Lo contrario del amor es el miedo.

#NiUnaMenosAmor miedo.

Lo contrario del amor es el miedo.

Cuando se apaga la llama, o tal vez nunca la hubo, cuando tienes que volver a por tus cosas y vas cagada, cagada de miedo.
Tanto que pides a una amiga que te acompañe.
Cuando se acaba el amor, cuando se vuelve lo contrario. Cuando se vuelve miedo.
Miedo a qué? Miedo. Miedo a nada y a todo.
Un miedo intrínseco, visceral, defensivo. Miedo. Lo sientes, lo sabes. Pero no sirve de nada.
Ningún policía te escuchará si llegas a una comisaría. Tengo miedo.
Te ha pegado? No. No hacía falta.
Te ha intentado hacer daño? No. Pero me fui porque sabía que tarde o temprano me lo haría.
Y cómo lo sabes? Porque tengo miedo.
Miedo a que me pegue, miedo a que me dañe, miedo a me mate. Miedo a el. Y miedo a que no te crean.
A que piensen que exageras, que mientes. Miedo.
Miedo a tener que justificarte.
Miedo a que te miren sabiendo que están pensando qué hiciste para temerle.
Denuncia. Para qué? Para desnudar y humillar tu alma? Para tener aún más miedo? Para que se enfade?
Pide un alejamiento. Cuántas mujeres han muerto a manos de sus bonitas órdenes de alejamiento? Cuántas, sabiendo de lo que son capaces deben entregar cíclicamente a sus hijos, dejarlos en sus manos, para que la ley les permita ejercer de padres.
Ejercer de padres a violentos hijos de puta. Sí acaba de cambiar la ley, pero a costa de cuántos niños muertos? Miedo a que maten a tus hijos, a que maten tu alma.

Miedo. Miedo a ser mujer. Cuando sientes lo contrario al amor. No, no es el odio. Es el miedo. -    
Porque se puede vivir odiando, pero no con miedo.
Se puede masticar la ira, se puede alimentar el alma de odio. Se puede seguir adelante con la cabeza fresca y despierta…
Con odio se mata, se muere. Como hizo el.
Premeditando los pasos, odiando.
Envenenándose con cada aliento. Creciéndose. Sabiéndose superior, sabiéndose poderoso, el que ejercía el miedo.
Porque lo sabía, porque lo saben, ese es el legado.
El de sabernos con miedo.
El miedo te atenaza, te para la vida, te impide andar. Miedo.
El miedo cuando se acaba el amor es propiedad de las mujeres. Mujeres con miedo.

Nacer con miedo por tu condición sexual.
Miedo a no te quiera, miedo a que te quiera demasiado, miedo a que no deje de quererte.
Miedo a dejarle, miedo a que no quiera que le dejes.
Miedo que te quite a tus hijos, a que en venganza los aleje de ti.
Miedo a morir, miedo a que te mate, miedo a que los mate.
Miedo. Como una figura de porcelana, miedo por ser mujer, miedo a terminar rota.

Lo contrario al miedo no es el amor, lo contrario al miedo ha de ser una cabeza alta y un NO.
NO.NO.NO. Lo se, no te va a tocar a ti. No, tal vez no.
Tienes una hija? Y si le toca a ella? Callarás?
No me va a tocar a mi. No. Tal vez no.
Pero tengo una hija. Callaré? NO.
Lo contrario del amor no es el miedo.
El miedo no debiera perpetuarse nunca en ninguna relación, ni presente ni futura. Lo contrario al amor, no puede ser el miedo. Ser mujer no puede conllevar miedo. Basta.

BASTA!!! Ha llegado el momento de cambiar las reglas impuestas por una humanidad que denosta a las mujeres. -    

Ha llegado el momento de decir basta.
De dejar de mirar hacia otro lado.
De llamar a la policía cuando escuchamos los gritos en el piso de enfrente.
Ha llegado el momento de proteger educando, de educar respetando. De no enseñar roles absurdos que nos separen y quiten valor.
De levantar la vista y gritar NO, cuando vemos una agresión.
De apoyar cuando sabemos de un acto violento. De no justificar ningún abuso.
De no mirar hacia otro lado cuando intuimos el machismo.
Ha llegado la hora de no menospreciar a las mujeres por su sexo, ni por su maternidad.
De terminar con las estúpidas leyes de Hammurabi heredadas que castigaban por igual al verdugo y a la víctima de una violación machista.
Ha llegado el momento de no permitir mas víctimas.
Conocemos la historia de la humanidad, una historia en la que nuestra figura ha sido secundaria a golpe de injusticia y violencia, de sometimiento y robo de derechos.
El mundo es un patriarcado gigantesco, pero somos nosotras quienes tenemos la llave.
Que empiece la lucha.
La mas silenciosa de todas, la mas calmada.
La de las mujeres que educan hombres.
Porque hoy no te tocara a ti, pero tal vez si mañana.
A ti.
A tu madre.
A tu hija.

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo.La mano es nuestra. El mundo es el futuro de nuestros hijos. Cambiemos el mundo! #NiUnaMenos

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo. William Ross Wallace La mano es nuestra. El mundo es el futuro de nuestros hijos. Cambiemos el mundo! #NiUnaMenos -    

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *