Hoy es el día mundial del autismo

Hoy es el día mundial del autismo.
Hoy se llenarán las redes de azules radiantes compartidos, de puzzles azules, de carteles de buena voluntad.

Yo también comparto. Comparto el azul porque es mío, lo comparto con el corazón y con las tripas.
Lo comparto todos los días, a veces Azul brillante y otras desgarrado. A veces nuestro azul es negro y otras apenas se vislumbra.
Pero siempre azules, un color que nos ha dado explicaciones y una nueva forma de vida y de comprensión.
Yo soy azul todos los días.
Porque mi hijo es autista.

Mi azul a días duele, mucho, rompe, destroza, es azul mata sueños, lleno de lagrimas y ruidos. Mi azul algunos días truena, ensordece, tapa el mundo y nos empequeñece.

Mi azul a días es un sol cegador que alumbra todo, que da calor y color, que enamora a quienes se acerca y generosamente mancha a todos quienes nos rodean de su precioso color.
Esos días mi azul no es azul, es multicolor y tremendamente hermoso.

Mi azul enamora, se hace querer, sorprende y engrandece. Y lo hace todos los días, los buenos y los malos, porque detrás de ese azul hay un ser maravilloso que todo lo puede, admirable y maravilloso.

Mi azul es un azul que sube y baja, que mata y cura.
Pero que siempre se ama. Su belleza supera las batallas diarias, supera los ríos de llanto, y termina siempre con sonrisas.

Mi azul es mi hijo, mi tesoro más preciado, el que hizo que la palabra Madre fuese la más importante de mi vida. Sin importar el color. O tal vez precisamente por su color, porque le hace quien es. Porque no querría que mi azul fuese de otro color, tan solo que su color no le dañe, que no le haga sufrir.

Y hoy es el día para visibilizar tanto color, hoy es el día de colorear el mundo para que quepamos todos. Para que el azul no dañe, no asuste, no haga sufrir a quienes lo portan, a quienes lo son.

Porque el color no se distingue cuando abrazas fuerte cerrando los ojos.
Porque los besos no son de colores, porque la maternidad no se mide en tonos.

Porque las diferencias nos crecen. Y el azul es un color maravilloso.

Noe del Barrio

Autismo
Autismo

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *