La maternidad y los blogs…

La maternidad y los blogs

No, no eres una mala madre.
Y yo no soy mejor madre que tu.
Sí, tengo un blog, pero no te creas que es la panacea.
En realidad es un espejo, bonito, en el que mirarte cuando te pones guapa.

Si eres madre habrás leído muchos blogs, hasta es probable que abras uno, y seguro que más de una vez te has sentido un bicho raro.
Tranquila, yo también. Tal vez por eso escribo, para encontrar mujeres como yo.
Sigo todo tipo de blogs, maternales, por supuesto, manualidades, crianza respetuosa, moda, organización del hogar, educación…
Y en todos aprendo algo, y con todos me doy cuenta de algo, detrás, hay mujeres, madres, personas normales, somos nosotras al leerlos, que creemos que la maternidad es así, un escenario brillante lleno de luces.
Una carrera en la que lo importante es llegar a una meta llena de sonrisas y niños de foto.
No, no eres mala madre porque no te veas reflejada en lo que lees. No puedes verte reflejada en todo lo que lees.
Piensa que todas ellas igual que yo, plasman habitualmente la foto feliz.
Esa de la que hablaba antes, en la que te pones guapa para ir a una boda.
Para eso sirve un blog, para mirarte en un espejo en el que siempre te ves guapa. Porque sólo enseñas la cara bonita.

Tengo un blog. Y hay días en los que todo me viene grande, y la maternidad no es bucólica y feliz, esos ratos que todos tenemos…
Y justo esos días son los peores para leer otros blogs, porque es cuando te das cuenta de que tu no eres capaz de hacer todas esas cosas.
Y te mides y comparas. Ya, lo se. Las comparaciones son odiosas, pero terminas haciéndolas.
Y no sueles salir bien parada.

Tengo un blog pero no soy admirable, sólo soy alguien normal.

No se hacer manualidades, de hecho soy bastante manta, tengo poca paciencia, vamos que el día que me toque ayudar a mis niños en el cole no se va a notar…
No distingo los distintos tipos de papel, no se trabajar con la goma eva, me pringo los dedos de pegamentos y purpurinas y termino dejándolo todo perdido.
No conozco 100 trucos de limpieza, hago lo que puedo, soy un poco desastre y no plancho nunca.
Lo cierto es que al final bajo las perspectivas de como debe estar una casa, así al menos no me deprimo.
Cocino bien eso sí, pero porque es mi profesión, y como habréis escuchado muchas veces en casa del herrero cuchillo de palo.
En casa entran muchas pizzas y comidas de hacer en diez minutos.

Los blogs de moda! Soy muy zafia combinando ropa, un auténtico desastre, me asusta combinar colores, y tengo demasiada ropa oscura. Es probable que veáis a mis hijos con combinaciones imposibles.
No me maquillo casi nunca, de hecho he descubierto hace unas semanas(Gracias a mis hijos) los pintalabios, toda la vida huyendo de ellos y ahora me pongo un poco por las tardes. Ayer hasta usé uno rojo. Yo! Rojo!

Soy de esas en que a las fiestas de cumpleaños bajo al chino a comprar guirnaldas y globos y cintas de colores ya fabricadas, y aunque siempre veo en blogs de DIY como preparar la fiesta infantil perfecta nunca consigo organizarme para personalizar la de mis hijos.
Por cierto soy la única que se dio cuenta hace unos meses del significado de DIY?
Do it yourself, hágalo usted mismo.
Sí. No lo sabía.

Si se me agujerea un calcetín lo tiro, soy de mal coser y terminará en un cajón de cosas pendientes del que nunca mas saldrá.
Así que nos ahorramos su condena y lo tiro.
Los botones tampoco son lo mío…
Me falta tiempo y cuando se duermen ya no me queda cuerpo para mucho más que tumbarme en el sofá o escribir.

Mis hijos tienen decenas de bragas y calzoncillos, pura necesidad, para cuando se me acumulan lavadoras.
Vamos que es la única forma de garantizar que lleven ropa interior limpia.
Recuerdo aquello que dicen las abuelas:
Ponte bragas limpias! Por si te pasa algo y tienes que ir al hospital.
Y allí llegas tu con tus calcetines con tomates y los niños con las bragas sucias.
Qué pensaran en el hospital?
Qué vergüenza!
Tranquilas abuelas del mundo. Pensaran: Mira, una madre!

Se me suele olvidar peinarnos antes de salir de casa.
Siempre me acuerdo cuando pasamos delante de los espejos del portal. Así que llevo un botecito de colonia en el coche, y al menos puedo apañar algo cuando salimos.
Una vida entera llevando melenón y no sabía lo complicado que es peinar a mi hija.
Con lo fácil que es hacerme una trenza de raíz a mi misma, y me cuesta un mundo peinarle una coleta.

En mi casa usamos edredón, porque nos cuesta tener las camas hechas, así que el edredón facilita mucho el estiramiento.
En verano disfruto, usando solamente la sabana bajera. La cama veraniega no me pesa!
Soy muy desordenada, aunque me esfuerzo nunca consigo tenerlo todo en orden y cuando termino un lado ya esta el otro patas arriba.
Mi bolso es el reflejo, llevo de todo, y justo cuando necesito un pañal, no llevo, o toallitas, o un pañuelo de papel…
Cuando me pasa esto, demasiado a menudo, rectifico, y las siguientes dos semanas, mi bolso tendrá diez pañales, o tres paquetes de toallitas, o un paquete de los grandes de kleenex… Y sobrecitos de kétchup(Sí, de las visitas a los lugares de comida rápida), y juguetes, y unas entradas de hace dos años, y tres piedras de las que me dan mis hijos para que se las guarde, y una crema del culete caducada, y una libreta con un chicle pegado dentro, y ese gorro de bebe que cuando miraste de nuevo ya no le cabía y volviste a guardarlo, y las chuches de hace seis cumpleaños del cole que ya están duras como piedras, y un azucarillo… No hace falta que os explique lo que pasa cuando se rompe el sobre del kétchup o el azucarillo, verdad? Pues me pasó este domingo.

Mis cristales llevan años sin ser transparentes.
Todo son ventajas, mis hijos nunca se han golpeado contra ellos.
Os juro que se ven! Los cristales, no el reflejo…
Siempre he creído que las casas son para vivirlas, y en la mía se puede sentir la vida.
O eso me obligo a pensar cuando paso por las casas perfectas, limpias y ordenadas de otros, y pienso, ay! Cuándo mis niños sean grandes…
Y entonces me acuerdo de que antes de tener niños mi casa ya era así.
Bueno así, así, no. Era así pero sin juguetes y sin dibujos en la tele.
Y sin vasos de colores, y sin paredes empapeladas de dibujos, y sin pegatinas por todas partes, y sin un aparcamiento de bicicletas en la terraza, y sin camas llenas de muñecas. Y sin risas continuas, y sin nadie saltando en el sofá, y sin mandos remendados, y sin libros de cuentos.
No busques la esquina perfecta para la foto, no la encontrarás.
Porque nosotros nos hacemos fotos en todas las esquinas.

Así que no soy una madre de blog, aunque escriba uno, siento decepcionaros.
Hoy cuando alguien me mando un mensaje mostrándome su admiración, no pude mas que explicarle todas estas cosas.
En mi favor puedo decir que se hacer cosquillas. Muchas. Una experta.
Y los besos, los besos se me dan muy bien, doy besos y achuchones de los que llenan. y curan, y remiendan.
No soy una madre de blog. Pero escribo uno que me sirve de desahogo y donde encuentro mujeres como yo.
Y es que este rincón me ha traído amigas de todas partes del mundo.
Y me han enseñado.
Ser madre no es participar en una carrera donde llevar el dorsal número 1.
Ser madre es participar en una carrera, donde no importe nuestro puesto de llegada, sino que corrimos de su mano.
Aunque a veces se caigan.
Aunque a veces nos caigamos.
Aunque nunca lleguemos a la meta.
Lo importante de la maternidad es que tomaste la salida…

Ser madre es participar en una carrera, donde no importe nuestro puesto de llegada. -    

La próxima vez que leas mi blog, mírame tal y como soy, con mi perfecta imperfección -    , y recuerda no ponerte metas, yo tampoco me las pongo.
Me conformo con correr riendo de su mano, aunque demos vueltas y vueltas sobre nosotros mismos.
Y mientras tanto siga leyendo un montón de blogs de los que aprender y sentirme parte del mondo, aunque sea como un bicho raro…

Algunos de mis imprescindibles!

Mamá es bloguera
Que os voy a contar de mi Zu? Imprescindible en el mundo bloguero

Mi vida con un tdah
Mila, una madre… Grande.

El blog desnudo
Maravillosa narradora y poetisa Un

Charlando en el patio
Mi hermana facebookiana Maider que me hace creer que no estoy tan loca ni pienso tan raro 😉

Álvaro Ledesma
Un maestro de los que todos queremos para nuestros hijos, Álvaro, la mano que mece el futuro 🙂

Tu matrona online
Un blog/web para estar informado y resolver cualquier duda. Imprescindible!

Ni blog, ni bloga
Cuatro Maris maravillosas con un gran sentido del humor

Cristina Silvente
Una maravillosa psicóloga que nos ayuda a entender muchas cosas de la maternidad y la crianza

La mamá corchea
Sensibilidad en estado puro, una madre y mujer que desnuda su alma en cada entrada

Maternidad continuum
Imprescindible simplemente Pilar Martínez

La maternidad de Krika en Suiza
Krika, lejos, pero muy cercana y divertida

Como la princesa del guisante
Ana Bergua, una de las grandes.

Con G de Paula
Para ver como se viste con estilo, y morirme de la envidia por no saber hacerlo!

La mamá pediatra
Una mama y pediatra maravillosa

Teclas de Celesta
Realidad y sensibilidad, todo junto.

Rusketa
Una mamá que te enseña lo divertido que puede ser el mundo sin complicarse la vida.

Upa para dos
Mi maravillosa Mili

Y si , lo se, me dejo muchos seguro! Muchísimos!!! Pero estos son simplemente mis imprescindibles 🙂

Artículos Relacionados

19 comentarios

  1. No me creo q hayas madres de revista. No me lo creo. Es imposible. Aunque la verdad es q algunas las veo cerca pero seguro q hacen algo mal y no lo cuentan.
    He aprendido a vivir con mis imperfecciones y me vamucho mejor.
    Gracias por tus palabras. Un día mas me veo reflejada.seguro q no nos separaron al nacer?!?!
    Un beso bella y sigue sonriendo en cada esquina.

  2. No soy mucho de seguir blogs, por eso mismo, porque casi siempre veo madres perfectas y la comparación es odiosa.
    Tú blog es uno de los pocos que sigo, me encanta lo que escribes y tengo muchos poat favoritos, pero éste sin duda, también se apunta a la lista. Me he sentido totalmente identificada. Con lo del bolso, o con lo de que la casa ya estaba así antes de los niños 😂

    Eres genial (que no perfecta 😉, gracias a Dios)

  3. Me quito el sombrero 🙂
    A mí me gusta contar mis pequeñas miserias en mi blog. Me gusta desahogarme y poner mi personal granito de arena a la ardua labor de desmitificar de una vez la maternidad. Lo humano no luce bien en las revistas, pero es más cálido.

    1. Al final de eso se trata, de humanizar lo que a veces parece de revista. Nuestras pequeñas miserias como tu dices, son nuestro día a día, nuestra vida, nuestra maternidad.
      Un abrazo preciosa!

  4. Yo también soy así. Una mama que a veces lo hago mal y que me equivoco, pero que intento hacerlo tan bien como puedo con cariño y amor.
    Como muchas personas intento hacerme un hueco en esta blogosfera compartiendo lo que me gusta. Te sigo porque cada vez que leo un post tuyo me sorprendes y me gusta descubrirte poco a poco. Y muchas gracias por nombrar mi blog en tu lista, me has dado una gran alegría. ¡Un beso!

  5. Olé, olé y olé. Tienes toda la razón. No somos perfectas (yo ni siquiera lo intento, vamos). La paciencia se me agota con más frecuencia de la que me gustaría, me canso de leer cuentos, de ir al parque, de preparar meriendas… Lo importante es que queremos a nuestros hijos por encima de todo y no si vamos al chino al comprar la decoración para su fiesta de cumpleaños en vez de dedicar diez horas a hacerla con palillos y macarrones (que por cierto, me acabas de descubrir lo que significa DIY, jajaja). Si te quieres reir un rato largo, mira como suele ser un día en mi vida!:
    Besos

    https://mamaenelsigloxxi.wordpress.com/2015/05/19/un-dia-en-la-vida/

    1. Gracias!! A veces parecemos lo que no somos. Oye, ahora que me acuerdo, como fue el bautizo? Vestidos de futbolista y de frozen? La de veces que me he pensado en ti.
      Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo

  6. Muchas gracias por la mención! Me alegra mucho que te guste mi blog, es humilde y muy muy personal. Por eso estoy de acuerdo con lo que dices, no me gustan los blogs en los que todo es precioso y perfecto…

    A mí el tuyo me parece uno de los más originales y auténticos de la blogosfera maternal!!

    Un beso!

  7. escribe estas lineas una mama, bloguera, que no cocina, ni plancha, y a poder ser recoge los juguetes solo los domingos, que los diy me encantan cuando los veo en otros blogs pero no me quedan bien NUNCA y que vive lejos…leeeejos de casa y en el blog se nota porque no para de quejarse de eso…bueno, el hecho es que esta mama, “usease”, yo…me saco el sombrero con tu post. Me ha encantado!!!! Viva la imperfección!

    1. Es que 13000 km son muchos km!Un abrazo guapa tendremos que practicar juntas las manualidades a ver si a dos quedan decentes 😉

  8. Qué identificada me siento. Pero mucho, mucho. Desde lo de hacer la cama, planchar a guardar los sobres de ketchup (y eso antes de tener a mi hijo, jajaja).
    En fin, que me ha encantado la entrada.
    Besos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *