Y ayer me enfadé contigo

niño espaldas

Sé tú…

Ayer me enfadé contigo.
Por qué? Tal vez porque pretendo que seas otro, quien no eres, quien tampoco querría que fueses, quien no me gustó nunca…
Y sin embargo ayer me enfadé contigo, por ser tu, porque no recoges, porque gritas, porque no te importa mancharte, porque no paras quieto.

Ayer me enfadé contigo, por no ser como los demás esperan que seas.
Más obediente, más tranquilo, más silencioso, más estudioso, más atento, más educado, más…
Porque me afecta lo que piensen otros, lo que quieren otros, lo que esperan otros.
Me afectan las miradas, los susurros, las notas, las tutorías.
Y sin embargo me gustas, no es sólo amor de madre, me caes bien, me divierto a tu lado, me encantan tus pasiones, tus ganas de vivir, de saltar, de correr, de gritar, de aprender, de soñar. Tu hambre de vivir.
Tal vez por eso me enfadé, porque veo lo peculiar, lo mágico, lo grande y maravilloso que eres.
Porque me aterra que no lo vean los otros.
Porque me veo en ti.

Ayer me enfadé, por tus diferencias, porque no eres como esos niños de libro que la sociedad espera.
Porque no eres como esos niños perfectos que las otras mamás pregonan.
Porque no eres como esos niños cándidos que salen en televisión.
Porque no eres como esos niños impolutos de las revistas.
Porque no eres ese niño obediente, silencioso y quieto de la sala de espera.
Porque no eres ese niño educado, comedido y de mirada baja del restaurante.
Porque no eres ese niño inmóvil y sosegado de tu colegio.
Porque no eres el estudiante que todos esperan.
Porque no eres el niño futbolista del parque.
Porque no eres el niño que se come todos los trocitos de pimiento del plato.
Porque no eres, porque no eres, porque no eres.
Porque no eres otro, porque eres tu.

Cuándo olvidé que se ama tal y como se es sin pretender cambiar al otro?
Cuándo me hicieron olvidar que te amo tal y como eres, y precisamente por ello?
Cuándo olvidé que eres un niño?
Cuándo lo olvidaron ellos?

Tu no lo olvides, y sé un niño todo el tiempo que puedas, y no recojas, y grita, y corre, y ríe, y pinta, y mánchate, y enfádame por no hacerme caso, y no pares quieto, y juega, y salta, y peléate, y sé feliz.
Y crece despacio. Porque ese es el camino. Paso a paso. Sin prisas.
Un camino que pretendemos que pase al vuelo, que crezcáis de golpe.

Crece despacio…
Y no seas el niño de libro que no me gusta.
Y no seas el niño perfecto que pregonan.
Y no seas ese niño cándido que esperan.
Sé tu. Tal y como eres.
Movido, vivaz, risueño, divertido, gritón, extenuante… Espectacular.
Sé el niño maravilloso al que amo.
Ese que me cae bien, ese con el que me divierto.
Ese que sube a la luna y salta en paracaídas, ese que se monta en barcos de salón y nada en la alfombra.
El dueño del mando.
El jefe de la bañera, el rey de los patines.
el emperador del chocolate.
Ese, la promesa del gran hombre que vas a ser.
Sé tu, y perdóname por pretender que seas otro.

Niño caminando. Wilson

Artículos Relacionados

24 comentarios

  1. Me hizo un poco llorar a veces pretendo querer cambiar a mi niño y que crezca y que recogía y que no grite y todo eso… Poco a poco voy comprendiendo q soy yo l q tango q cambiar esa manera en la q amigo m educaron si no recoges t pego si no haces akello t castigo.. Trato d cambiar m cuesta lloro y grito x dentro trato d cambiar amo a mis hijo y x nada del mundo kiebro q cambien q sean niños y q vivan lo q yo no viví hahaha u trato d divertirme con ellos algo q mi madre nunca hizo con nosotros..

    1. Aprendemos de nuestra vivencias, permitete también equivocarte, ese es el ejemplo que les enseñará que eres humana. Imperfecta pero maravillosa.
      Un abrazo preciosa

  2. Me ha encantado tu entrada, me hace reflexionar, porque yo también me enfado, me estreso…. pero también hay que ponerles límites, que cuando crezcan se encarga esta envenenada sociedad, así que con cariño, y con paciencia, esa que se que nos va tantas veces, debemos educar pero también permitir que se diviertan y disfruten. Que complicado es esto de ser madres. Gracias por tus escritos que tanto me hacen reflexionar y rectificar.

    1. Es complicado, o nos ponemos metas a veces imposibles de lograr?
      Aprendemos con cada paso…
      Un abrazo preciosa

  3. cuanto quiero a mi nieto inquieto y sonriente, duele verlo llorar, un día me dijo, “lo mas importante es la libertad”, yo-quien dijo eso?- responde mi nieto-San Martin, dijo¡¡

  4. Que bello. Ciertamente es muy fascista eso de que nos eduquen desde pequeños para no pegar, robar, cagarnos y mearnos en público, comer basura, morder o gritar a cualquiera.

    Ah espera, que no estamos hablando de eso, ¿o si?

    La sociedad no nos permite seguir siendo las bestias salvajes ignorantes que somos al nacer. Maldita sociedad represiva.

    Pobre niños cautivos de una educación civilizada.

    Si queréis bestias, adoptad perros.
    No tengáis hijos si no poseéis la voluntad para educarlos.

    1. Tu eres el claro ejemplo de la educación que no queremos para nuestros hijos.
      Gracias por recordárnoslo.
      Tu eres el claro ejemplo de porqué tenemos políticos corruptos, empresarios ladrones, gente sin escrúpulos, por una educación que adoctrina, pero no crea personas.
      Poco mas que eso, no cagarse encima.
      Por cierto nunca es tarde para educarse emocionalmente.

    2. Es triste porque no has entendido nada; y esa es una de las razones por la que muchos niños son etiquetados, culpabilizados, juzgados y criticados, por gente que, como tú, no solo no entiende sino que sin saber nada, suelta su discurso grandilocuente, sus lecciones. Vuelve a leer, inténtalo nuevamente, quizás al final sí entiendas el mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *