Bienvenida vida…

Bienvenida vida…

 

 

Consejo, solo quería eso, consejo.
La noticia de su primer embarazo, cuando lo creía imposible, la alegría, la emoción, el miedo…
Tendré que preguntarte, todo es nuevo para mi.
Qué esperar? Qué libros comprar? Qué necesitaré?
Una hoja de ruta para el embarazo, para el parto, para la nueva vida.

Qué libros leer durante el embarazo? Qué decirte?
Lee los que quieras, los que puedas, pero entre lectura y lectura, cierra los ojos, toca tu vientre y escucha tu propio corazón, escucha el milagro, siéntelo, vívelo, respira hondo…
Y descansa, duerme, relájate, porque el comienzo será duro, agotador, tremendo.
Prepara tu cuerpo y tu mente para los momentos en los que no puedas escucharte a ti misma.
Momentos en que apenas sabrás quien eres, en los que tu prioridad será cualquiera excepto tu misma.
Y tranquila, prepárate únicamente para el momento exacto en el que se volcará tu vida, prepárate para que el miedo no te pueda, para creer en ti y en tu naturaleza, conciénciate para estar preparada, por si algo saliese mal, para que la culpa no te acompañe, para creer en ti, para ser fuerte. Prepárate para conocer a la persona que te hará saber lo que es amor.

Y si te preguntan que quieres cuando nazca, diles que quieres tranquilidad, que no te atosiguen cuando llegue, que no te lleven esas decenas de ropitas que no te dará tiempo a ponerle, que no hagan visitas apresuradas y molestas, que tendrán el resto de la vida para conocerle.
Si acaso que te lleven comida a casa, que parir da hambre y falta tiempo para cocinar.
Que te lleven manos que sostengan, que sostengan la escoba, que tu bebe ya lo sostienes tu.
Que te regalen el respeto de dejarte disfrutar tu dicha, y cuando te sientas preparada para abrir tu nueva vida al mundo que estén preparados para enmudecer y evitar consejos no pedidos…

Te haría una lista de lo que las mil cosas que vas a necesitar cuando nazca, yo me la hice, larga, interminable, pero en realidad no necesitas casi nada
No necesitarás una cuna, porque si tu tienes donde dormir podrás seguir haciéndolo mientras le abrazas, dará igual donde, en cualquier sitio donde te sientas segura, habrá seguridad para el a tu lado.
Si has pensado hacer un gran gasto posponlo, hasta ver si realmente lo necesitas…
Pocas veces en tu vida disfrutarás de un insomnio tan maravilloso, el de pasar las horas velando a tu bebé.
Tampoco necesitaras un carro, ni siquiera un portabebés que ya sabes que yo uso, no, sólo vas a necesitar tus brazos -    , porque llorará, y sólo tu podrás sustentarle, fortalécelos, hazlos fuertes para sostenerle, para que sepa que ocurra lo que ocurra estarán para sujetarle.
Fortalecece tus brazos para que aprendan a dormir acunándole.

 

Fortalece tus brazos y suaviza tus manos, para que nunca peguen, para que siempre acaricien -    , para que se unan a las suyas y le enseñen a guardar el equilibrio, le muestren como alimentarse, le muestren las primeras trazas, los primeros juegos.
Tus manos a partir de ahora serán mas importantes que nunca, cuidarán y mimarán, vestirán, limpiarán… Pero sobretodo agarrarán la suya, y ese contacto le dará las alas que necesita para volar, le darán la fuerza de saberte cerca siempre.

Y tu pecho, no, no digo que le des teta, que también, si quieres, pero si no quieres y le das biberón también necesitará tu pecho, tu calor, tu latido acompasado que le parecerá música.
Tu pecho será su baluarte, su rincón donde esconderse cuando tema, su jardín florido cuando esté alegre, su único solaz cuando tenga sueño, su salida y su meta en la vida.

Regala tu reloj, o escóndelo en el mismo cajón donde guardes la prisa -    , no vas a necesitar a ninguno los primeros días, las primeras semanas, los primeros meses.
Aprende a seguir el ritmo de su compás, su hambre, su sueño, su vigilia, si te amoldas a el todo será más fácil, tu párate y deja que el mundo gire -    .
Te dirán que compres mil prendas, pero en realidad solo necesitará calor, el tuyo, y ese lo va a recibir sin importar la calidad de las telas con que le vistas, puede que queden bonitos esos perlés de marca en las fotos, pero en las fotos ningún fotógrafo podrá plasmar los abrazos, los te quieros, las sonrisas, los besos, la esperanza, el amor, la generosidad, el futuro…
Te garantizo que todo eso abriga más que el algodón y la lana.

Llena la mochila de mucha paciencia y comprensión hasta para cuando ya no te quede, cuando el cansancio te pueda, y los nervios se escapen, y aprendas lo que son las noches en vela, y los primeros dientes, y los primeros pasos, y las primeras pesadillas y las primeras pataletas…
Sólo podrás recurrir a la paciencia y aprenderás a sonreír cuando no te queden sonrisas, y encontraras en los te quiero el aliento y la calma.

Endurécete, endurece tu corazón y tu alma, porque tendrás que escuchar su llanto muchas veces, y enjugarás sus lágrimas, endurécete porque será el dolor más grande que sufras en tu vida, su llanto destrozara tu corazón, sus lágrimas corroerán tu alma.
Conocerás la tristeza cuando oigas su desconsuelo, te parecerá inhumano hasta el más pequeño de los suspiros.
Su sufrimiento será el tuyo, su dolor tu crisis, tu desesperación su huida, tu terror su pérdida.

Necesitarás besos, millones de besos, besos curativos cuando se dañen, besos dulces y relajantes por la noche, y alegres y ruidosos por las mañanas, besarás sus tristezas y sus alegrías, sus logros y sus fracasos, tus besos serán esperanza y consuelo, serán promesa cuando quieran futuro. Aprenderás a darlos de todo tipo, cortos y largos, grandes y chicos, pero siempre válidos, siempre plenos.

Puedes comprar muchas cosas, creer que puedes necesitar muchas cosas, pero en realidad todo lo que necesitas no tiene precio -    , ni lo encontrarás en una tienda, ni te lo podrá prestar alguien, ni podrán regalártelo, de hecho mi único consejo es que no te prepares para lo que te viene, porque es simplemente inimaginable, y todo lo que yo pueda explicarte será poco y pequeño, comparado con lo que vas a vivir.

Tal vez pienses que no será para tanto, que miles, millones de personas no tienen hijos y sobreviven y son felices, y yo te doy la razón, y te digo, espera y verás, espera y verás, porque tu vida nunca volverá a ser la misma, y vivirás los momentos más grandes y los más tristes, los mejores y peores de tu vida estarán relacionados con la maternidad y sabes qué?

Ninguna alegría y ninguna tristeza te parecerá indiferente, nunca más. -    

Bienvenida a tu vida… Bienvenida vida.

Artículos Relacionados

7 comentarios

  1. La verdad, al ller el post dan ganas de no tener hijos/as…cuando se hace entre dos o tres es más facíl y cuando se cultiva un poquete el desapego, más facíl aún. La mujer no tiene porque pasar por el trago de hacerlo sola pues si tienes pareja y lo organizas bien no tendrás que tirar de tanta paciencia y puedes disfrutar y no desconectar tanto de ti misma. El papa hace más grande su vinculo y su responsabilidad y todo es más sencillo, no tiene porque ser una odisea atravesada en nombre del amor incondicional e idealizado de la madre…. pues este tipo de madres heróicas tienden a reprimir la ira que puede coger el disfraz de amor total, cuando lo que late debajo son un montón de emociones negativas reprimidas. Todos juntos a criar los niños/as que pueden ser nuestros hijos, pero sobre todo son personas a las que acompañamos en su etapa de crecimiento, con respeto y un amor sabiamente mesurado que les de libertad tanto a ellos/as como a los adultos que nos encargamos de esta tremenda tarea.

    1. No se si tienes hijos, si los tienes no se porque ves tanta oscuridad. Amor sabiamente mesurado? Que tristeza! Yo quiero a mis hijos sin límites, sin miedo, y tengo ayuda, mucha, pero no cedería ni una sola noche de insomnio vigilando una fiebre. Creo que tu forma de ver la maternidad y la mía no tienen nada que ver. Para mi no es un paso más, es algo q he elegido y que no me pesa pero ello no quita q reconozca lo cansado que es. La responsabilidad que conlleva etcétera.

  2. Gracias princesas por el articulo, describe a la perfeción cuales son mis sentimientos respecto a la maternidad y son exactamente los consejos que hoy daria a una mama primeriza, por que cuando yo lo fui no los tuve, es ahora que me di cuenta de lo bien que hubieran sido recibidos, aunque no tengo claro que realmente los hubiera valorado igual, el miedo a lo desconocido se aferra a los estandares a los genéricos y al grito popular, dejando de lado lo autentico por eso mismo, por miedo.
    Con tu permiso compartiré el articulo en nuestro Fb micumplesolidario. Gracias de nuevo

  3. Hola.
    Voy a tener que dejar de leerte porque no paro de llorar cuando lo hago. Mi bebita tiene ya seis meses y puede ser que mis hormonas aun estén bailando. O puede ser que me cambiara el color del cristal de las gafas con las que miro el mundo, lo que es cierto es que ya nada me es indiferente tal y como dices tú.
    Amor mesurado? Qué es eso? Yo siempre he pensado q ese adjetivo no se haba inventado para esa maravillosa palabra. No sé. ..no lo entiendo. ..será otro idioma.
    El amor no coarta,, no aprisiona, no sujeta, no retiene…el amor, si es amor da alas y enseña a volar.
    Graciassssssss por saber escribir lo q otr@s llevamos en el corazón.

  4. Te he dicho alguna vez que me ENCANTAS.
    Es una pasada como escribes, como expresas esos sentimientos que son tan difíciles de explicar y que aun así veo que hay gente que no entiende. Yo tengo ayuda un montón porque mi marido se vuelca igual que yo con los niños no significa que solo yo este pendiente de ellos lo estamos los dos. Al igual que nosotras tenemos estos sentimientos también los tienen ellos.
    Pero siempre he pensado y seguiré pensando que el vinculo de una madre y su hijo es totalmente diferente y especial lo llevamos 9 meses dentro, las sensaciones que sentimos, empezamos a quererlo antes que nadie.
    No creo que sea amor desmesurado, es AMOR GRAN AMOR.
    Este articulo esta hablado de lo que necesitas para tu bebe, que no necesitas comprar nada que lo esencial esta presente.
    Por experiencia los niños crecen y rápido disfrútalos ahora que tarde o temprano volaran, que no tengas que arrepentirte de no haberlo abrazado, besado, acunado suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *