos del mismo autor.

  2. Completamente de acuerdo. EDUCAR (así, con mayúsuclas grandotas) no es decír que sí a todo, reír todas las gracias ni justificar unos comportamientos injustificables. Las normas y las reglas son parte necesaria de la crianza con apego (o de cualquier otro tipo de crianza).

  3. Ami me da pena el niño yo por mi casa tb conozco a otros y creo q ..me dan pena porq no saben q mas hacer para q sus padres les hagan caso…son los padres los q deberian dar ejemplo pero q ejemplo ya a dar esta madre pasota!!cada vez tengo mas claro q cuando mas se comportan los niños mal no es por ellos sino por lo q tienen en casa , por susu padre q no le dan ejemplo de educacion ni de valores,,, no hay nada ,,cero, y me da pena porq el dia de mañana les faltaran muchas cosas a estos niños, no tienen referente de un buen padre o una buena madre…será un padre q no se ensuciara jugando con su hijo la arena en el parque, q no le cantara y no le parara de dar besos hasta estrujarle, q no le dolera el alma cuando oiga a su hijo llorar porq no lo ha visto ni mamado en su casa,,, y creo q sera un adulto y se sentira vacio.una pena. Y te felicito por tu infinita paciencia yo no se si me hubiera mordido tanto a lengua porq a personas tan maleducadas al final hay q contestar con su mismo descaro… Con lo del enchufe yo le hubiera dicho ..a. No te preocupes solo esta jugando con la electricidad, cuando le tengas q llevar al hospital pues ya te preocuparas, no?o quiza se te fria un poco …y te ries sarcásticamente….con personas así hay q ponerse a su nivel de soberbia e ignorancia!. Vaya comidita os dieron!yo me hubiese ido con los críos por no oirla!
    .felicidaddes por el blog , cambiando de tercio.

  4. Pues sí, creo que a veces se confunden los términos. Una crianza respetuosa con el niño también incluye poner límites, es bueno para ellos. No creo que se les ayude dejándoles hacer lo que les venga en gana.
    Madre víbora no, que leyendote me he estresado. Como bien dices, una se deja la vida por intentar controlar a los suyos, como para encima escuchar que se les está subyugando, etc.

  5. La crianza es difícil (soy mamá de tres niñas), pero se puede educar con todo el amor del mundo y a la vez poner normas y enseñar civismo y respeto a nuestros hijos. Son cosas absolutamente compatibles, aunque haya padres que piensen los contrario.
    Todo lo radical es malo, en uno u otro extremo. Respeto y tolerancia. Un saludo

  6. La pena es que esos padres siguen sin darse por aludidos, ni leyendo tu entrada. Tengo bastante cerca estas mismas situaciones y me pongo mala. Y diles algo! Pues sí, les digo, y con mucho tacto para no montar un cisma familiar, pero lo agusto que me quedo y lo bien defendidos que dejo a los niños bien educados, eso no me lo quita nadie. En fin, una vez más, felicidades Wapa!

  7. uffffffffffff me ponen de los nervios los padres así y ¿sabes por qué se permiten ser así? porque los padres que estamos a su alrededor terminamos pendientes de los nuestros y de los suyos porque al igual que el camarero avisó para que no se electrocutara otros avisamos para que no vayan de cabeza a la piscina (sin saber nadar) y mientras los padres tan tranquilos porque ellos crian con apego… ellos tienen un morro que se lo pisan… santa paciencia cuando damos con algunos de ellos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *