Carta a un niño en un cubo de basura

No tienes nombre…
Ella no te lo puso, sólo eres un niño sacado de un cubo de basura
No tienes nombre, pero lo mereces.

Naciste en el lugar equivocado, se equivocó el mundo, tu no te equivocaste, no pudiste elegir.
Has llegado a un lugar raro, te destronaron de tu reino líquido y cálido, rodeado de furia, frío y deyección.
No tuviste suerte, nadie te amó y esperó con ansío, nadie contó los días que faltaban para conocerte, nadie celebró tu llegada, cual deshecho te tiraron sin mas.
Las cosas no debieron ser así.

Debiste crecer en un vientre que fuese mil veces al día acariciado, debiste nacer en un mundo donde el hallazgo de tu espera llenara un hogar de risas y fiestas.
Una mujer tendría que haber celebrado la dulce noticia con lágrimas de emoción, no fue así. Y lo lamento.

No debieras haber salido nunca en las noticias, pero lo has hecho.
Nunca debiste ser portada de periódico, tendrías que haber llegado sin mas, a unos brazos derrochadores de abrazos.
Hoy has despertado al mundo, porque desgraciadamente eres el rostro de demasiadas niñas y niños sin futuro…
Un niño al que casi le roban su infancia, casi te roban la vida…

Tirarte a un cubo de basura con la idea de condenarte a muerte me avergüenza.
Me averguenza compartir espacio, tierra, universo con desalmados que condenan a un bebe como tu a una muerte segura, vil, cruel… genocida, porque coarta el futuro.
Porque alguien ha creido que el hecho de nacer niño te hace carente del derecho a vivir.
Te han creído diminuto y sin derechos y han intentado silenciar tu existencia.
Han intentado robarte la vida.

Y sin embargo hoy tienes futuro, porque el mundo a veces reacciona, y mañana tendrás nombre, y unos brazos cálidos te estrecharan con fuerza.
Tu tienes futuro, porque peleaste por el a gritos, a gritos te hiciste escuchar, con tu llanto heriste y despertaste conciencias, acabas de nacer y ya estas cambiando el orbe.
No olvides nunca que tu fuerza esta en tu voz, que nadie te la robe, hazte oír, no calles.
Porque tu llanto incontenible que cruza paredes y amianto y el metal de un cubo de basura soterrado, ha abierto camino para escuchar a otras voces, un clamor silencioso de un mundo donde existen monstruos como quienes te han intentado negar la vida.
Tu llanto les ha puesto rostro, y nombre, y lugar.
Tu llanto nos da una oportunidad para enmendar errores cometidos por esta enferma sociedad
Tu llanto ha ablandado la piedra dura y estéril que rodea algunos corazones.
Tu llanto ha roto el mío.

Hoy tienes en tu mano el porvenir del planeta, porque de tu semilla mañana nacerán niños con voz, y crecerán en un mundo al que has comenzado a dar forma con tu llanto.
Modela el futuro para que ninguno de tus hijos conozca un cubo de basura al nacer.
Forja una humanidad donde ninguna madre sienta la necesidad de matar su simiente nacida, de esconderla, de tirarla, de negarla, de matarla.
Un mundo donde se le juzgue y condene por su crimen. Un mundo donde nadie piense siquiera en cometer tal atrocidad
.
Hoy gracias a ti he abrazado mas veces de lo normal a mis hijos, por ti.
Hoy te abrazo en la distancia, y sin creer en Dios rezo por ti.
Que mi calor y mi rezo llegue a esos niños sin voz, a esas madres sin vida.

Ojala no te vuelva a ver, ni a saber de ti, porque significará que eres un niño feliz y desconocido en un lugar donde se te ama, respeta y educa. Hasta siempre pequeño.

Artículos Relacionados

2 comentarios

  1. Previoso escrito. Menos mal que aun somos empáticos y las cosas nos sacuden. Está claro que fallaron muchas cosas en todo este proceso de traer un niño al mundo como para que la salida fuera el cubo de basura. Espero que reaccionemos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *