Y yo más…

Y yo más…

Leyendo a una madre en Facebook me he puesto a pensar.
Y no es la primera vez que lo veo y pienso lo mismo.
La maternidad, a veces, nos retrae de nuevo a la adolescencia, un momento lleno de complejos, sinsabores y miedos, que lanzamos al mundo disfrazados de sapiencia…
Vamos que para que la madre de turno de enfrente no piense que somos unas mantas o a vaya a saber usted que, soltamos un: ” Y yo más!” Y nos quedamos tan panchas oiga!
No. Todas no…
Venga, reconozcámoslo! Alguna vez lo hemos hecho!

A ver, ejemplos:
Yo despañalé a mi mayor con sudor y lágrimas, lo juro, llegué a esto de quitar el pañal harta de escuchar aquello de:
Cuando un niño lo pide, todo fluye y es natural, y fácil, y…
Y una mierda!
Que mi hijo lo pidió, y aun así nos costó un mundo, y parte del otro! (Sustitúyase mundo por huevo y se entiende mejor)
Pero lo se. Somos un caso extraño, porque si tu preguntas por ahí verás que el 99 por ciento de los niños se despañalaron solos en una tarde.
De verdad que he hecho encuestas:
Están las que su niño solito se quitó el pañal y fue a cagar al wáter sin mas, allá por los 13 meses, justo la semana en que aprendió a cortar el filete solito…
Está también el porcentaje de “No sabe no contesta”
(Léase: paso de contarte mis miserias porque seguro que el tuyo nació cagando en orinal)
Y las sinceras, ese mísero porcentaje que terminamos siendo las que nos planteamos seriamente si tenemos un problema.
Será mi hijo normal?
Si hija, sí.
El tuyo y la gran mayoría, porque quitando algún caso realmente excepcional, muchos niños se pasan una buena racha cagando donde les place, y liberales y naturistas que son ellos, se la trae al pairo si tu te “jartas” de restregar ropa interior

Hablo en serio, qué mala costumbre intentar medir nuestras maternidades con los logros de nuestros hijos coño!
Yo no conozco ningún adulto que se cague encima en la oficina, ni en el bus, ni en el restaurante, así que qué necesidad tenemos de comparar los tiempos y medidas de nuestros niños?

Me pone de muy mala leche, de verdad, sobretodo porque ves a muchas madres desquiciándose por autenticas chorradas, que no les preocuparían lo mas mínimo sino fuese por las otras mamás.
Al pañal le añado el pañal nocturno, que también tiene lo suyo, que digo yo, quitando a las que están en el grupo de Facebook de como quitar el pañal nocturno(Sí, existe)
Si preguntas por ahí la mayoría de los niños no mean de noche.
Pero ni uno.
Es llegar a los dos años y se les cierra el grifo con la nocturnidad.
Es un misterio por qué los supermercados tienes pañales para niños grandes.
Ya se! Los tienen para que esta madre no se traumatice…

Y no hablo sólo de pañales.
A veces escuchas conversaciones en las que solo falta el “y yo más” que os decía antes!!!
-Mi niño ya come papillas
-Si?
-Desde los 6 meses
-Qué bien! El mío no, el es mas glotón le encanta el pamboli de jamón…
Os juro que fuí testigo de esa conversación, mi hijo tenía unos dos meses, y el del pamboli tendría 8 meses…
(Nota del autor:
Pamboli,-Pa amb oli- dícese de la yesca de pan muy rico con aceite, sal y tomate, se puede acompañar de diversos embutidos 😉 Y se hace en Mallorca! Por supuesto!)

-Mi hijo ya ha sacado su primer diente con 7 meses
-Uys! El mío ya visita al dentista. Estamos pensando en ponerle unos brackets…

Bromas a parte, de verdad es un problema, y gordo.
Porque comparamos y medimos(Que ya de por si no está bien) con absurdos, que sólo sirven para preocupar a otras madres.
Mi Princeso mayor estrenó diente la semana de su primer aniversario, y pese a que no conozco a nadie sin dientes de nacimiento, me podía la presión…
Porque nuestro caso era único, ningún niño los había sacado tan tarde.
No, no. Debe ser algún problema de calcio, o retraso por ser prematuro…
Porque claro todos los niños de nuestro entorno, con un año ya se los limpiaban…
Solitos y haciendo el pino, no te jode fastidia…

Y verdad es, hay niños que se despañalan en una tarde; y se comen un bol de lentejas con 6 meses; o sacan los dientes con un mes, pero seamos serios, son raras avis…

Yo siempre pongo un ejemplo, mi niño grande gateó al año, y anduvo con 15 meses, Princesa con 6 meses ya gateaba…
Con un año corría.
A base de verlos, ahora me preocupa muy poco la edad a la que quiera andar Princesito.

Mis hijos son niños normales y corrientes…
Lo único raro que tienen mis hijos es su madre, y eso no tiene arreglo!

Pero ciertos comentarios, ciertas comparaciones, reconozco que me afectan como persona por una razón de peso, porque esas comparaciones suelen dar como resultado la calidad y el baremo con el que nos medimos a nosotras mismas como madres.
Y eso, lo sabemos todas, es el arma universal apta para dañarnos, la que atañe a nuestra calidad maternal.

Recuerdo los primeros meses de mi hijo y una conversación con una mamá amiga.
Estaba absolutamente preocupada porque su hijo no dormía, no dormía lo que los hijos de otros claro!
Con dos meses, debía hacer noches de doce horas y siestas de 4, dos al día.
Porque los bebes “normales” duermen esas horas.
Y si pasan mas tiempo despiertos, tienen un algo, o dos!
Porque la hija de la prima de mi vecina…

Y vuelta la burra al río.
Y vuelta a preguntar en el grupo “El médico de mi hijo” .
– Es normal que se despierte todos los días a las cinco?
-Si hija sí, y a las cinco y cuarto.
Y a y media, y a menos cuarto, y cuando te mires en el espejo y las ojeras te lleguen al ombligo, también es normal.

Y al menos ahora podemos desfogarnos en redes y grupos varios, imagino hace veinte años la maternidad, un sin vivir de preocupaciones.
Teniendo que escuchar las mismas chorradas, pero sin tener forma de buscar información o desahogo.
Qué fue antes? La gallina o el huevo? A ver si estas cosas han llegado con las redes…
Me lo apunto para la próxima encuesta.

Y por mas que se llenen libros y revistas especializadas en contar que la lactancia es a demanda, habrá quien te explique que no, que diez minutos de cada teta cada 4 horas.
Y no me imagino yo, mira: Te comes diez minutos de filete para comer con cinco minutos de naranja. Ah! Y dos minutos de pan
Y para cenar una ensalada de siete minutos…
Absurdo? Pues aun más cuando se suma un:
– No es normal que este niño este todo el día a la teta…
No mira, la anormal eres tu, y el mío mama cada media hora cuando quiere y porque quiere.

Y si toma biberón? El suyo se tomaba 360 cada toma, y tu, con tus míseros 90, escurridillos, eh, que no se los termina…
Eso no es normal, seguro que tendrá problemas de crecimiento…

Pero qué narices es un niño normal?
Pues tengo la respuesta.
Un niño normal es aquel que duerme, come y caga cuando quiere, y le importa un comino el horario de sus padres, lo que opine la vecina y chismosas y familiares varias…

Y me veo pasando así los próximos años, porque los niños de alguien leerán de corrido con 3 años, y escribirán redacciones con 4, y hablarán ruso con 5, y mientras el tuyo irá en bici con ruedines, el suyo montará en moto, y…
Pues eso, que soy una experta en fabricar niños raros…
Venga, sonríe y dilo…
Y yo más!

Lo que tiene tener una hermana de blog 😉 Maider mi amiga del Patio, escribió hace unos meses esta entrada.
Y esta mañana me he dado cuenta de que decimos lo mismo. Se ve que soy una copiota!
Os la dejo AQUÍ porque no tiene desperdicio!

Artículos Relacionados

14 comentarios

  1. Jajaja, ya sé de qué comentario hablas de fb…
    Tuve la suerte de tener mellizas. Cada una hizo lo que tuvo que hacer cuando le pareció. Una se despañaló a la primera y la otra se volvió a empañalar hasta cinco meses después que fue cuando le pareció bien. Pasé un mes recogiendo pis y caca de cada rincón de mi casa. Así que el “y yo más” me lo pasé por alto. No dibujaron a mano alzada la torre Eiffel con dos años ni leyeron con tres el Quijote. Qué se le va a hacer 🙂

  2. Me ha encantado Noe, como todo lo que escribes. Sí, es bastante desolador ver como la gente compite con temas de hijos. Recuerdo un día estar dando teta en el parque a peque A, cuando tenía 5 meses. Una madre que no conocía de nada se paró a mi lado con su bebé y me dijo “Uy, la mía con cuatro meses el pediatra me dijo que era tan tan madura que ya tenía que darle de comer y desde entonces no hace más que devorar papillas. ¡Es que fíjate si es madura para su edad!” (la suya tenía entonces seis meses). En fin… Me quedé sin palabras para contestar debido a lo alucinante de la situación.

  3. jejejejejjee Genial entrada! Lo mejor de todo, la definición de lo que es un niño normal:

    “Pues tengo la respuesta, un niño normal es aquel que duerme, come y caga cuando quiere, y le importa un comino el horario de sus padres, lo que opine la vecina y chismosas y familiares varias…”

    Ole tú!
    Si no te importa, me lo apunto para citarte en alguna de mis entradas…
    Me encanta leerte, siempre.

  4. Yo tengo una teoría. Todos los que conozco que le han quitado el pañal a sus hijos cd estaban crecidito(de los dos años en adelante) no han tenido problemas, es más, los niños estaban preparados de sobra. Mi hermana se lo ha quitado a su hijo a los 2’5 años y desde la primera noche el niño pide pipi así sean las 4 de la mañana. Que tiene escapes de día, pues claro! Pero pocos. Sin embargo los que conozco que han querido quitar el pañal pq te lo exigen en la guardería, pq todos los que conoces ya se lo han quitado, por presiones externas, etc. tienen problemas y muchos. Y qué decir de las madres que incluso les pegan a sus hijos y los castigan cuando se hacen pipi!!!!??claro!!si le quitas a tu hijo el pañal con un año es lo que te pasa!por lista y por querer decir en el parque que tu hijo ya no usa pañal!!! En fin! Ahí dejo mi teoría, ggg. Mi hija tiene 2 años y 3 meses, así que a todas las madres que comparan y comparan, os digo, no!!todavía no se lo he quitado pq no lo veo necesario! Y no!! No se lo he quitado pq prefiero que haga calorcito y que mi hija no pase frío cd se haga pipi encima! Como dice Noa, no conozco a ningún adulto que no sepa hacer pis en el water, así que algunas se tendrían que relajar un poco con ese tema. Saludos

  5. Cuantísima razón tienes y qué cansina es la gente. Yo tengo dos hijas, la mayor acaba de hacer tres años y la pequeña tiene siete meses y medio y no paran de compararmelas todo el rato: en la guarde, sus abuelas, las vecinas… Pero dejádmelas tranquilas!!! Cada una sigue su ritmo y mientras estén sanas y felices a mi me importa un pepino si la Mayor a la edad de la peque ya tenía cuatro dientes!!! Escribí hace unos meses un post sobre los mitos y fantasías más recurrentes en esto de los bebés, que incluye un punto dedicado precisamente a este tema. Te lo dejo, por si te apetece ojearlo: https://mamaenelsigloxxi.wordpress.com/2015/02/02/mitos-fantasias-y-realidades-sobre-los-recien-nacidos-y-bebes-en-general/

  6. Me encanta tu estilo tan natural, ojala haya mas gente con esa sinceridad. Yo tambien tengo hijos normales que calzan perfecto en tu definicion 🙂 Con mi primer hijo siempre me encontre con las comparaciones del “y yo mas” y me molestaban, pero ahora ya no lo escucho, solo siento que hay gente que necesita mostrar ser mejor que otros para estar feliz, los dejos ser.
    Somo unicos e imperfectos, todos avanzan a diferente ritmo, no somos una maquinas y no vale la pena luchar contra eso, disfruten de sus hijos y las sorpresas que nos pueden dar creciendo con ellos. Si lei libros de crianza, ya lo olvide todo, porque no lo necesito, mejor es centrar tu atencion en cada hijo y tratar de conocerlo y actuar de acuerdo a ello, los maniaticos de la “perfeccion” no saben lo que se pierden y es una verdadera lastima no poder cambiarles la forma de pensar, igual que con los libros, escucho y olvido y todos felices.

  7. Yo tengo un hijo muy movido y muchas veces me he sentido observada en el parque como si fuera la madre de un terrorista. Qué pasa que el resto saben compartir desde los cero meses, tirarse del tobogán sin ensuciares y ceden con gusto el turno en el columpio? Claaaaro, claaaaro…..

  8. Me ha encantado leerte …es la pura realidad.Tengo tres como tú y millones de anécdotas de padres q piensan q los suyos deben de ser los mejores con ese afan de infravalorar a los demás. Yo sencillamente me separo de esas personas. ..tengo un radar y en la primera conversacion detecto el nivel de sinceridad. Sencillamente paso de q mi tardecita en los columpios se convierta en una competición de chaladuras vamos! Seleccionó por tanto con quién volveré a charlar y me va muuuuchooooo mejor.

  9. Gracias por el post; a veces me siento una loca despistada que no consultó nunca un percentil ni, por supuesto, le quitó el sueño a qué edad empezó a andar su bebé (16 meses!!). Cada niño, cada niña, son únicos e irrepetibles, como lo somos todas las personas. Hay personas más sensibles, más rebeldes, más altas, más bajas… ¿¿¿a qué viene esa competitividad???
    Es esa competitividad la que luego enferma a la sociedad. Un saludo y enhorabuena por el blog.

  10. Yo a veces cuando la gente compara y pregunta y te dice…ay! pues el mío los dientes con seis meses!…anda que la mía que dijo su primera palabra con cuatro!…Mis hijos son súper autónomos, con 12 meses se quitaron el pañal solitos y ni un escape..siempre pienso lo mismo: acaso en el DNI luego de adultos se refleja a quién le salieron los dientes antes? o en una entrevista de trabajo triunfan más los que empezaron a hablar cuando ni siquiera sabían mantener su cuerpo derecho?…pues no! Así que escucho la charla y en cuanto acaban, mi mente borra los datos y a otra cosa 🙂

    1. Ohhh!!! Hola! Esta tarde te descubrí y me encanto.
      Me he reído imaginando el curriculum con un histórico de las fechas de los primeros pasitos, el primer balbuceo…
      Un abrazo y gracias por pasarte por mi rinconcito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *