En veinte años…

 

En veinte años lo verás todo de otro modo.
Mira a tu hijo. Hoy es recién nacido, tiene 1 año, 2, 4, 8, 12…
El tiempo pasa volando al lado de los hijos…

Disfruta de verle aprender, y jugar y gritar, y reír, y soñar, y bailar y también de esos ratos en los que te haga perder los nervios…
No durarán siempre, y los echarás de menos, seguro!
Aprende con ellos y juega y grita y ríe y sueña y baila y pierde los nervios!
Esos llantos que te ponen nervioso, hasta esos echarás de menos, cuando duerma del tirón y tu despiertes para comprobar que aún respira, como hacías cuando nació, recuerdas? Lo harás aunque ya tenga 5, 6 ó 7 años…
Y dentro de diez, veinte o treinta años mirarás atrás y con nostalgia recordarás aquellas tardes acompañándoles, y esos días de carreras para llegar a estar cinco minutos a su lado, sin hacer nada.
Y esas noches leyendo cuentos en la cama, esas en las que ahora miras el reloj y te entran prisas, dentro de veinte años pensarás que qué tiempo tan perdido, con el reloj, lo que habrías dado por no mirarlo, y leer un último cuento.
Uno más, y unas cosquillas…

 

No sufras por cosas que no tienen importancia, comerán, te lo juro. -    

No sufras por cosas que no tienen importancia, comerán, te lo juro, aunque no lo creas, de casi todo, como tu. Aunque te queden unos años…
Y crecerán, y aprenderán a sujetar la cabeza, y a gatear, y a andar , y a montar en bici… Y el día que te descuides te habrá quitado las llaves del coche.
Y aprenderán a ir al baño solitos, y dejarán los pañales y hasta dejarán de hacerse pis en la cama de noche, tarde o temprano.
Y aprenderán a leer, y a sumar, y a comportarse en la mesa, y se dormirán como tu, cuando tengas sueño.
Todo llega.
Para qué perder estos años preciosos en sufrir por cosas que de verdad, llegarán.
Pero no lo harán cuando tu creas que es su tiempo, sino a su debido tiempo.

Para qué perder estos años preciosos en sufrir por cosas que de verdad, llegarán -    

No pierdas su primera infancia en encorsetarlos, ya lo hará la vida, lo hará el tiempo, la sociedad…
Habrá tiempo de que aprendan todo lo que crees que deben saber, y de lo que crees imprescindible, si te paras a pensarlo seguro que la mitad tampoco tiene mayor importancia…
Ya tendrán tiempo de aprender álgebra, e idiomas, y de ser ases del deporte…
Dales tiempo, deja que descubran siendo felices cual es su camino.
Dentro de veinte años, puedo jurarte que tomen el camino que tomen, tu estarás a su lado para empujarles y te sentirás orgullosa. De haber llegado tan lejos.
No permitas que las prisas os quiten esa felicidad.
Tienen el resto de la vida por delante. Y estos años, pasan demasiado rápido.

Te voy a pedir que hagas a diario un ejercicio doloroso.
Todos los días piensa por un momento que ocurriría si no estuviesen?
Lo se, te parecerá tonto. Pero piensa y si no estuviesen mañana? Míralos! Aprecia la riqueza que posees.
Valórala! Disfruta cada momento, por si acaso ese “Y si…” llega un día.
Y sonríe. No dejes de sonreír, hasta cuando llores, sonríe!
Porque significa que estás vivo, y si lloras por algo que perdiste, sonríe, porque lograste disfrutarlo antes.
Juega con ellos, ríe con ellos, alborota con ellos, canta con ellos, lee con ellos, baila con ellos, mira los dibujos con ellos…
Mañana no querrán jugar contigo, ni cantar contigo, ni que les leas, ni querrán contarte sus cosas. Ni veréis las mismas películas. Ni bailaran contigo. Disfruta ahora de ese tiempo, antes de que pase.

Ámales todos los días, y díselo, una, diez, cien veces al día.
Les estarás enseñando a amar y estarás haciéndoles crecer emocionalmente, seres seguros de si mismos, porque ocurra lo que ocurra se sabrán amados. No les hagas daño, no permitas que eso sea lo que recuerden de ti, no les enseñes a ser dañinos.
No los compares con otros, son únicos. Enséñales que hagan lo que hagan siempre habrá alguien que lo haga mejor, y alguien que lo haga peor, pero que al final, lo único que cuenta, es el esfuerzo.
Que lo importante no es que ganamos la carrera, sino que corrimos…

Que lo importante no es que ganamos la carrera, sino que corrimos… -    

No les exijas desde pequeños que sepan quienes son, no les enseñes desde pequeños el camino que te habría gustado recorrer, ellos decidirán su camino en la vida, y sus elecciones, dales tiempo…
Seguro, que tu aún te reinventas a diario, porqué no se lo permites a ellos?
Déjales que cambien de idea cien veces

Diles todos los días lo fantásticos y listos y buenos y guapos y maravillosos que son…
Para que no lo olviden nunca, para que tengan herramientas, a lo largo de su vida ya habrá días en los que se sentirán fracasados y podrán usar su estima para superarlo…
No es necesario que empiecen en casa a sentirse derrotados tan pronto.
Enséñales el valor de la familia, dales la base que les acompañara siempre, la de pertenencia y raíz a algo grande, enséñales a valorarla y respetarla.
Enséñales a amar a los amigos, aunque sean trenes de paso, porque durante el tiempo que estén en su camino, les enriquecerán y formarán parte de su vida. Dejarán una parte que les acompañará siempre.

Enséñales a que no les importe la opinión ajena, que no vivan atados a las expectativas de los demás.
A que su felicidad esté por encima de todo.
Ayuda a que crezcan siendo buenos y respetuosos, orgullosos de sus actos, para que nada ni nadie, encuentre grietas desde las que manipularles
Enséñales a quererse tal y como son, no les enseñes cánones de belleza inalcanzables, muéstrales que su belleza es perfecta, para que desde pequeños aprendan a quererse, y así a dejarse querer.
Enséñales paso a paso las verdades sobre el amor y la sexualidad, edúcales para que sean participes y protagonistas de sus relaciones, para que nadie les cohíba o asuste, para que no fuercen ni se dejen forzar, para que crean que el amor no es un cuento de hadas, que tienen el poder de decidir, de elegir la opción que les haga sentir plenos, dichosos.
Que no se conformen, que en el amor, lo quieran todo!

Enséñales que el mundo es grande, que vean mas allá de su hogar, de su ciudad, de su país, que la política, la economía y las fronteras son cosas cambiantes. Que las modas van y vienen. Que tarde o temprano todo vuelve.

Que las modas van y vienen. Que tarde o temprano todo vuelve. -    

Y disfruta de enseñarles todas esas cosas,
Disfruta porque mientras les enseñas vas a aprender a verlo todo con sus ojos, desde su altura, y eso va a cambiar tu mundo.
Dentro de 20 años, lo verás con sus ojos. Y lo echarás de menos.

Artículos Relacionados

8 comentarios

  1. es verdad! si ya echo de menos cuando era un bebe y sigue siendo muy pequeño. Hecho de menos su olor de recién nacido en mis brazos intentando fijar la mirada y esforzándose por buscar mi cara y mi voz… que bonito post, me ha hecho retroceder un poco. Es importante que vivamos cada segundo con ellos!!!

  2. Precioso y tan cierto…. Muchas veces lo acabo pensando, después de un día larguísimo, de temporadas estresantes en el trabajo y después de días duros de estudio…..
    Lo que me estoy perdiendo de mi hijo cada vez que le digo que estoy agotada!!! Dentro de 20 años, quizá también lo esté, pero ya no podré contarle cuento, ni montar puzzles, porque ya será mayor y tendrá cosas más importantes para hacer!!!!

  3. Es super verdadero !!!me encanto…. POrque la vide no nos deja simplemente disfrutarlos o porque a veces es tan dificial para mi ?? Gracias por estas reflexiones que nos hacen pensar a tiempo !!

  4. Felicitaciones por el post. Yo ya soy abuela de 9 nietos y además tengo una bisnieta.
    Tengo cuatro hijos que son los responsables de mi descendencia, tan hermosa y sentida, pero lo que se vive cuando llegan los hijos no se olvida jamás y aun que se cree que les enseña a todos lo mismo cada uno es una individualidad que va marcando nuestra vida y nuestros recuerdos y actúan de forma diferente. Las experiencias son irrepetibles y todas valen la pena de ser vividas. Felicitaciones a estas mamis jovencitas. Les deseo a todas lo mejor para el día de la mujer que hayan vivido. Séan fuertes, liberadas, alegras y saquen lo mejor que tengan adentro. Suele no gustarme desearles suerte, porque vinculo a la suerte con el azar. Prefiero desearles que sean mujeres exitosas y felices. Eso depende solo de ustedes.
    Hasta pronto

  5. Gracias!! Hace que mi mirada. Hacia ellos sea muy generosa, no como un ataque sufrido,sino como un regalo de su personalidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *