Yo quiero un hijo chivato…

Yo quiero un hijo chivato.
Llevo días dándole vueltas al tema, el año pasado mi pequeño en su primer año de escuela hizo función de fin de curso. Y se pasó más de un mes con un secreto, el no sabía lo que significaba secreto antes, en nuestra familia jamás se le había enseñado, pero en el colegio les instaron a guardarlo para sorprendernos.
Y si, puede parecer una chorrada, pero si ahondamos, enseñarles a niños pequeños a tener secretos con sus padres, de cualquier índole, abre la veda para males mayores. Abusos sexuales en la infancia, maltrato infantil por parte de cuidadores, profesores, familia…
Un niño jamás debiera conocer la palabra secreto hasta que tenga la madurez para poder enfrentarse y defenderse a posibles abusos.
Si aprenden la normalidad de escondernos nimiedades, cómo les protegemos ante un adulto que pretenda hacerles daño?
Cómo enseñarles qué pueden escondernos y qué no?
Y cuándo crezcan? Acoso, bullying, burlas… Todas las feas caras de una misma moneda.
Mireia Long, de la que me considero una admiradora, la maravillosa co-creadora de “La Pedagogía Blanca”, al hilo de mi preocupación por el hecho, hizo un comentario que me caló muy hondo:
-Quiero un hijo chivato.-
Y yo, tras mucho pensar lo creo firmemente, YO TAMBIÉN QUIERO UN HIJO CHIVATO
Un hijo que me avise y avise a otros si ocurre algo que no le hace sentir bien, si le dañan, amenazan, burlan.
O dañan, amenazan o se burlan de otros.
Hasta hace un par de meses mi pequeño no conocía en su vocabulario la palabra chivato, y sin embargo ahora la utiliza asiduamente, pese que en varias ocasiones he intentado aleccionarle, explicándole que contar algo que afecta o puede dañar a otros no es chivarse, si viene a contar que su hermana esta subida peligrosamente a algún sitio por ejemplo, pero es realmente difícil, mi forma de educar dista mucho de las de otros padres y de las corrientes habituales.
Tal vez me fijo en pequeños detalles que para mi marcan la diferencia.
Y dado que convivimos con el mundo, a veces es muy complicado no dejar que el resto afecte o por contacto contagie a nuestro niño.
Cómo hacer entender a otros padres que a veces pequeños cambios, como no educar enseñándoles a señalar al que habla, puede suponer salvar su futuro?

Si, yo quiero un hijo chivato, que cuando alguien le amilane con su violencia física o verbal, no se arredre y se esconda sino que grite bien fuerte!!
Que no tema contarme sus debilidades, que no me tenga entre sus temores.
Que no se avergüence por que yo conozca qué le avergüenza…
Hoy he leído este artículo de Arturo Pérez-Reverte, AQUI ” Esas jóvenes hijas de puta” qué miedo!
El artículo habla sobre la niña de 14 años que se suicidó por no poder seguir aguantando la presión de sus compañeras.
Su acoso le costó la vida. Han sido condenadas.
Qué miedo!! Miedo a que mis hijos puedan convivir con esos monstruos.

Las semillas que todos conocemos, de algún modo, los hijos de quienes les exigen ser los primeros, no llorar, se mejores que el resto, estudiar hasta el hastío, correr hasta la extenuación, sobresalir por encima de todo y de todos.
Aquellos a quienes educan cual esperpento caníbal dispuestos a masticar a todo aquel que respire por debajo de ellos.
Los vástagos de aquellos que ríen las debilidades ajenas, que insultan las diferencias, que burlan las indefensiones.
que acicalan sus puños y les instan a usarlos contra el resto.
Monstruos, si, monstruos, que se alimentan y crecen con la ira, de los sueños incumplidos de sus padres, de sus delirios de grandeza, de ese quiero y no puedo, y del peor de los pecados, el de reflejar nuestras miserias en las riquezas futuras de nuestros hijos.

Yo quiero que mi hijo sea el mejor, como todos. Pero no a costa de aprender a pisar a otros. Que su ambición no se moje con las lágrimas del resto.
Yo no quiero que mi hijo sea el mejor, porque yo ya veo su grandeza, y no necesito que compita para verla. Que utilice la mofa de quien vaya por detrás, empequeñece y envilece.
Quiero y ansío su felicidad y muero solo de pensar en que algo le dañe.
Yo quiero un hijo chivato, que no sufra en silencio, que hable, que proclame, que grite!!
Quiero educarle en la confianza en mi, en el respeto, en la seguridad de saberse querido y defendido.
Quiero un chivato que sepa que merece el respeto de todos.
Para si algún día se cruza en su camino uno de esos hijos de puta, tenga herramientas para desgañitarse pidiendo ayuda.

 

Quiero un hijo chivato, porque la otra opción es mas desgarradora, tanto como la de perderle, que esté en el otro lado, quiero un hijo que se sepa valioso y querido para que vea valía y amor en los demás, para que no se convierta en engendro acosador el día de mañana.

No quiero que crezca creyendo que la vida es un combate de boxeo donde matar o morir. -    
No quiero que corra para ser siempre el primero. Quiero que corra para sentir el viento en la cara…
No quiero que aprenda a levantar los pies para hacer zancadillas… Quiero que los levante para saltar mas lejos…
No quiero que estudie para ser el mas listo. Quiero que estudie para que pueda decidir quien ser… -    
No quiero que pinte el cuadro mas hermoso. Quiero que pinte el cuadro que le haga soñar…
No quiero que toque el violín con maestría para ganar concursos. Quiero que toque el violín para que sienta la música en el alma…
Yo quiero un hijo chivato, vivo, feliz…
Yo quiero, quiero, quiero… Que nadie ose hacerle daño, que crezca sabiéndose maravilloso e importante sin necesidad de compararse con nadie.
Único y perfecto tal y como es.

 

Artículos Relacionados

26 comentarios

  1. tengo un hijo de 7 años. Y desde hace mucho, le insisto en que todo me lo puede contar, que incluso sí es algo que me pueda poner triste, o enfadar, es mejor que lo cuente a que no.
    Tengo miedo de todo lo que dices bullING, de que no le traten bien. Pero también tengo miedo de que sea él en un futuro el que pueda hacer daño a otros. Yo trato de educar para que no sea así… Pero no se si con eso es suficiente, que marca el lado de la moneda en el que estará??

  2. Yo sólo quiero que mis hijas sean la mejor versión de ellas mismas, que crezcan intentando mejorar, compitiendo consigo mismas para llegar tan lejos como quieran, sin amedrentar a nadie para ocupar su lugar en la fila ni dejarse amedrentar por quien intente pisarles para trepar por encima de ellas, quiero que elijan tender la mano a quien tiene menos habilidad y/o capacidad que ellas en lugar de burlarse o usarlo como ejemplo humillante, quiero que no busquen la siguiente meta en la posición de quien tiene más habilidad y/o capacidad pero si quiero que sientan la libertad de acercarse a esa persona y pedirle ayuda, sin miedos, sin vergüenzas, con el orgullo de quien lo hace para mejorar. Yo solo quiero que mis hijas sean felices siendo ellas mismas, que es mucho mejor que ser infelices (y normalmente estar muy frustradas) intentando ser lo que alguien ha decidido que deberían ser

  3. Yo la verdad. No estoy muy de acuerdo. Tu misma te contradices, dices por un lado quiero que mi hijo sea un chivato, pero que a la vez no se chive de cosas que pueden herir a un tercero. Yo te digo lo mismo pero al revés. Quiero que mimhija no sea una” portera” y sepa,guardar un secreto a un amigo. Pero que sí alguien le hace daño me lo diga. Es decir queremos que nuestros hijos distingan entre lo que está bien y esta mal. Algo mucho más complicado de hacer y de enseñar.

  4. mi hijo de tres año lleva tres meses torturado por su profesora en un cole de monjitas. apenas unas palabras han salido de su boca pese a ser extrovertido…pero guardaba el secreto…de los gritos y castigos injustificados, romper una pintura x ejemplo..
    ha sido sus gritos en la noche y sus lloros durmiendo los que me han dado la voz de alarma…las monijitas lo negaban claro…. tu hijo miente, decian
    ahoravese cole es pasado….no se los miedos que le quedan dentro, a esperar a ver…

  5. ¡NO…..yo no quiero un hijo chivato…..yo quiero un hijo amigo,que comparta sus experiencias conmigo…y yo contarle,aunque no me entienda mis problemas laborales,no asombrarme por nada que me cuente; ni hacerme eco en voz alta de su problema…razonar entre ambos y buscarle la solución justa…el encontrará en mi un amigo/a…y yo después resuelvo el problema si es tan serio que él no pueda resolver.
    No,no quiero un hijo chivato…

  6. Hola.
    Yo vivo en una ciudad donde una nena de 13 años se suicidó por acoso, así que imagínate lo que pienso. Mis hijos son mayores, pero siempre he intentado hacerles ver que contar las cosas que les molestaban, incomodaban o asustaban no era ser chivatos. Has escrito un post precioso, muy muy acertado. Un besín.

  7. precisamente ayer tuve una conversación sobre este tema con mi hijo.
    lo hablamos hablado antes , cuando era más pequeño pero ayer surgió el tema y profundizamos otra vez.
    yo le dije, no se si acertada mente o no, que nuca ningún adulto le debía decir que algo era un secreto para sus padres, que si alguna cosa no me la podía contar a mi o a su padre es que esa cosa quizas no era buena y que jamas debía dejar de contarme algo que le pueda molestar por miedo a “ser un chivato”, que el debe contarnos todo lo que le incomode con sus amigos, con sus adultos de referencia e incluso con el resto de familiares y que juntos veremos como solucionarlo, pero que para los padres nada debe ser secreto, que él ya sabe que si no quiere yo no se lo contaré a nadie, a no ser algo que haga daño a algien en situación de inferioridad y en ese caso debemos hacer lo posible por remediarlo y no callar

  8. Mi hijo no ve la tela, nada que no esté grabado y visionado previamente por mi. Me han llamado paranoica, me han dicho que soy controladora, que es una tontería, pero ¿alguien se ha fijado en los dibujos de hoy? ¿lo que les enseñan sutilmente a nuestros hijos y que nosotros toleramos e incluso invitamos a ver?

  9. A mí también me parecería ideal que mi bichilla confiase lo suficientemente en mí como para no guardarse los secretos. Esto del chivato está muy mal visto, pero para los padres es un gran alivio saber que tu hijo te va a contar cualquier cosa que considere peligrosa o rara.

  10. Ojalá no tuviera que haber hijos chivatos, señal de que todo funciona correctamente, de que no hay acosadores ni acosados, señal de que los niños conviven en paz y arreglandose bien. Ojalá que algún día la palabra chivato esté tan en desuso que no sabemos ni lo q significaba…. Ojalá! En nuestras manos está que los niños de hoy sean adultos responsables. Un beso Wapa!

  11. Bonitas palabras. yo deseo que el día de mañana, mi enana confíe en mi. Para ello, yo también le explicaré mis cosas de manera que lo entienda. Porque creo que así verá que yo no le guardo ningún secreto.
    Yo recuerdo que de pequeña mis padres me pedían que se lo contara todo. Pero ellos a mi nunca me contaban nada y no lo entendía. Ahí empezaron mis secretos con ellos y eso es lo que no quiero para ella.
    Quiero que crezca feliz, que sea como ella quiera, que corra para sentir el viento, que no ponga la zancadilla, que estudie porque quiere aprender,….

    Saludos

  12. Los secretos de acoso, bulling, etc. no tienen nada que ver con otro tipo de secretos como por ejemplo el del festival del colegio que citas al principio. El niño que es capaz de guardar ese tipo de secretos, para dar una sorpresa, por ejemplo, siendo capaz de controlar esa ansiedad, ocultarla y tener paciencia creo que le irá mejor en el futuro y que muestra más inteligencia, al igual que cierto tipo de mentiras también la muestran.

    También pienso que proteger a un niño no está reñido con enseñarle las herramientas necesarias para enfrentarse solo a sus problemas, que van acorde con su edad, sin tener que recurrir a una madre o padre como defensor.

    Pero como estamos hablando de acoso y cosas realmente dañinas, ahí estoy totalmente de acuerdo. Solo quería evitar el generalizar.

  13. Una buena educación, le dará las herramientas necesarias para reforzar su personalidad. Los padres tenemos el deber de ocuparnos bien de ello.

  14. Y los Reyes Magos que son entonces mentiras de familias a pequeños? Se hace mucho daño a los maestros dejando caer estos comentarios . Yo también quiero que os lo cuenten todo y os bonitas sorpresas y no secretos

  15. Entonces, yo, como maestra, si preparo algo para las familias y quiero q sea sorpresa, ¿está mal que le diga que es un secreto y que no se lo puede decir? Estamos llegando a un punto en que todo está mal visto, no entiendo nada!

    1. Hola Raquel
      si fomentas que niños de tres años aprender que esconder, con absoluto secreto algo, por nimio que te parezca a sus padres, sí. Actúas mal.
      Enséñales a dar sorpresas, no a guardar secretos, parece mera diferencia lingüística, pero no lo es, porque tu tienes la llave de su futuro
      Sabías que en España, el 23% de las mujeres y el 15% de los hombres han sufrido abusos sexuales en su infancia?
      Sabías que los abusadores son personas con apariencia normal, de estilo convencional, de inteligencia media y no psicóticos?
      Sabías que pueden ser tanto familiares o conocidos de la víctima (65-85%) como personas desconocidas (15-35%)?
      No entiendes nada? Entiende que tu eres quien con lo que enseñes puedes abrir o cerrar la puerta para que un niño hable si le tocan o si abusan de el, simplemente porque no conciba el secreto con sus padres.
      Es importantísimo.
      No se si tienes hijos, intuyo que no, porque entonces sabrías que las familias preferimos tener menos sorpresas e hijos protegidos.
      Así que por favor, plantéate si realmente es necesario que enseñes a los hijos de alguien a guardar un secreto.
      Plantéate si aprender a guardarlos no será utilizado por alguien para pedirle que guarde algo mas peligroso que una fiesta infantil.
      Y recuerda, no son neuras de madre…
      “Se conoce que en España 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños podría sufrir abusos durante su infancia.”
      Ministerio de Asuntos Sociales. Dr. Félix López, 1994

      1. Ufff, la primera vez que hago un comentario y con tu respuesta ya me has puesto en mi sitioy con pocas ganas de hacerlo otra vez. Intuyes mal, si que tengo hijos, bueno, una hija y no creo que las que compartís lo que estamos debatiendo seáis unas neuróticas, todo lo contrario. Desde que soy madre defiendo que cada uno educa a sus hijos lo mejor que puede y no soy quien para cuestionarlo. Solo digo que hoy en día todo esta mal visto, siempre estamos en el punto de mira, como maestros, padres, abuelos,… Si el problema es la palabra “secreto”, pues nada, se cambia por “sorpresa” y listos.

        1. Perdóname Raquel, es un tema que me preocupa mucho. Creo que como maestros teneis también que educar emocionalmente, sobre todo a esas edades en las que sois la imagen que ellos idolatran, yo digo que en mi casa manda María Jose, que es su maestra. Creo que para muchos padres no estais en el punto de mira, como madre, la labor de los maestros de mis hijos me parece importantísima, suelo confiar plenamente en sus decisiones, y creo que nadie mas marcara tanto una impronta en su mente infantil como ellas. Y viendo que cada vez hay mas abusos, cada vez mas bullying(Siempre lo escribo mal) creo que algo estamos haciendo mal, educadores y padres, con respecto a la confianza, y la confianza d en uestros niños en nosotros y en vosotros comienza desde pequeños.
          Desde aquí, mi mas profunda admiración por tu trabajo, teneis en vuestra mano la llave del futuro del mundo, y en la mayoría de las ocasiones la usais maravillosamente, solo es que la maldad de otros encuentra resquicios en vuestra labor, por maravillosa que sea, de ahí que sea importante vigilar todo. Un abrazo

      2. No pretendía que me pidieras disculpas. Creo que das en el clavo cuando hablas de que hay que trabajar las emocione. Reconocerlas y saber expresarlas es lo más importante y en ese aspecto, desde las escuelas podemos ayudar muchísimo. Ojalá todas las familias pusieran la confianza que tu pones en los maestros de sus hijos y ojalá todos los maestros diéramos lo mejor de nosotros en las aulas. Un saludo y felicidades por tu blog!

        1. 🙂 Nunca entenderé si no confiamos en el maestro de nuestros hijos, porque le seguimos dejando en sus manos? Si no hay confianza, tiene que ser horrible. Nosotros hemos tenido suerte, ojala nos dure toda la etapa educativa, y se repita en los dos de detrás 😀
          Gracias guapa por acompañarme.

  16. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices.
    Está muy bien saber lo que no queremos para nuestros hijos y más importante aún es saber lo que sí queremos para ellos y enseñárselo con nuestro ejemplo es, sin duda, lo más efectivo. Por lo que más que explicar (que también), se trata de hacer. Si queremos que nos cuenten lo que les sucede, tendremos que hacer lo mismo nosotros, y así, con todo.
    Gracias por el post, ayuda saber que somos muchos los que hacemos cada día porque nuestros hijos sean únicos y perfectos tal y como son, sin competitividad ni comparaciones.

  17. Pingback: - Mama Gardenia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *