Desde que soy vuestra madre

Desde que soy madre.

Hoy. Tanto por celebrar.
Y mañana, y siempre.
Y es que desde que me convertisteis en madre mis días son más largos, aunque siempre me queje de la falta de tiempo, lo cierto es que me cunden más que antes. No habrían cabido tantas horas en mis días antes de conoceros.

Desde que soy vuestra madre siento más, nunca hubiese creído que podría amar tanto, querer tanto, sufrir tanto, soñar tanto.
La vida se multiplica en emociones nuevas.
Y todo sabe más intenso.
Me ilusionáis cada día. Y cada día se llena de esperanza a vuestro lado.

Cada color se han incrementado en infinitos tonos desde que os conozco, y es que a vuestro lado los arcoíris se redoblan y dan color a nuestra vida.

Siempre me nacen sonrisas a vuestro lado, ocurra lo que ocurra, termináis sacando lo mejor de mi.
Convertisteis a esta mujer mediocre en alguien dispuesto a pelear por mejorar en cada paso, me llenáis de metas que necesito alcanzar para que estéis orgullosos de mi.
Cada mañana me miro en el espejo de vuestros ojos, y esa es la mayor responsabilidad que he conocido nunca.
El mejor trabajo.
El camino más hermoso.

Me habéis hecho más honesta, más fuerte, más lista, más grande. Y es que sois mi alimento y mi dicha.
Me habéis enseñado a buscar la luz en la oscuridad, a sacar brillo del más triste gris.
A creer que a vuestro lado todo es posible.
Que no hay pared que no pueda saltar con vuestro aliento, que no hay mar que no pueda cruzar con la fuerza de vuestros brazos.

Habéis agrandado mis oídos, para aprender a escuchar, a prestar atención a los pequeños ruidos. También para escuchar en el silencio.
Habéis afinado mi voz, porque cada día me esfuerzo en que las palabras sean amorosas.
Habéis acrecentado mi vista, para buscar y encontrar la parte positiva en todo.
Habéis renovado mi tacto, porque nunca imaginé necesitar acariciar tanto.
Hasta habéis sido capaces de hermosear mi olfato, a vuestro lado siempre huele a primavera.

La primavera, nunca volvió a ser igual desde que soy madre, ni el verano, ni el otoño ni el
Invierno. Y es que desde vuestros ojos me volví a enamorar de cada estación.
Y las flores traen sonrisas, y el calor juegos, y las alfombras de hojas aventuras, y el frío abrazos calentitos en el sofá.

Desde que os conozco vivo en casas maravillosas, siempre llenas de risas y cuentos. Hay más metros de vida a vuestro lado, y todas las paredes tienen ventanas con vistas al alma.

Los besos desde que os conozco son lenguaje universal, capaces de expresarlo todo.

Desde que soy vuestra madre, soy más yo.
Y hoy celebro la suerte de haberos conocido.

Noe del Barrio

Desde que soy madre

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *