Tengo tetas.

Imagen necesaria para que no denuncien la entrada, dado que contiene contenido no adecuado, vamos, tetas!

Lo que me hace reivindicar con mas ahínco mi entrada, ojala la gente fuese tan poco tolerante con las imágenes de violencia a los animales, con las imágenes machistas, con las imágenes de niñas semidesnudas(Pedofilia), con las imágenes cuasi pornográficas que solo sirven para cosificar a las mujeres…

Si eres hombre y publicas unos pechos turgentes y pones: Fulanito, qué bien lo ibas a pasar entre esos cántaros! Facebook no dice ni mu, porque nadie lo denuncia, es obvio, las mujeres y sus tetas son solo para disfrute de los hombres, a la altura de un balón de futbol o de un jarrón.

Pero si eres mujer y protestas, precisamente por esos usos, pues te denuncian!

Libertad de expresión se llama.

 

 

http://www.anaelenapena.es/
Artista española, pintora e ilustradora. Murcia. 1976
http://www.anaelenapena.es/

Tengo tetas.
El título me ha quedado reivindicativo. Sexual. Potente.
Las tetas lo son, reivindicativas, porque ponen de manifiesto nuestro género. Nuestra sexualidad. -    
Son rotundas, alimentan, atraen, producen placer.
Y sin embargo tener tetas es una putada.
Me explico.

Hace unos días que llevo dándole vueltas.
Desde que mi hijo con cinco años, como la cosa más natural del mundo, me dijo mientras merendábamos:

-Me gustan las tetas! (No, no es raro, ni adelantado a su edad, es que tres años y medio de lactancia le han dejado esa impronta tetil)
Yo -Te gustan las tetas? Pero todas las tetas?
El- Sí. Todas. Me gustan! Yo no tengo.
Yo- Tu quieres tener tetas?
El- Ummm no, no quiero tetas. (No muy convencido)

Desde entonces me ronronea la cabeza, y si quisiera tetas? Qué le diría?
Que es una putada tener tetas hijo mío.
Tener tetas es una condena muchas veces.
Te matan por tener tetas, te violan por tener tetas, te avergüenzas a ciertas edades por tener tetas, y por no tenerlas también.
Las tetas te marcan, si te salen pronto o si te salen tarde, si son grandes, si son pequeñas.
Si las enseñas o si las escondes.

Y es curioso que sea tan sexual y maternal. Ah! Las tetas maternales.
Porque las tetas también alimentan, a tus hijos, pero siempre teniendo cuidado, porque aunque sea para alimentaros hay que sacarlas disimuladamente, incluso Facebook tiene algo que decir si cuelgas una teta amamantando.
La borran.
Pero si esa misma teta sirve para cosificar a una mujer como objeto sexual, es permisible. Aunque la una dignifique a la especie y la otra nos humille…
No, no es que me parezca una humillación enseñar las tetas, sólo lo es, cuando son utilizadas para clasificarnos como ganado.

Pero a lo que iba, la maternidad y las tetas, lo que toca es que des la teta a tus hijos, pero eso sí, cuando ya tengas la lactancia instaurada, le das un biberón, que eso de sacarse la teta y dársela a un niño que ya come bocadillos de chorizo no esta bien visto.
Pero qué? Qué no vas a dar la teta? Vaya por dios!
Todo el mundo tiene algo que decir de las tetas, hagas lo que hagas. Tus tetas como madre serán tema de conversación.
Así que un consejo, con la lactancia: no hagas lo que te salga de las tetas, haz lo que te salga del coño.

Con la lactancia: no hagas lo que te salga de las tetas, haz lo que te salga del coño. -    

Cuando te salen es una cosa rara, muy rara, porque dejas de tener cara, pasas a ser una tía con tetas, son importantes, porque marcan una diferencia en tu vida, te llevan directa a la edad adulta.
Incluso pueden influir en tu vida social, en la adolescencia, a más tetas, más vida social.
Esto cuando se aceptan, porque hay chicas a las que les cuesta un mundo dejar de andar encorvando los hombros, para disimularlas.
Y otras que se pasan un tiempo sacando pecho para que parezca que tienen mas.
Lo cierto es que en la adolescencia la cantidad es importante. A más teta, te crees mas mujer.
Dan tema de conversación. Muchísimo.
Bueno una vez superada y hecha la simbiosis con tus tetas, te das cuenta de que son algo incomodas
No por si mismas, sino porque en muchas ocasiones nos hacen sentir tetas andantes, sin cara. Sí es asqueroso. Pero real.
Y nos juzgan por ellas.

Son el símbolo de la sexualidad. Pensad en las imágenes sexuales que hay por todas partes, están llenas de tetas, y sin embargo las propietarias culturalmente no podemos hacer lo que queramos con nuestro sexo, ni con nuestras tetas.
Nuestra sexualidad históricamente es de otros. Nuestras tetas, pero su disfrute.
Socialmente, por mas que se vayan abriendo mentes, no está bien visto que disfrutemos del sexo, es así.
En muchos países las mujeres deben esconderse, esta penado tomar sus propias decisiones sexuales, nuestras tetas nos marcan de nuevo, por tenerlas debemos seguir los caminos impuestos, matrimonios y maternidad sin derecho de elección.
Las religiones en general vilipendian las tetas. Vilipendian a las mujeres.
El pecado en muchas sociedades, religiones y culturas es por culpa de las tetas, ergo, por nacer mujer ya eres pecadora. Demencial, ¿verdad?
Tener tetas es un hándicap, social, profesional, cultural.
En muchos países nacer niña es motivo de asesinato. El eslabón social mas bajo.
Profesionalmente nos perjudica.
Culturalmente, en muchos países se prohíba la educación de las niñas.
Una putada tenerlas…

Las tetas incomodan en muchas ocasiones.
Recuerdo como una tarde horrible la primera vez que use un sujetador.
Tenia 13 años y me pareció una cárcel. Te terminas acostumbrando…
El feminismo de los 60, lo consideraba el símbolo de la opresión a la mujer.

Lo cierto es que la forma en la que lleves o luzcas tus tetas te catalogan.
De adolescente si no las enseñas eres mojigata , si las enseñas puta.
Ya como adulta las enseñes o no, si consigues algún logro siempre habrá alguien que crea que lo conseguiste por ellas.
Fresca o buscona. Incluso en muchas ocasiones esos insultos no llegan por tu actitud con ellas, simplemente por su tamaño, como si eligiésemos nosotras el tamaño del escote.
Y sí, si elegimos, operándonos, también habrá críticas.

Las enseñes o no siempre habrá alguien que te las mire.
Y dirás y que mas da? No. No da igual. Algunas miradas dan asco.
Porque que te pongas un buen escote no significa que quieras que las miren, hay miradas asquerosas, de gente asquerosa que simplemente con una mirada pueden hacerte sentir sucia, o débil, o asustada.
Así desde ya aprende algunas cosas sobre las tetas:

No, no puedes saber si somos follables por la talla.
No, no las enseñamos para gustar a todos los tipos con los que nos cruzamos.
Sí, muchas veces no nos atrevemos a ponernos cierta ropa para evitar ese tipo de miradas.

Lo ves? Es una putada tener tetas, porque tarde o temprano, si tienes tetas alguien te hará sentir mal por ello, no por las tetas en sí, si no por ser mujer.
Que asco verdad?
Así que sólo te puedo decir, no, hijo mío mejor no tengas tetas.
Y además puedo educarte, como mujer, como poseedora de ellas, para que trates con el mismo respeto a todos los seres humanos con los que te cruces, tengan tetas o no.

A lo mejor este es el comienzo, que te gusten las tetas.

Artículos Relacionados

4 comentarios

  1. Me ha encantado, tanto como para dejar este comentario, cosa que nunca hago. No obstante, encontré tu blog buscando imágenes de tetas en google, todo sea dicho. La foto también es muy buena (fue el motivo de que entrara en tu blog). Buen trabajo.

    1. jajajjajajaj 🙂 Bueno, al menos entraste! Me alegro de que te haya gustado, para una entrada algo irreverente que escribo!
      Sí la foto es magnifica, puro arte, me encanto cuando la encontré.
      Un saludo

  2. Hola, se que no es tu intención, pero has dado de lleno en un tema muy sensible para cierta gente.

    Soy una persona transexual. Se que no eres consciente, pero estás hablando de transexualidad en cierta medida. La posibilidad de que tu hijo quiera tener tetas, trata de ello. Que tú te plantees responderle a tu hijo mostrando el querer tener tetas como algo que implica una “putada”, es parte del rechazo que sufren las personas transexuales.

    Se que no es tu intención, pero al hablar de ello en estos términos estás trivializando un problema muy grande. Más de la mitad de los jóvenes transexuales se plantea el suicidio, y muchos lo consiguen, en una proporción mucho más alta que las personas cisexuales.

    No digas que a tu hijo le plantearías que es una putada el tener tetas si quiere tenerlas. Tengo 34 años y todavía no he podido decir a mi padre que no me identifico con el género que me asignaron al nacer. Eso que para ti es una trivialidad cómica, es un problema serio que lleva a la muerte a mucha gente en el mundo, ya sea por suicidio, por problemas de medicación al no poder ser tratada adecuadamente o directamente por asesinato debido al rechazo que produce.

    Que digas “Así que sólo te puedo decir, no, hijo mío mejor no tengas tetas” es como escupir en la cara a las personas que sufrimos este problema.

    Si tu hijo quiere tener otro aspecto, o quiere llevar falda, o quiere dejarse el pelo largo, o maquillarse, u hormonarse,… no le desprecies por ello. No seas parte de las muchas personas que le censurarán y que tratarán de impedir que sea como desee ser.

    Se que no te has planteado en serio esa posibilidad, seguramente, si no no hablarías con tanta alegría del asunto. Si ya es duro ser mujer, cuando sois la mitad de la población, imagina lo que es el querer serlo. Enfrentarte no solo al rechazo de ser mujer, sino además el hecho de querer serlo aún habiendo sido designado como hombre, y siendo tan solo una minúscula minoría de la población a la que nadie entiende.

    Si las mujeres cis, que sois el 50% de la población ya tenéis problemas para defenderos de estas agresiones, imagínate lo que significa para las mujeres trans, que no llegan ni al 1%.

  3. Pingback: Tengo tetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *