Qué te pierdes de tu maternidad?

Qué te pierdes de tu maternidad?

Ser madre trabajadora.
Días en los que no hay tiempo, se suma el trabajo, las obligaciones, faltan horas.
Que te pierdes del día a día de tus hijos? Esa pregunta que te haces, o ese comentario ajeno, que todos escuchamos alguna vez.
Quiero verlos crecer, no perderme nada… Por eso decidí quedarme con ellos.
Y como un hachazo recibes sin haberlo solicitado y marchas a tus obligaciones con el corazón encogido.
Quedarte observando como crecen, como quien vigila la carrera de un caracol, para no perder ni la sombra de un movimiento…
Decisiones vitales que se juzgan sin más. Como si la vida no estuviese llena de opciones y caminos.

Qué te pierdes de tu maternidad?
Qué me pierdo de mi maternidad?
Qué te pierdes en tu día a día, todas esas horas en las que no estás, en las que no eres partícipe de su tiempo y de su espacio.
Días de trabajo, compromisos, deberes…
Y si lo tuvieses todo? Y si no te perdieses nada?
Vivir con la sensación de perderse algo, de no darlo todo, de no estar permanentemente, no importa si trabajas o si no, creo que el sentimiento es el mismo, el de siempre, el de no terminar de hacerlo bien. Como si la vida fuese un curso llena de evaluaciones y examen con puntuación final.

Continue Reading

Conciliación, Ikea y otras palabrotas…

Conciliación, Ikea y otras palabrotas.
Anuncio de Ikea, sí, ya sabéis cual es, y división de opiniones.
A quienes les gusta y a quienes no.
Hasta ahí perfecto.

Voces disonantes, y estos señores que hacen una publicidad tan mona, también dejan que sus trabajadores cenen con sus hijos?
Respetan a sus trabajadores?
Ellos también cenan con sus hijos? O cerrando a las 9 al público(con la recogida, limpieza y demás) salen mínimo a las diez? Llegando con suerte a dar un beso de buenas noches…

Continue Reading

Conciliar

Conciliar

Conciliar

Un día más, las seis, y suena el despertador.
Se dan un beso silencioso en el baño, mientras el se afeita y ella se maquilla.
La imagen es importante en sus trabajos.
Media hora mas tarde levantan al pequeño Pablo, y mientras uno prepara el desayuno el otro le ayuda, ya es grande, se viste solo, pero hay que repasar las mochilas, las dos.
La del colegio revisando la agenda, que vayan todos los libros, el estuche, poner el almuerzo…
Y la otra, que según el día se llenará de una u otra forma. La equipación de fútbol, o la de baloncesto, la toalla y el bañador, las partituras, la merienda diaria…

Continue Reading