Robando sueños de película…

Robando sueños de película…
No, no me he hecho crítica de cine. De momento… 😉
Para eso tendría que ver cine y no me da la vida, aunque de vez en cuando pegamos un salto en familia.
Mis películas de ahora son específicas para niños; de cine infantil no es que entienda mucho, es que lo he visto casi todo.
Y hoy vengo riéndome de los prejuicios que tenemos en general, últimamente mi mundo al revés me hace ver que la lucha contra los prejuicios está trayendo corrientes que aunque progresistas, bienintencionadas y con un fondo magnífico en muchas ocasiones nos ciegan.

Hoy escuchaba que en el cine infantil, y en las series televisivas de dibujos se educa en valores machistas. Películas y series en general estereotipadas enseñan a los niños las bases del patriarcado, y educan en valores obsoletos y misóginos y …
Y no digo que no, pero negar que existen y solventarlo prohibiendo a nuestros hijos todo contacto, me parece exagerado.
Y aquí estoy yo, que me encantan las películas de dibujos, que me da igual Pixar, Warner, Disney, Dreamworks, Universal, que disfruto sin más con ellos, tengo mucho que decir:

Primero, si una (Ó 10 películas) van a educar a tus hijos tienes un problema de base, y gordo. Porque dejar que se eduquen frente a una tele es el problema, no el contenido en sí, apaga de vez en cuando, se temerario! Te sorprenderás de lo
divertida que puede ser la vida.

Yo presto especial atención a que sean adecuados a su edad, ahora bien, si son rosas, azules, de chicos o de chicas, honestamente me da igual, ni vemos dibujos a diarios, ni los que vemos los vamos a censurar siempre y cuando no sean explícitamente fuera de lugar para mis hijos, por contenido violento, sexual o de carácter más adulto(Dramones, policial, etc.)

Los estereotipos los van a encontrar en demasiados sitios, nuestro cometido es educarles para pese a verlos y sufrirlos en muchas ocasiones, sean capaces de discernir que no son correctos. Verlos, aprenderlos para reconocerlos es parte de esa educación, dásela tu, no esperes a que otros lo hagan. Y mucho menos una tele.

Es un medio mas, y tarde o temprano no podrás poner un límite a lo que absorben, porque es un medio que está en todas partes, y aunque lo limitemos, hablaran entre los amigos, alguno lo verá, se lo contará y probablemente de la manera más sesgada e irreal, mejor adelántate a ello. Pero no estamos hablando de ese día, en el que no quede más remedio que asumir que crecen y que ven productos para adolescentes o adultos, hoy estoy hablando de películas y series pensadas para el público más pequeño.

Me sorprende que exijamos tanto a algo, que en primer lugar como base, no tiene porqué ser educativo. Sencillamente es un producto de ocio. Aún así hay muchas series e incluso películas claramente productivas, seguro que muchos recordamos más el funcionamiento de nuestro sistema circulatorio con “Erase una vez el cuerpo humano” que con las clases de biología del bachillerato…
Pero no es la norma, no podemos pedirle un fundamento cultural a unos dibujos animados…

Por otro lado me sorprende muchísimo que se de por hecho que todo lo que ven en esa pantalla les va a programar definitivamente el cerebro más que su entorno o su vivencia cotidiana.(Obviamente hablo de niños con un uso limitado y moderado de ello)
Porque a ver, los niños aprenden de lo que ven en los dibujos a pies juntillas? Vale! Tenemos un problema de la hostia. El de no creer que nuestros hijos sean seres inteligentes cuyos conocimientos nos pueden sorprender en muchos momentos.

Queridos hijos:
Pepa Pig no es real, el jamón de estas navidades no es de un Papa Pig informático asesinado, y ese cochinillo tan rico no decía dinosaurio ni dormía en litera, lo juro!

Las esponjas no llevan pantalones, ni son cuadradas, ni sueñan con hacer un Master Chef. Las piñas son frutos de las palmeras, y no salen del mar. Las estrellas de mar no son tontas. Son estrellas y punto.

Pocoyo tiene padres, en algún lado, los servicios sociales siguen buscando a los desalmados que lo abandonaron junto a su perro en un zoo, y permitieron que una elefanta lo acogiese…
Nota: Los pulpos son animales del mar, ni locos ni frikis, ni cajeros amargados (Calamardo, Bob Esponja), ni malabaristas (Pulpo, Pocoyo)

Dora, mira de Dora mejor no hablo, porque ahora es una preadolescente, que se dedica a salir de botellón con su primo el ecologista, y me da que fuman cosas muy raras, el mono, ay! El mono, si sabía yo que no era de fiar…

No, dentro de vuestra cabeza no vive nadie, si estáis contentos, tristes, o tenéis ganas de vomitar es
a: Porque os ocurren cosas buenas
b: Porque os ocurren cosas no tan buenas, o
c: Porque habéis pillado una gastroenteritis(Ojo con las ensaladillas, que os lo digo siempre)
No, es la vida y las circunstancias las que os hacer sentir, y no un parque de atracciones en la azotea lleno de lunáticos de colores raros.

Las hadas madrinas no existen, y de existir no tendrían tan mala leche como para inventarse unos zapatos de tacón de cristal, pero en qué coño estaba pensando la loca esa? Quería dejar coja a cenicienta?
Por no hablar de que ni los ratones, ni las tazas, ni los lobos, ni los muñecos de nieve hablan.
Ni las princesas son tan buenas y tan tontas, ni los enamorados tienen tan bajo el nivel de autoestima.

Ser guapo no es igual a ser bueno, y los malos no son feos por antonomasia.
Nota del autor: Si visteis Shrek, dadle la vuelta. Ser feo no es igual a ser bueno y los malos no son guapos por antonomasia.

Los gatos no hablan. Punto.
Spiderman no puede ser araña, porque pondría huevos y dejaría de molestar a Mary Jane.

Ah! Que no os habíais creído todas estas cosas? Entonces por qué habíais de aprender solo los prejuicios machistas?

Sí, lo ideal sería que no hubiese dibujos estereotipados, pero dado que hay muchas cosas por cambiar, empecemos por la más importante, educar a nuestros hijos para que no les afecten, como a nosotros en nuestro sano juicio no nos afectan películas sobre crímenes horrendos y no lo normalizamos hasta el punto de repetirlo.
No?
Como en todo coherencia, cambiemos el mundo desde nuestros hogares, no convirtamos nuestros hogares en bonitas cárceles desconectadas del mundo, y es que el día que reenganchemos la conexión el shock, puede ser escalofriante.

Y tampoco cualquier pasado fue mejor, porque que dibujos mas estereotipados que David, el gnomo, D’Artacan y los tres Mosqueperros, La vuelta al mundo en 80 días?
Sí, están basados en grandes obras de la literatura algunos, pero si a los espadachines los podemos convertir en perros, que mas da en perras?
Al final me parece un gran despropósito, el de perseguir a las princesas y todo lo rosado.

Nosotros seguiremos viendo princesas Disney, dibujos de niños futbolistas, osos empalagosos, esponjas lerdas, niños azules abandonados con perros y elefantes, ratones amigos de patos, perros de rescate…
Vivimos en el mundo real, pero también soñamos…

 

Artículos Relacionados

2 comentarios

  1. fantástica reflexión. Muchas veces nos pasamos viendo el doble sentido a todo y no dejamos que los niños disfruten de la infancia como lo hicimos nosotros. Hay cosas que hay que cambiar pero otras…

    1. A veces me siento perseguida por tener una princesa en casa 😉 de una madre camionera y bruta ha salido un hada, y hay que asumirlo. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *