Conciliar no es que el mundo pare porque has tenido un hijo.

Con la fiebre generada por la visita de un niño al congreso, vuelve a ser tema de actualidad la conciliación.
Aunque lo cierto es que nunca debiera dejar de ser un tema de actualidad, se habla de conciliación y sale la sempiterna petición de bajas maternales mas largas, y sí, son necesarias, pero hablamos de conciliación, y no, por mucho que se incendien las redes, decidir dejar el trabajo para criar a tus hijos no es conciliar, es muy loable, maravillosos si te apetece, pero no es conciliación.
La conciliación tampoco es exigir turnos maravillosos de 9 a 4, y permisos para médicos, fiestas de fin de curso y excursiones varias. Oye que te lo dan, ¡Estupendo!, pero si no te lo dan no te extrañe ni digas que no te dejan conciliar.

Conciliar no es pretender que el mundo pare porque tu has tenido un hijo. -    

Es así de sencillo, y lo digo yo, con un trabajo con los peores horarios.
Sí, mis horarios son una mierda, literalmente, trabajo en hostelería, y aunque sería genial trabajar de 9 a 5 lo cierto es que no desempeñaría mi trabajo.


Que por qué? Porque la parte fundamental de el es por la tarde noche, en el servicio de cena, y cuando digo la parte fundamental es absolutamente cierto, mi trabajo no tendría sentido sin esa parte, lo sabía antes y lo se ahora, y es bastante sencillo, si no quiero ese horario tengo que tener claro que tampoco quiero el puesto, la profesión, y la responsabilidad que conlleva.
Obvio que preferiría otros horarios, pero tengo que ser coherente y reconocer que no podría mantener el mismo puesto, responsabilidad, sueldo…

Os pongo un ejemplo muy gráfico, tengo una conocida que durante años fue barman de discoteca, con su contrato fijo, antigüedad y todos sus derechos adquiridos. Decidió tener un hijo y tras su baja, cogió una excedencia.
Dos años después decidió volver, era muy respetada por su trabajo así que no tuvo ningún problema, pero lógicamente le ofrecieron lo mismo que tenia antes, un horario de 9 a 5… de la madrugada, de jueves a sábado.
Y comenzó una guerra sin cuartel para exigir un horario que le permitiese conciliar. Le ofrecieron un cambio de puesto, sin perder derechos de antigüedad, pero con una diferencia salarial de un 60%, le ofrecieron un puesto en contabilidad, porque como barman, o como camarera, no había ninguna posibilidad de hacer un horario de mañana.
Llegó a juicio y hoy esta en el paro, porque no le dieron la razón, y debió irse voluntariamente de la empresa.
Ella tenía una especialidad que requería sí, o sí, estar durante el periodo de tiempo en el que había clientes. No era la empresa la que debía cambiar, sino ella si no quería las mismas condiciones que antes de quedarse embarazada.

Conciliar, insisto, no es que te den los mejores horarios, días, vacaciones, por el hecho de tener hijos, no es perjudicar al resto por que no sean padres, que al final es lo que parece, un “Que se jodan” “Que se aguanten” en toda regla.
Una falta de respeto, tolerancia y educación que no queremos para nosotras y que sin embargo en muchas ocasiones queda de manifiesto.
Y sí, son nuestros hijos, pero no todo vale.
No todo es permisible porque queramos criarlos, tal vez haya que buscar nuevas fórmulas, reinventarnos, si no nos convence lo que tenemos.
Conciliar es respetar, y educar para que se respete. Es no querer renunciar a nada, y para no hacerlo hay que empezar por ser conscientes de lo que queremos y exigir derechos y mejoras que no supongan imposibles, que sean sensatas y que no perjudiquen a nadie.

Conciliar es no renunciar a nada -    

Conciliar es poder llamar a tu jefe por la mañana para decirle, llegaré tarde, porque tengo llevar a mi hijo al médico, sin que suponga un problema.
Es poder pedirle a un compañero, cuando trabajáis por turnos que te ceda la noche de Reyes porque quieres ver la cabalgata con tus hijos.
Es no tener miedo de anunciar un embarazo, ni por exigir los derechos que te asisten, bajas, horas, lactancia…
Es no tener que justificar un día de permiso, ni sufrir porque tu hijo tenga fiebre y te sientas entre la espada y la pared.

Sí, conciliar es poder pedirle al compañero que te deje la tarde noche de Reyes, porque tu tienes niños, y el no.
Debiera comprenderlo!! Y tu, que el querrá algo a cambio, y eso tal vez signifique que debas cederle tu el 31 y el 1. Que por qué? Porque el también tiene derecho a su ocio, y es normal que te pida algo a cambio…
Porque aunque no tenga hijos también le asisten derechos, y que tu los tengas no puede suponerle nunca una merma de los suyos.
Tal vez tu prefieras la noche de Reyes o Nochebuena y el Nochevieja.
Lo injusto es dar por hecho que teniendo hijos te corresponden todos… Y esa, desgraciadamente es una realidad en muchos centros de trabajo.
Os imagináis que sencillo sería todo? Oye mañana voy a ponerle las vacunas a mi peque, te sabe mal que no venga por la mañana?
Pues claro mujer! Los hijos son lo primero…
Eso es lo ideal, una realidad que desafortunadamente ocurre en muy pocos lugares, también es lo ideal, que si dentro de dos semanas tiene revisión, y tu marido esta de tarde le lleve el.
Porque no siempre te tienen que dar permiso en el trabajo a ti no? Teniendo planes b…
Que no se abuse tampoco de esos favores, que aunque en parte sean un derecho, también trastocan la organización del trabajo.
Yo soy responsable de un departamento, y semanalmente hago horarios, os juro que es encaje de bolillos, y no, no por la conciliación, apenas un tercio de la plantilla tenemos hijos pequeños, pero todos tenemos médicos, coches que llevar al mecánico, un fontanero urgente, unos papeles, esa tía de Cuenca que viene de visita, y todos alguna vez pedimos un favorcillo, un cambio, un turno…
Lo que es cierto es que si el cambio es para algo de nuestros hijos esta francamente mal visto, pero porque durante mucho tiempo se ha abusado.
Los que tenemos hijos estamos en el punto de mira, cualquier retraso, falta o cambio de planificación causado por un hijo conlleva malas caras.
Y no, no es justo. De ahí la necesidad de cambiar todos, para conseguir que sea posible.

Ahora que esta tan de moda poner de ejemplo cirujanas con niños en los quirófanos…
Os imagináis que vais con una apendicitis aguda, y vuestro hospital os dice que hoy no pueden operaros?
Que hasta el lunes a las nueve no hay cirujanos porque están conciliando?
Es que tienen hijos y claro, los fines de semana son sagrados!
Ah! Ya empezamos, que para los trabajos necesarios por el bien común, no cuenta lo de la conciliación.
Vale, todos a comer el domingo a casa de la abuela!!
Porque cerrarán a partir de ahora todos los restaurantes! Al fin y al cabo no son necesarios para el bien común no?
Claro, en hostelería también se concilia!! O qué os pensabais?

Os juro que os cuento una anécdota real, mi primer hijo acababa de nacer, mi marido cogió la baja a media jornada para alargarla un poco, nuestro niño estaba además ingresado muy malito, y pese a ello, iba sus 4 horas de rigor.
Su jefe le pidió que el sábado tenia que hacer doble turno, porque el tenia día de visita con su hijo(Era divorciado)Y era su derecho.
Mi hijo había nacido el lunes.
Cuando mi marido le dijo que lo sentía ero que el niño estaba en el hospital, se indignó.
No, no era un mal tipo, simplemente estaba acostumbrado a exigir, sin mediar las situaciones ajenas.
Porque el sólo veía a su hijo un par de fines de semanas al mes, así que era su derecho, y le importaba un comino que para ejercerlo, pisoteara la ley de bajas por paternidad, los derechos ajenos, o simplemente la dignidad de darse cuenta de que quien tenia enfrente tenia un bebe recién nacido en el hospital…
Tendemos a mirarnos el ombligo, y exigir que el mundo cambie para nuestra conciliación, creéis que un profesor en un colegio con turno partido, que se debe quedar a tutorías, y que hay días en los que trabaja de 9 a 7 tiene tiempo para sus hijos? Ah! Qué para eso tiene meses de vacaciones…
Ummm muy empático todo si. Esta respuesta me la han dado varias veces, o los puestos bien pagados, tampoco pueden exigir, ni los funcionarios, ni…
Porque la mayoría de comentarios hablan de la conciliación a nivel individual, y ese es el primer error de base, que conciliar es algo comunitario, porque la educación y la crianza, es el futuro social.

Conciliar no depende solo de horarios.
No, todos no podemos trabajar de 9 a 4, que en algunos puestos es posible, sí, claro, pero siempre teniendo en cuenta que el resto de compañeros no pueden salir perjudicados, que esto conlleva que el día de mañana tal vez no te cambien un turno, o te hagan un favor si sólo miras por tu comodidad.
Si en una oficina es factible trabajar en un turno intensivo, es posible pera para todos. No dando ventajas sólo a quienes tienen hijos pequeños…
Conciliar no es crear guarderías mas caras, es plantear la necesidad de otros modelos.
Comenzando con guarderías con horarios reales, en cuántos sitios hay guarderías con horarios que parecen más para padres de vacaciones que para trabajadores?
Guarderías que cierran días no lectivos, como si todas las familias tuviésemos el calendario escolar en el trabajo(ya no hablo de festivos), familias que gastan la mitad de sus vacaciones en días sueltos para poder organizar el cuidado de sus hijos, gracias a ayuntamientos y organismos privados, que en lugar de buscar solvencia en lo que pagamos todos, buscan comodidad.

Como siempre salen a relucir los funcionarios, porque claro, ellos si que lo tienen bien!
Pues no, ellos tampoco, son muchos los funcionarios que también tienen problemas para conciliar, porque sus horarios son incompatibles.
Tengo una amiga que entra a las 8, y tuvo que llegar a un acuerdo con una mamá del cole, le deja a su hijo a menos cuarto en casa, porque el colegio no tiene matinera hasta las ocho, y ella no tiene entrada flexible.
No, no es fácil, para nadie.
A todos nos supone esfuerzo, dinero y pasarnos la vida haciendo carreras para llegar.

Pero es posible, cambiando la forma en la que vemos a los demás, cambiando y esforzándonos por ver a los niños y la maternidad como un bien común.
Ni esa mujer que decide tener un hijo lo hace para joder al resto, ni el resto tiene que sentirse ofendido porque al ser madre reclame sus derechos. El término medio esta en las formas y en entender que todos tarde o temprano solicitaremos miramientos.

Y al bebé del congreso, dejadle de una vez en paz!
Es un bebé, y  también es lugar para el, el congreso, porque en el decidirán su futuro, y porque aunque no lo parezca, los señores y señoras diputados, fueron hijos, tienen hijos y deciden el futuro de nuestros hijos…

Que les tengan en cuenta. Que nos tengan en cuenta.
Si no son capaces de mirar por nuestros hijos, de verdad merecen nuestro voto?
La conciliación es una necesidad que debe dejar de suponer una losa para todos, para las familias y para las empresas.

Educar y respetar.
Yo no renuncio!

 

Detalle de "La persistencia de la memoria" 1931 Salvador Dalí
Detalle de “La persistencia de la memoria” 1931
Salvador Dalí

Artículos Relacionados

2 comentarios

  1. Te leo muy a menudo y esta vez no estoy de acuerdo, y en este tema que también me toca voy a opinar.
    Lo que planteas de la conciliación está mal de base, es cierto que muchas personas creen q por el mero hecho de ser padres tienen derecho a todo pero ojo: La conciliación no es sólo cosa de padres.
    La conciliación pasa por mejores horarios para todos. Está claro que siempre habrá turnos, siempre está la hostelería, pero ojo: ¿es necesario qe las tiendas esten abiertas hasta las 22?, ¿es necesario que el horario en una oficina acabe a las 19-19:30 con un paron a medio día de dos horas?
    La respuesta para mi es clara: No.
    La conciliación es un tema peliagudo pero solucionable que además puede llevar a crear más puestos si está bien hecho y controlado pero vivimos en el país del pillismo y la mentira y así nos va.
    Todo el mundo tiene derecho a conciliar y eso pasa por arreglar cosas como los horarios eternos que además incumplen las horas de trabajo semanal establecido, también está el tema de que no se concilia sólo por los hijos, sino tb por lo ascendientes o por un padre. Y lo q es mas, una mujer embarazada o q acaba d ser madre mo es menos competente y x tanto objeto de despido, puede ser igual que antes.
    En este país el principal problema ds creer q la conciliación es sólo cosa de madres

    1. No has leído este otro post verdad?
      Quien dice que la conciliación es solo cosa de madres? hablo de familias, de profesionales, este es el problema, que se tienede a creer que son solo las mujeres quienes crian, porque son quienes renuncian, quienes piden los cambios de horario, quienes piden reducciones.
      No, una oficina probablemente no precise terminar a las siete, pero en hostelería si, y cansa mucho la gente como me han dicho claramente, pide cerrar un centro comercial en domingo porque también tienen derecho a irse a comer a un restaurante con la familia. esos mismos que reclaman un buen horario, pero se presentan a las diez de la noche en urgencias con el niño porque a esa hora no hay cola y a las cinco de la tarde si.
      Por eso he puesto ejemplos, para que quedase claro, si una tienda abre de 10 a 14 y de 16 a 20, hay que dar horario seguido a un trabajador, cuando de 14 a 16 no hay clientes? Los servicios públicos, policía, medicos, conductores de bus, de tren, la hostelería… No tenemos derecho a esos mismos horarios coherentes? Efectivamente es una cuestión de educación y respeto, que habitualmente no hay, tu hablas de horarios decentes para todos, la mayoría habla de buenos horarios para si mismos. Ese es el kid, respeto para todos, empatía para todos… 🙂 Gracias por tu punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *