Marcas

Las marcas.
Oh las marcas!!
Esos malvados engendros que persiguen blogueros con fines egoístas y sin valorar su trabajo.
Hasta que los blogueros dijeron: Cómo? Pues yo mas!!

Yo soy bloguera, o lo que es lo mismo, alguien que cede su tiempo, en pos de un hobby.
Y publico cuando puedo/quiero/me nace.
Como no es mi oficio no me pongo horarios ni obligaciones.
Es un esfuerzo mantener un blog? En mi caso, este no, precisamente porque es algo que me sirve de desahogo.
Pero sí, son horas de trabajo, escribir, publicar, compartir, conversar y debatir en la fanpage. Tiempo…

Me gusta que reconozcan ese tiempo y ese esfuerzo, aunque no lo sienta como tal, por mantenerlo? Pues claro!! A quién no le agrada que le reconozcan un esfuerzo por pequeño que sea?
Y no nos engañemos, un blog de alimenta de vuestras visitas, de vuestra compañía, de las comparticiones y comentarios.
Y todo ello es el alimento del bloguero. Así que si además se reconoce, es el punto dulce y satisfactorio.
El motor para seguir publicando es saber que al otro lado alguien siente lo que has escrito, alguien lee, alguien comparte…
Ese es el valor, lo que hace de este rincón algo maravilloso. La comunicación.
Supongo que si viviese de ello no sería tan romántica la visión, o quien sabe, tal vez si. Pero como no lo hago, las pocas veces que recibo beneficio me enorgullezco sin mas y agradezco ese valor añadido como un regalo.

Pero yo también soy una marca. Real, que nada tiene que ver con blogs.
Una marca pequeña, emprendedora, y soñando con vivir y mantener a mi familia de mi marca.
Propietaria de una idea, de un esfuerzo diario, de una cuenta donde se desglosan ganancias y pagos(demasiado a la par, donde se pagan recibos y cuotas de seguridad social, y alquileres y gastos…)
Como marca pago por hacer publicidad, y como marca quiero creer que se valora mi esfuerzo y emprendimiento. Cuando pago publicidad(Radio, publicaciones, flyers, eventos…) lo hago a sabiendas de que habrá un retorno, de que la inversión será mínimamente recuperada y con la esperanza de además mejorarla.

Y aquí es donde se cruzan blogueros y marcas.

Como bloguera he recibido muchas ofertas colaborativas, unas mejores que otras, como sabéis no suelo recomendar productos, algún post publicitario he hecho pero suelen estar relacionados con una historia, aquí no hay cabida a recomendaciones de productos específicos, por la sencilla razón de que nunca lo he hecho y no me encuentro cómoda en este elemento. Además creo, que vosotr@s, los lectores y quienes sois la parte fundamental de la ecuación no es lo que buscáis en mi espacio. Así que a veces, con pena, tengo que decir no a regalos para probar productos y contároslo, por qué? Porque en muchas ocasiones son productos que yo no usaría por propio convencimiento… En otras ocasiones realmente el producto me interesa, y acepto, y conlleva un trabajo extra, porque intento ofrecer algo mas de contenido, una historia, sensaciones, algo, más sútil, que simplemente publicidad de un producto. Porque valoro a quienes estáis detrás y sobretodo valoro sentirme cómoda con lo que hago, estar a bien conmigo misma es lo mas importante de todo.

He recibido ofertas mejores y peores, la gran mayoría honestas: te doy un producto, servicio o dinero y tu cedes espacio para darme visibilidad, la mayoría de empresas son realmente serias; otras son llevadas por gabinetes de marketing y realmente hacen muy bien su trabajo, y hacen ofertas con respeto, educación y haciéndote sentir profesional. Alguna ha habido con ofertas algo menos honestas, tu hablas de mi producto y si me lo compras te hago un descuento. O te vendo mi producto para que me hagas publicidad(Tal cual) O hazme publicidad gratis porque yo te daré mucha visibilidad que soy un producto muy demandado, o te escribo un post, tu lo publicas gratis en tu espacio, que el pago es que te estoy quitando trabajo y además tengo tropecientomil seguidores… De todo, pero sí, la gran mayoría valoran y mucho mi dedicación y esfuerzo, y sus ofertas son realmente hechas desde el respeto.

Pero también hay un relación a la inversa, mi experiencia como marca, un grupo de blogueros afines y decididos a montar un evento nos ofrecieron(Entre líneas y muy educadamente, sacando todo su talento para ello), colaborar como empresa patrocinadora, como marca, dando nuestros servicios gratuitamente, a cambio de la difusión en redes y en algún blog.
Que dicho así hasta queda bien verdad? Traducido, dar de comer a 90 personas, gratis, a cambio de una supuesta visibilidad, en espacios, que por otro lado, y conociendo algo el medio, no tienen prácticamente ninguna. Ya no suena tan bien verdad? Que no es lo mismo que inviertas 2€ y saber que pagas porque te lean(Con suerte) 100 personas, que pagar 200 para que te lean 10.000… Matemáticas!

Colaborar, como bloguero, significa escribir, mover un post, a cambio de que tus lectores, si los tienes, o tu público interactúe con esa colaboración.
Como marca ofrezco un servicio o producto a cambio de que mi nombre sea utilizado.
Como marca pongo mi trabajo, mi genero, mis instalaciones a cambio de una mención, o un post, o…

Cedo mi trabajo , mis impuestos, mi tiempo, mi esfuerzo…
Pero en este caso, cedo, no es una venta, no es un pago de publicidad…
Si como marca se me hubiese ocurrido decirle por ejemplo a un bloguero, mira, tu me haces publicidad y a cambio te ofrezco un descuento a tus lectores… Supongo que sabemos la respuesta probable…
Los blogueros también comen! Qué os habéis creído! Qué falta de respeto y consideración a mi trabajo!
Porque si yo como marca le digo a un blogger que le mando tres croquetas a cambio de un post en el que cuente los buenas que están, o le propongo un 5% de descuento a todos sus lectores que realicen una compra de mis productos a cambio de escribir sobre mi, estaría menospreciando su trabajo.

Pero y si es al revés?
Lo siento pero como trabajadora, emprendedora y conociendo mínimamente el mundo bloguero, he sentido que mi trabajo no era valorado.
Así de fácil.

Porque tu trabajo como bloguer, sentado delante de un ordenador, y el tiempo que dedicaras a darme un retweet es muy valioso, porque tu también pagas facturas seguro, y tienes la mala costumbre de querer comer todos los días,  pero mi dinero(Sí, dinero, que me costará el género) así a bote pronto en materia prima una picada sencilla para 90 personas, mas el tiempo que nos ocupe tratar esta materia y convertirla en comida, mas los seguros sociales de las personas que lo haremos, mas la luz,el agua, el gas, el alquiler, los materiales, el transporte para llevároslo, el montaje, no debe ser valioso… O no tanto, como el esfuerzo que dedicas tu a tu afición…

Y es que yo también como, y mis hijos, y vestimos e intentamos vivir honrada y legalmente de nuestro pequeño negocio.

Ya ves yo también he emprendido como tu, pero yo no menosprecio tu trabajo y tu sí el mío.

Porque tal vez de otra forma, lo habríamos tomado como publicidad, y como tal hubieses entrado en nuestro apartado de gastos, pero cuando alguien claramente no valora mi esfuerzo y pretende cambiarlo y cotizarlo a cambio de humo, me duele.
Porque yo no soy una gran marca, ni una gran empresa, soy solo parte de una familia que quiere sobrevivir.

Me sorprende que cualquiera que comience un blog, como yo en su día, crea inmediatamente que tiene una llave para conseguir productos gratis, crea que tiene poder para elevar o rebajar el valor de una marca, crea que su opinión, vale mas que el esfuerzo y trabajo de los demás. Crea que puede vivir del cuento. Sin más.

Exigir respeto a un trabajo, despreciando el trabajo de otros no te deja en mejor lugar que esas marcas de las que se habla habitualmente.

Un blog puede ser escrito con el corazón, y convertirse en una marca, y es lícito, respetable y maravilloso, que alguien pueda vivir de su sueño.
Un blog puede dejar de ser escrito con el corazón y convertirse en una marca porque su opinion es valiosa, y es igual de lícito y respetable.
Un blog puede ser creado con el fin de ofrecer un servicio y vivir de ello e igualmente válido.
Pero no todo el mundo escribe con el corazón.
No todas las marcas conocen la ética.
No todos los blogs son honestos.
Vivir de esto es un trabajo a tiempo completo, la culminación de mucho esfuerzo, mucho trabajo y dedicación, y de un recorrido de honestidad y trabajo limpio. Y está al alcance de muy pocos.

Como bloguera, propietaria de un espacio exijo que si alguien quiere utilizarlo para darse visibilidad creyendo que mi opinión, tiene valor, sea coherente y como poco me trate con respeto.
Como marca, exijo lo mismo, con una diferencia.
Si hoy no escribo, voy a comer igual. Yo pongo tiempo, ilusión, como bloguera.
Como marca pongo eso mismo mas una inversión, económica importante, que necesito recuperar, que no me puedo permitir regalar, sin la garantía de un retorno. Y como blogueros, tengamos claro, que el retorno, es difícil de cuantificar, cuanto mas si tu espacio es humilde. Demos valor al trabajo de los demás tanto, como esperamos recibir del nuestro.

Aprendamos a valorar  coherentemente nuestro espacio, nuestra marca y nuestra valía personal.

 

Artículos Relacionados

4 comentarios

    1. La marca es la mía! Y poner el nombre del evento o de los blogs participantes no merece la pena. La publicidad para quien la merece 🙂

  1. “nunca te acostarás sin saber una cosa más”

    No veas la pila de cosas que he aprendido hoy contigo, entre la charla de antes(facebook) y este post !!

    Me encanta lo clara que eres y como dices las cosas.
    Seguiré aprendiendo (falta me hace)
    Saludos
    Marta

  2. Hace poco que te sigo, pero me encanta el blog. Suscribo todo lo que dices al 100%. Desconocía como funciona el tema de las marcas y me he quedado alucinada por lo que cuentas. No sé si en algún momento alguna marca me propondrá promocionar sus productos, pero de entrada no me interesa nada. No me sentiría cómoda metiendo publicidad en el blog y vendiendo algo en lo que no creo. Además, mi blog es bastante humilde y no se creó con esa intención. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *