Las manos retorcidas

Las manos retorcidas.

Porque una imagen vale más que mil palabras.

Esas son las manos de mi hijo durante su función de navidad.

Tienen traducción.

Esas manos retorcidas, crispadas, son la imagen de su esfuerzo por mantenerse quieto, centrado y en orden durante las dos horas que duró el evento.
Dos horas en las que aguantó quieto como iban pasando y cantando otras clases, en las que subió e hizo su parte.
En las que aguantó el ruido, los estímulos y todo lo que conlleva mover a 200 niños de su entorno y ponerles a cantar delante de 200 padres.
seg

Continue Reading

Al niño que no sabía mirar

Al niño que no sabía mirar.

Mi niño, y el de J, y el de V, y el de M, y el de C, y el de X, y el de S y tal vez el tuyo.

Al niño que no sabía mirar.

Al niño que se le olvidó cómo sonreír.

Al niño que se le olvidó que necesita besos, que no sabía que los abrazos llenan el corazón y los rechazaba a veces.

Al niño que se olvidó cómo se llamaba.

También al niño que se le olvidó cómo hablar.

Continue Reading