Lactancia prolongada

Lactancia prolongada.

Leo muchas veces artículos hablando de lactancia prolongada, niños amamantados mas allá de los dos años.
No soy experta, no voy a ponerme a repetir lo que dice la OMS. Entre otras cosas porque en mis tetas mando yo y a nadie le importa, y ese pensamiento incluye las tetas ajenas.

Llevo 7 años y medio amamantando niños, desde el nacimiento de mi primer hijo, y el que por el momento se lleva la palma en tiempo(3 años y medio de feliz lactancia)
Compartió lactancia con su hermana, durante año y medio. Ella continuó unos meses más, y fue un destete necesitado por mi durante el embarazo del tercero.
Ahora amamanto al pequeño a punto de cumplir 3 años.
Así que en teoría ya tengo otra lactancia prolongada, aunque de momento al ser pequeñito (También de talla) no llama mucho la atención.

Y es que la talla en esto importa, y mucho!
Porque si te sale un poquito largo el niño, ¡ya la hemos liado! y no serán pocas las veces que escuches aquello de: Tan grande y aún con la teta?

Me entra la risa floja con algunos artículos y comentarios y eso que muchos perjudican a la lactancia, dando una imagen un tanto absurda aunque estén hechos con la mejor de las intenciones.
En realidad no debieran perjudicar porque, una vez más, lo que una mujer haga y el tiempo que amamante no debiera molestarle a nadie.
Pero molesta. Y clasifican a las mujeres que amamantan a niños mas allá de los primeros meses, como raras, hippies, etc, etc.
Se habla de lactancia prolongada y creo que se proyecta una imagen estrambótica a veces.

Da de mamar a un niño 6 años! Y se lo imaginan enganchado a la teta como bebé, en posición fetal. Malcriado y alelado con su teta.
Una teta visible en cualquier lugar, expuesta por una madre loca…
Lo cierto es que a quienes conozco que amamantan a niños mas mayorcitos suelen hacerlo en su ámbito privado, seamos claros, los niños ya comen bocadillos de chorizo, así que puedo contar por experiencia, que si te pide según donde que le des teta, simplemente por comodidad le dices que no y punto, o se lo cambias por otra cosa. Un batido, una manzana, un traguito de agua… Porque no es un bebé, y entiende, negocia, explica…
No es una necesidad vital, aunque si psicológica en muchas ocasiones, se puede posponer, sin más.
Y si no se puede o se quiere posponer, al ser un niño más grandecito es mas fácil hacerlo tranquilamente, sin necesidad de hacer una escena de desnudo que escandalice a alguna mente calenturienta.

Amamantar a niños más mayorcitos significa hacer un ejercicio diario de comunicación con ellos, porque saben lo que quieren y lo piden tal cual, y como con cualquier otra petición es absolutamente normal decir no, o simplemente ahora no, mas tarde, y no pasa nada, porque no es un bebe y mas que algo alimenticio es algo social entre mama y niño.
Una muestra de afecto, un consuelo, dependiendo del momento. Aprenden a negociar, a explicar sus necesidades, no es un hecho que vaya a agilipollar niños, por si quedaba alguna duda. No, no son ni más ni menos listos, ni hay mejor o peor vínculo con ellos según la edad de destete. es simplemente una opción más.

Y es que hablas de lactancia duradera y puedes ver reflejado en el oyente la película:
Jurando la bandera en la mili y pidiendo teta.
Recibiendo la primera comunión y tomando un chupito de teta para tragar.
El adolescente en la puerta del cine, mamando como si no hubiese mañana, mientras los amigos le esperan…
Se habla de lactancia prolongada y se imaginan a una mujer dando de mamar a un señor con bigote…

Al fin y al cabo no dejan de ser prejuicios, no hay una edad adecuada para destetar, ni siquiera al llegar a los famosos dos años de lactancia recomendad por la Oms.
Es simplemente algo entre madre e hijo, y a nadie le debiera importar una leche, porque incluso si esos ejemplos jocosos fueran reales, a quién le importa lo que hagamos con nuestras lactancias?
A quién molesta una teta? En un mundo lleno de ellas…

Estatua de Isis amamantando a Horus. Periodo Tardío o baja época.
Estatua de Isis amamantando a Horus. Periodo Tardío o baja época.

Artículos Relacionados

5 comentarios

  1. Hola Noe,

    Hoy es el primer día que entro en tu blog. Y estoy encantada de haber dado con él, contigo. Primero he leído el artículo que escribiste sobre la Conciliación. No creo que el mundo se deba parar cuando tienes criaturas, creo que el mundo se ha de parar YA. Y analizar cómo los diferentes elementos que conforman una sociedad pueden contribuir a una mejor calidad de vida de todas las personas. Hoy los mecanismos y reglas del juego de la Escuela y, por otro lado, del Mercado Laboral van en direcciones diametralmente opuestas. Las escuelas barajan la posibilidad de hacer jornada intensiva (merece un artículo de opinión a parte) mientras que un alto índice de empresas sigue sin asumir todos los cambios que afectan a sus trabajadores que deciden ser padres. Las empresas miran hacia otro lado. Pero la realidad es que miles de padres e hijos viven cada día el ESTRÉS puro en su piel por falta de flexibilidad horaria en el trabajo. Cuántos padres hay que se ven obligados a llevar al niño al colegio con décimas de fiebre porque no hay manera posible de poder quedarse en casa con él. Esto es propio de una sociedad insana y absorbida por el temible miedo a perder el trabajo, lo más importante y preciado e irrenunciable de nuestras vidas. Cuántas mujeres hay que sufren acoso laboral cuando se reincoporan al trabajo tras las 16 semanas de baja maternal y no “dan ta la talla” como antes. Y mencionaría más y más ejemplos. Sí, el mundo se ha detener y analizar cómo nos organizamos en sociedad cuando tenemos hijos porque lo hacemos bastante regular con los medios con qué contamos. Claro que hay trabajos con horario nocturno (me he puesto en el peor de los casos) que no pueden ofrecer alternativa (cambiar a horario diurno, por ejemplo) por razones de demanda. Obviamente el empresario no va a cambiar toda su estrategia de mercado por que X que ahora tiene hijos ya no puede trabajar por la noche. Pero a escala global ese o esa X ha de poder contar con una variedad de oportunidades laborales que le permitan seguir obteniendo unos ingresos mensuales en un trabajo que, ahora que es madre o padre, se adapte mejor a las necesidades de sus hijos, o a las suyas propias. Sin miedo a no encontrar nada, sin miedo a “me van a echar a los 6 meses”. Que la gente pueda sacar la cabeza de su puesto de trabajo y OPTAR por algo mejor para él o ella. Optar, decidir, escoger, en tan importante para el ser humano porque lo contrario somete y coacciona.

  2. Estoy de acuerdo con todo lo q dices. En mi caso el mayor tomo teta hasta los cuatro y el pequeño sigue con casi tres. Cuando nacieron no decidi tener lactancias largas si no q surgio asi. Ellos preferian la teta al bibe o chupete y a mi no m importaba. Cada niño y cada madre son distintos y nadie se tiene q meter en su relación y sus rutinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *