Y ayer me enfadé contigo

niño espaldas

Sé tú…

Ayer me enfadé contigo.
Por qué? Tal vez porque pretendo que seas otro, quien no eres, quien tampoco querría que fueses, quien no me gustó nunca…
Y sin embargo ayer me enfadé contigo, por ser tu, porque no recoges, porque gritas, porque no te importa mancharte, porque no paras quieto.

Ayer me enfadé contigo, por no ser como los demás esperan que seas.
Más obediente, más tranquilo, más silencioso, más estudioso, más atento, más educado, más…
Porque me afecta lo que piensen otros, lo que quieren otros, lo que esperan otros.
Me afectan las miradas, los susurros, las notas, las tutorías.
Y sin embargo me gustas, no es sólo amor de madre, me caes bien, me divierto a tu lado, me encantan tus pasiones, tus ganas de vivir, de saltar, de correr, de gritar, de aprender, de soñar. Tu hambre de vivir.
Tal vez por eso me enfadé, porque veo lo peculiar, lo mágico, lo grande y maravilloso que eres.
Porque me aterra que no lo vean los otros.
Porque me veo en ti.

Continue Reading

Crecerás

Mi pequeño ya tiene 15 meses.
15 meses de ser casi uno. Y hoy le miro mientras duerme y me embeleso.
Le siento crecer. Cada paso que da, mi bebé. Que pronto dejará de serlo.

Crecerás, como tus hermanos, y seguirás necesitándome, pero de otra forma.
Sin ese hambre primal que me hace ahora tuya, imprescindible, necesaria.
Dejaré de ser tu Dios para ser solo mamá, tal vez la pesada, tal vez la que te perseguirá para que te vistas, la que te dará besos cuando caigas, la que te mirará con tristeza si enfermas, la que te reñirá de vez en cuando, la que te ayudará a hacer los deberes y a atarte los zapatos.
No perderemos nuestro vínculo, pero si será menos privado, más amplio, dejaré de pertenecerte como ahora, dejarás de idolatrarme y aprenderás a reconocer mis defectos y a verme sin divinidad.
Me querrás igual pero distinto.
Te querré mas.

Crecerás y te alejarás. Es ley de vida.
Me alegra saber el significado de tus pasos, que lo habremos hecho bien.
Respetaré tu necesidad de alejarte y estaré siempre esperando, alerta por si me necesitas, porque no hay distancia suficiente entre tu y yo para que no lleguen mis abrazos para consolarte.
No es lo suficientemente grande el mundo para que si me necesitas no corra a tu lado.

Continue Reading

Tu hijo es tonto?

Tu hijo es tonto?
No? Entonces por qué crees que el mío si?
Mi hijo no es tonto, ni lerdo, tiene conocimiento, escucha, atiende, y entiende.
Mucho más de lo que puede parecer, y es que aunque pequeñitos, ya nacen con cerebro…
Y por qué digo esto? Porque llevo casi un mes protegiéndole de adultos que de verdad se creen que en lugar de un hijo tengo un autómata que se mueve con cuerda. O una seta con voz, o una mascota…
A sus cinco años y acompañado por mi hija de tres, he tenido que silenciar en varias ocasiones a gente que delante de ellos se queja de los precios de los juguetes, de que no le va a dar tiempo a comprarlos, de que no queda tal juguete en tal tienda, que ¡vaya dineral los Reyes y Papá Noel!, que en su casa solo viene uno, que no somos ricos…

Hola! Repito: No es sordo!!! Ni gilipollas!!
Entiendo que si no tienes hijos, o ya son grandes no prestes atención a estas cosas, pero por favor, si tus hijos son pequeños y quieres mantener la tradición protégelos! Y sobe todo respeta a los hijos de los demás!
El colmo es encontrarte dos días después de Papa Noel con alguien y se ponga a decirte delante de su hijo que esa cazadora tan molona que le trajo Papá Noel la pilló a un 50% de descuento, y el niño delante, que vaya faena los del Corte Inglés, mira que no ponerle pilas, y claro no pensamos al envolverlos y después nos tocó correr, que la cola que tuvo que hacer en Toys R Us, media ciudad había allí…
Y yo tosiendo, bailando una sardana, a voces diciendo: Mira cariño!!! Mira ese avión!! Un elefante volando!!
Para terminar siendo yo la loca cuando consigo alejar a los niños (El suyo incluido) y le gruño que si puede ser mas disimulada.

Continue Reading