Quién educa a tus hijos?

Pixar.
Partly Cloudy.Pixar.

 

Quién educa a tus hijos?

A mis hijos los educo yo.

 

Educación sexual, quién tiene que educar a tus hijos?
Quién debe explicarle cómo funciona el sexo?
Quién le explica de dónde vienen los niños?
Tu. Porque la educación sexual forma parte de la educación emocional, y esa se aprende en casa.

En un mundo absolutamente sexualizado, que alguien  diga que a su hijo (7 años) no le ha hablado de sexo y que no lo hará porque ya se lo explicarán en el cole, me parece que no es de este siglo…

Lo siento, pero estoy en profundo desacuerdo.
El colegio, los profesores están para enseñar a mis hijos, para darles conocimientos, que lógico que desde su posición y el tiempo que pasan con ellos también educan? Sí, pero no es su deber educar.
Su deber es formar.

Los niños van al colegio para que los formen, la educación debe enseñarse en casa.
Soy yo quien debe dar una educación sexual a mis hijos, ya no porque seamos más o menos modernos, simplemente por el hecho de protegerles, porque sin información y tratando el tema como tabú les exponemos a la posibilidad de que abusen de ellos.
A estas edades, y más pequeños, hay que explicarles en casa con naturalidad las cosas, para protegerlos de abusos.
Hablamos de algo que tan natural como la vida.
Queremos que se enteren por impresiones ajenas, que aprendan de boca de otros algo tan delicado?
Provenimos de generaciones donde muchos no han recibido jamás información fidedigna en sus casas, y es mejor?
Era mejor la falta de información? Y aún lo más importante, esa falta de confianza?

En el colegio, tendrán que enseñarles como funciona el cuerpo, la parte fisiológica, pero no deben llegar ciegos a ese día.
Deben tener una base, porque además en clase, sólo les enseñará, lo fisiológico, la parte emocional, los valores, la ética y el respeto, se aprende en casa.
Es puritanismo?
Cómo educar en valores si no se puede tocar el tema?

No señores a mis hijos los educo yo.
No ha de ser un profesor quien les instruya en protegerse o en valorar su persona y su cuerpo. Ayudarán? Claro! Porque somos un equipo, pero hay tareas que son nuestras, y no podemos delegarlas.

No podemos hablar de sexo con nuestros hijos? Pero en qué siglo vivimos?
Y estoy de acuerdo en que cada cosa tiene su tiempo, pero no hablo de ponerles una película para mayores de 18, hablo de explicarles con cariño y un lenguaje sencillo para que sirve su pene o su vagina, hablo de que sabiendo que son órganos íntimos y sexuales, deben enseñarles que si alguien les hace sentir incómodo con respecto a su cuerpo debe contarlo.
Es darle las llaves de una puerta, la de la confianza, la del respeto, la de la libertad.
Incluso podemos  ayudarnos con libros adecuados a su edad, los hay a partir de tres años, también hay mucho material, para protegerles de abusos, y todos parten de la claridad.

Tengo tres hijos y a los dos mayores, cuando ha llegado el momento (Siempre llega, sean niños o niñas, el autoconocimiento sexual) les hemos educado para que respetasen sus cuerpos, tan sencillo como normalizarlo, y dar pautas:
Puedes tocar tu sexo, pero no puede ser en público, puedes hacerlo cuando te encuentres a solas en tu cuarto o en el baño.
Es algo para hacer en intimidad, y nadie puede tocarte ni hacerte sentir mal con tu cuerpo.
Y funciona! Porque desde el primer día hemos sido claros, sin tabúes, entendiendo que el cuerpo, la sexualidad y los sentidos son propios de nuestra especie y no sirve de nada esconderlos o culpabilizarlos.

Cuando llegan los primeros comportamientos sexuales darles la información necesaria y básica según sus ganas también de saber.
Porque no pasa nada hablar tranquilamente de para qué sirven sus órganos sexuales. Sencillez y claridad.

Antes de ser madre pensaba que hablar de sexo con mis hijos sería difícil, te imaginas hablando con un adolescente de sexo y te entran sudores fríos.
La realidad es que ese adolescente fue un bebé, y creció en tus brazos, desde los primeros pasos acompañar la normalidad de un cuerpo desnudo, de ducharse sin vergüenzas, de que te acompañen al baño, no llega un día 14 o 16 años después en el que te sientas y le hablas de condones, todo tiene un camino, y los inicios han de basarse en la normalidad, en la confianza, en la ausencia de miedos y vergüenzas. Ya llegarán los muros que nos separen en la adolescencia!

Supongo que la lactancia en nuestro caso también ha ayudado, el pecho forma parte del vínculo, no son tetas, son alimento y cobijo en nuestra casa. Ven con normalidad que el pequeño mame, porque todos han tenido lactancias largas.
La desnudez de un anuncio por ejemplo no les llama la atención.

 

No concibo que algo tan delicado, tan íntimo se ceda a terceros, se ceda al buen hacer(o no) de los profesores de nuestros hijos.
Porque no hablamos solo de sexo, en esa conversación, entran emociones, respeto, acompañamiento, descubrimiento.
A mi hijo le educo yo, y agradezco todas las ayudas, pero hay cosas que deben llegar de casa.

No concibo ese puritanismo.
Y me da miedo.
Cómo defender a las niñas del futuro si vivirán en un entorno en el que sus compañeros no tendrán educación sexual y emocional?
Cómo defender el respeto al cuerpo, si no tienen una base sólida sobre su cuerpo y su sexualidad?
Porque en el colegio, nadie les va a hablar de emociones, les contarán simplemente la parte fisiológica, y es esa la que nos avergüenza? Nuestra naturaleza?
No podemos dejar al criterio de otros, o a las conversaciones en el corro del recreo algo tan básico en sus vidas.
Debemos darles herramientas y llaves para crecer con naturalidad, con respeto y conocimiento de su cuerpo y del de los demás.
Necesitamos protegerlos y para ello tenemos que crear una relación de confianza para hablar de cualquier cosa, sin miedos, desde el primer día.

 

Porque los niños no vienen de París, no los trae la cigüeña, ni nacen en macetas.
No hablarles de sexo, no informarlos, es dejarlos expuestos.
Ahora como niños y mañana como adultos.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *