Yo soy superwoman…

Yo soy superwoman…
Y además no tengo abuela, diréis, pero si la pobre siguiese viva me lo diría, eres Superwoman nena! Además de guapa y lista, claro!
Hoy yo soy Superwoman, y tú, y tú, y tú también.

Hoy he salido de casa dejando vestido a mi retoño, medicado a mi bebe, arropado a mi niña…
En el trabajo he hecho inventarios, pedidos, hablado con proveedores, organizado…
Para volver corriendo a saltar de planta en planta del ambulatorio del barrio con mis dos hijos enfermos, durante tres horas, para a la carrera volver a casa, limpiar un par de vómitos, cambiar pañales e ir a recoger al grande, sin comer, porque no me ha dado tiempo.
Volver, dar de merendar a los que aceptan sólidos, sueros a los que no, e intercambiar un hola y adiós con mi marido por el pasillo mientras me volvía a trabajar el segundo turno de mi jornada laboral.
Y aquí estoy, después de llegar a las 21,30, cenar, baños, uñas, pijamas, mimos, y alguna teta, que hasta me he dado el gusto de ver el capítulo de “The walkind dead”, que aún me queda un lado friky que debo cuidar un día a la semana.
Acabo de terminar de organizar el trabajo de mañana y revisar facturas de nuestro pequeño negocio, porque además de un trabajo por cuenta ajena tenemos otro propio, y necesito gritarle al mundo, que sí, hoy yo soy una Superwoman, y aunque no pueda con todo, lo intento!!!

Aunque mi plancha no me conozca, y las pelusas campen debajo de las sillas, soy una Supermujer!!
Aunque siempre tenga pendientes seis lavadoras, y haya días es que las toallas haya que buscarlas en la secadora y no conozcan su estantería
Y me lo digo yo porque nadie me lo va a decir. Soy una Superwoman!!
Aunque necesite hace meses un repaso a mis cejas, y haga mil que no voy de compras sin mirar tallas infantiles, y ya no recuerde lo que es una cena romántica sin niños.
Soy una Superwoman!!
Aunque en el fondo de la nevera haya un yogurt disecado y un tesoro entre los guisantes y los cubitos de hielo del congelador…
Soy una Superwoman!!

Y tu también eres una Superwoman!
Y te lo digo a ti, si a ti que me estas leyendo, porque seguro que tu día también ha sido para no olvidar, y has hecho tantas cosas que has perdido la cuenta, pero aquí sigues…
Al pie del cañón, como la tía increíble que eres!

Y te lo digo a ti Isa, que llevas todo el día bregando con tus princesas, consolando llantos, cambiando pañales, arreglando la casa, y viviendo la mitad del día en coche con idas y venidas al cole… Hoy eres mi Superwoman.
Y te lo digo a vosotras Tere y Aina, con vuestro ajetreo y vuestra falta de tiempo y vuestros niños, y vuestras tiendas, y vuestras casas, porque vosotras podéis, lo estáis haciendo y cada día mejor!
Y te lo digo a ti Lydia que te levantas a las cinco y media de la mañana, comenzando antes que el sol para terminar el día a carrera limpia y disfrutar un rato de tus nenas,
Y te lo digo a ti M José que entre risas siempre estas pendiente de tus hombrecitos, y no te da la vida para seguirlos y trabajar y estudiar… Pero lo haces!
Y te lo digo a ti Bea, con tu recua y tu negocio, y tus mil proyectos, y tu casa. Increíble todos los días.
Y te lo digo a ti, si tu, mujer, madre, trabajadora, dentro y fuera de casa, o sólo dentro, o sólo fuera, o esa que trabaja desde casa entre pañales y juguetes, o la que estudia o lo intenta con la música de fondo de “Dora la exploradora”, porque eso termina siendo nuestra vida un camino cuya meta parece que nunca alcanzamos.
Trabajo, colegio, tarde de limpieza…
Trabajo, supermercado, tarde de deberes…(El soniquete de Dora lo ponéis vosotras)

Y sí, somos Superwomans, aunque nos emperremos en quejarnos y decir lo malas madres que somos, y que no llegamos a todo lo que quisiéramos, porque no llegamos, pero y qué?
Por qué ponernos metas tan altas e inalcanzables?
Llegamos a diario al trabajo, y a medio alimentar decentemente a nuestra familia, y a escuchar los sinsabores del cole, y acompañar a extraescolares y cumpleaños, y a parques, y a hacer deberes, y a coladas y cenas, y es increíble!!!
Y si os juzgna o no os hacen sentir las grandes mujeres que sois…
Mandadles a la mierda! Con todas las letras!
Y alguien debiera decirnos mas a menudo que somos Superwomans, qué coño! Somos la leche!
Y sí, ellos también, pero hoy es el día de las chicas!

Y sí podemos, pese a que la conciliación sea un asco, hacemos encaje de bolillos para llegar a todo, entre carreras y quejas, pero aquí estamos, sabiendo que mañana comenzaremos de nuevo la competición diaria, y aún nos quedará tiempo para un mensajito por el móvil para esa amiga, y un café si puede ser con unas risas mientras no perdemos de vista a los enanos, y tararearemos sin querer la canción de Mickey mientras colocamos los platos, y nos sacudiremos las migas de galletas de la ropa antes de entrar en el trabajo…
Y trabajaremos, y recogeremos la casa, y colocaremos la ropa, y nos quedaran fuerzas para dar besos y caricias, y para ese cuento nocturno, o para acompañar y les miraremos y pensaremos que por ellos merece la pena todo el esfuerzo…
Porque somos simplemente súper!
Qué no haya que recordárnoslo!!!
Va por vosotras!

Artículos Relacionados

6 comentarios

  1. Hoy de postre de la cena les he tenido que dar una galleta con nocilla.No he ido al súper y no hay fruta.(hice la compra online el sábado y me equivoqué al dar ok al día de recepción…el 17 es martes) y solo 3 yogures que son el postre del cole de mañana. ¿Se puede ser más cutre? Sí, se puede, la lavadora esta lavando con una pastilla del lavavajillas porque también estaba eso en la lista del super…..

  2. Gracias Noe!! Llevo unos días que voy a morir: obras en casa, bronquitis, pruebas de alergia, preparativos comunión, cole, casa… y tus palabras me han llegado. Soy una superwoman!!! Mi abuela también me lo diría. Un fuerte abrazo

  3. Hola Noe. Nunca te había escrito hasta ahora, pero te sigo asiduamente. No veas lo bien que me ha sentado leer tu post.. estoy pasando una mala racha, cansancio físico pero sobretodo mental, problemas familiares, trabajo, niños…. que te voy a contar que no sepas… y quería agradecerte hasta el infinito lo que has escrito. Me has dado un subidón!! fuerza para continuar cuando llegue esta noche a casa. Me gustaría poder darte un fuerte achuchón para agradecertelo, porque me lo pide el cuerpo, pero ya que no es posible, te mando un abrazo a través de la pantalla del ordenador.
    Sigue escribiendo estos post, con esa sensibilidad que destilan… porque eres la leche, nena!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *