No eres una mala madre…

Para M. porque no estás sola.
No eres una mala madre.

No, ni siquiera cuando pierdes los nervios y gritas, ni cuando te supera todo y los mandas a su habitación, ni cuando te quejas en voz alta porque estas cansada. Ni cuando te das cuenta de que no era para tanto pero los has reñido igual.
Aunque te gustes mas sonriente y cariñosa, divertida y risueña. Y es que hace mucho que no te ves así y últimamente siempre estés enfadada.
Cuando el sueño habla por ti, y el cansancio, y las malas noches y los malos días.
Y terminas la tarde con los niños durmiendo y tu llorando sola.
Agobiada y agotada, casi deprimida, y sintiéndote culpable.
Culpable por no ser esa madre sonriente y feliz de la foto, la de paciencia infinita y niños limpios y peinados que no se manchan comiendo.
Esa haciendo manualidades en una casa brillante y ordenada.

Cansada. Así te sientes.
Porque te pasas el día corriendo detrás de ellos en horarios absurdos de clases, y en los intervalos compras, cocinas, limpias.

 

 

Y vives en un sin vivir de idas y vueltas, y cuando terminan sigues con extraescolares, y meriendas con amiguitos, y ayudándoles con los deberes y controlando que coman, que merienden, que cenen, que se laven las manos y los dientes y el pijama, y mañana tiene examen, y no se sabe la tabla del 6, y tienes que leerte el cuento, y cuando por fin llega la hora y se queda la casa en silencio… Te parece poco todo lo que has hecho y te miras en el espejo y no te ves sonriente, tu pelo da pena, vuelves a tener una cesta de ropa sucia y ni siquiera se te dan bien las manualidades.
Y te sientas y tras 15 minutos te levantas del sofá para planchar porque te sientes culpable.
Muy culpable. Mala madre.
Por todo, por nada, por la vida…
Y te miras en todos los reflejos y no recuerdas la última vez que sonreíste al verte, y mides tus ojeras y las primeras arrugas y te vas a la cama con mal sabor de boca, esperando que mañana sea mejor día, aunque sabes que se repetirá el de hoy.

Cuando parece que el mundo está en tu contra y no llegas, no puedes con la casa, con la ropa, con los niños…
Y ese comentario de alguien de la familia diciendo: Claro, como no trabajas!
Y él, cuando llega aunque no dice nada te mira y sabes que se pregunta: Por qué no esta lista la cena?
Y tu callas. Porque estas frustrada y sientes que lo haces mal, todo mal.
Porque te sientes culpable, no trabajas, y sabes que te juzgan por ello continuamente.
El, la familia, las amigas, hasta las mamás del cole, con ese no se de que te quejas? Si tu no trabajas, si además trabajaras fuera…
Mala madre. Culpable. Y ni te atreves a decirlo en voz alta, porque eres la primera que se juzga, mas duramente que nadie.

Y piensas que no has trabajado más en tu vida, cuando tus jornadas son de 24 horas, pero nadie lo ve porque es él que trae el dinero a casa, y nadie te valora. Ni tu.
Y tus hijos son pequeños y no entienden que también necesitas desconectar, y lo sabes, ellos no tienen culpa de nada pero pagas con ellos aunque no quieras, aunque simules una sonrisa en el fondo sabes que lo notan.
Y te lo demuestran llorando mas por cualquier cosa, peleando entre ellos, sacándote de quicio. Mamá, mamá, mamá.
No puedes más, estas frustrada, triste, agotada, y te miras y sólo ves a esa mala madre, sin paciencia, sin ganas, todo el día riñendo o gritando o enfadada.
La mala madre…

No eres una mala madre, tan solo una madre cansada. -    

Y piensas que tal vez estarías mejor trabajando, y tus tristezas serían menos si sólo llorases por no verlos, que tal vez es eso lo que necesitas, echarles de menos y no de más.
Y esas noches tras el llanto recuerdas como era tu vida de antes y piensas que si no te habrás equivocado, porque con lo mal que lo estás haciendo seguro que fue un error tener hijos…
Mala madre.
Esa que mientras les riñe les prepara la ropa de mañana, y la cena, y le roba tiempo al sueño para coser dobladillos.
O para terminar ese disfraz, o para que mañana coman su comida preferida. O simplemente para que tengan un rato más de parque.
Esa que se despierta con cada tos, que se levanta si respiran distinto, que pone el despertador una hora antes para que se levanten con la casa caldeada. La que nunca olvida la merienda.
La mala madre.
La que hace mucho que no tiene tiempo para ella porque ya no sabe de prioridades, porque su única fe son sus hijos.
La que vive por y para ellos, sí, esa eres tu.

Tal vez no debieras exigirte tanto. Tal vez no debieran exigirte tanto.
No tendrías que estar sola, ni cargar sola con todo.
La maternidad no debiera ser sinónimo de amargura, ni de soledad.

La maternidad no debiera ser sinónimo de amargura, ni de soledad. -    

Mala madre…
Quítate peso, suelta lastre, y sonríe, como hacías antes, y mira, a la madre, ni buena ni mala, que habita en ti.
Solo la madre perfecta, la madre de tus hijos.
Y quiérete.
Quiérete por el millón de cosas que haces a diario, y por las que no haces tambien, y por las que hacías y las que te gustaría volver a hacer, quiérete tal y como eres.
Y respira, no eres una mala madre, tan solo una madre cansada.

Mala madre. Un adjetivo que tarde o temprano todas nos ponemos, pero sabes qué?
Mala madre es la que maltrata, la que no cuida a sus hijos, ni los viste ni los baña, la que no se sienta con ellos a hacer los deberes, la que no les da la cena ni se preocupa de que duerman arropados. La que los abandona.
Tu no eres mala madre.
Miralos. Mírate, lo estas haciendo muy bien, lo mejor que puedes, lo mejor que sabes.
No lo olvides.
No tienes que cambiar tu, tiene que cambiar el mundo.
Quiérete!!! Y no vuelvas a llamarte mala madre…

Noe Del Barrio  – registro: 1601316372868 `Todos los derechos reservados

mujer desnuda. Picasso
Mujer desnuda. Pablo Picasso

Artículos Relacionados

32 comentarios

  1. Solo me he sentido mala madre cuando no me he sentido madre, cuando le he mandado a jugar a casa de los abuelos para tener tiempo de planchar (a quién le importan las arrugas teniendo un niño bueno como el mío?), de barrer, de cocinar. Solo me he sentido mala madre cuando he preferido tener tiempo para sentirme esposa. Porque… ¿quién es yo? Ya ni lo sé: yo soy madre, yo soy esposa, yo soy hija y soy maestra. Yo soy todas y, sin ellas, no soy nadie.

  2. Me he sentido totalmente identificada con la primera parte de este post. La única diferencia es que yo sí trabajo fuera de casa, media jornada solo, de 9 a 14, para poder dedicarle tiempo a mis hijas y ningún tiempo a mi. Y malamadre me he llamado muchas veces, cuando he gritado y luego me he arrepentido. Cuando me he enfadado por tonterías. Cuando en el paroxismo de las prisas mañaneras (hay que llegar a la guarde, al cole, al trabajo..) me he olvidado la merienda de la Mayor o la mochila de la Pequeña…En fin. Gracias.

  3. Jaaaaaaaaaa y tu crees que las madres que trabajan no llegan a planchar, no tienen play dates, no lavan dientes y ponen ropa a lavar…dios que estereotipos te traes…dejense de buscarse mecanismos para autoalagarse y hagan lo que se tiene que hacer y traten de ser felices…que bonito te toca cuando no trabajas por que no quieres…eso es elección…de que te quejas?

    1. Tantos estereotipos como mala educación y falta de empatía traes tu de serie.
      Ah! disculpa quienes no trabajan no tienen derecho a quejarse, ups! pandilla de vagas!!
      Firmado: Una madre trabajadora(En casa y fuera)

      1. Yo he estado tres años sin trabajar por elección propia siendo madre a tiempo completo y ahora he vuelto a trabajar obligada por las circunstancias. Creeme cuando te digo que es más duro ser madre sin “trabajar”. Ahora tengo ayuda de mi marido y de mi suegra, porque claro, como ahora “trabajo”….

    2. No todas las madres que no trabajan lo hacen por elección. Y sí, hay madres que no trabajan fuera de casa y no llegan. Y madres que trabajan fuera y no llegan… Y al revés!
      Ella no ha juzgado ni a unas, ni a otras, ha defendido el que se sientan como se sienten. Que somos seres humanos, podamos, o no podamos, con todo… Trabajemos fuera de casa, o no trabajemos.
      Yo soy hija de madre que trabajó fuera de casa, y te digo una cosa, ojalá mi madre hubiera estado en casa con nosotros. Porque lo único que recuerdo de mi infancia es que estábamos siempre solos; aunque valoro todo lo que mi madre hizo para que no nos faltase de comer, estuviésemos limpios, etc.

    3. Algunas no trabajamos porque cuando decidimos ser madres tuvimos que elegir. Y cuando ya tenía edad escolar había que conciliar, y si no tienes familia que te los cuide y tu marido trabaja de tarde solo puedes trabajar en horario escolar, y no es tan fácil cuando llevas toda la vida trabajando en hostelería. Algunas no estamos en casa por gusto….

      1. Evidentemente, tan difícil la elección como quien sigue con ambas, llevo toda la vida trabajando en hostelería y en nuestro caso fue papa quien tuvo que quedarse y entre los dos inventamos nuevas formas de trabajo para crear una conciliación. Para hacer posible criarlos. Nada es fácil. Por eso debemos huir de juzgar al resto. 🙂 Un abrazo

  4. muy identificada, vamos, más imposible!!! me ha encantado felicidades!!! y yo tb trabajo fuer y dentro, pero en esto poca diferencia hay

  5. Noemí Del Barrio Delgado, simplemente GRACIAS, no hay mas…..x lo mns tngo la suerte de q mi compañero es lo contrario a lo q describes y es mi gran apoyo.

  6. Me ha encantado tu reflexión.
    Yo soy madre trabajadora, y no llego. Me encantaría no trabajar y quedarme con mis hijos en casa, pero no me es posible economicamente. Y estoy segura, que si fuera así, tampoco me daría la vida para todo, ya que me organizaría de otro modo, los traería a comer a casa, la familia no te ayuda tanto porque “no trabajas”…
    Nunca me he llamado mala madre, pero si a veces me siento culpable de chillar, cuando la que estoy alterada soy yo y no ellos.
    Un beso

  7. Me ha encantado, yo soy madre trabajadora y tambien me siento así muchas veces, pero el hecho de trabajar fuera, como comentan otras madres, no creo que importe demasiado, es más, tal y como dice la carta, las mamás que trabajan dentro de casa las 24 horas, estan mucho menos valoradas y muchas lo hacen por elección, pero otras no y no tienen ni un minuto de desconexión por el hecho que la sociedad, les hace creer que si no son CRIADAS, planchan, lavan, tienen la comida a punto a su marido, etc,,,etc,,, no son buenas MADRES, y ser madre, no significa tener que ser criada……
    besos!!!

  8. En vdd q uno como madre batalla más con los hijos y el marido pero pocos son los hombres q valoran el trabajo q se hace en casa,los reproches de ellos de yo salgo a buscar el pan de todos los días !! Si y uno no se queda acostada,me levanto a ver a los niños el desayuno etc,etc y lo único esperado ea un gracias mamá,o gracias vieja x la comida de hoy ……

  9. A todo eso sumale, soltera con hijos, o sea hacer todo, eso sentir todo eso y aparte ir al trabajo y escuchar que no eres tan buena mujer porque no tienes esposo

    1. Juzgar, juzgar, juzgar…
      🙁 Convertirnos es mujeres corriendo tras la imagen que no has vendido de la perfección. Es hora de romper con todo ello.
      Un abrazo

  10. “Buena madre” la construccion social mas perversa y esclavizante que se ha hecho. Tampoco me gusto el articulo este que es mas de lo mismo.

  11. Los estereotipos nos los creamos nosotras mismas al atacarnos. Simplemente somos madres trabajadoras en casa y/o fuera d ella. A mí en lo personal m encantó y m sentí tan identificada y se q las madres q trabajan fuera d casa es aún más admirable su labor.

  12. Me encanto tu reflexión, y me pareció muy real, todas las madres del mundo deben ser valoradas por lo poco o mucho que hagan, formar una familia es una gran responsabilidad, y aveces puede llegar a ser la tarea más difícil, especialmente si tienes un hijo enfermo, o vives con situaciones difíciles, todas hacemos lo que podemos aunque aveces quisiéramos hacer mas…. Trabajar fuera de casa es muy difícil y mas cuando regresas a continuar con tus deberes en lugar de descansar. Y cuando trabajas todo el día en casa… tampoco es fácil, en algún momento te vuelves prisionera de tu propia casa, ya sea por gusto o no. Y las madres solteras la tienen más difícil aún… Y las madres enfermas…. Ni que decir…..
    Te admiro por haber detenido un momento tu vida y reconocer el trabajo, esfuerzo, tristeza, preocupación, y la vida misma de una madre, al final todas somos lo mismo, madres que se esfuerzan con sacar adelante a sus hijos sin importar desde que trinchera nos toca hacerlo, un abrazo!

  13. Si voto por ti es porque tienes habilidad. En el texto discrepo muchísimo: una buena madre sabe que sus hijos son capaces y les enseña a hacer todo eso. Una buena madre pone los puntos sobre las íes, una buena madre le enseña a sus hijos a hacerse cargo de ellos con cariño. Todo ese trabajo sólo da cuenta de algo: la madre no quiso tener a sus hijos y su única forma de mantenerse “bien” es haciéndoles todo.

  14. Pingback: El Espejo 64

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *