Quién educa a tus hijos?

Pixar.
Partly Cloudy.Pixar.

 

Quién educa a tus hijos?

A mis hijos los educo yo.

 

Educación sexual, quién tiene que educar a tus hijos?
Quién debe explicarle cómo funciona el sexo?
Quién le explica de dónde vienen los niños?
Tu. Porque la educación sexual forma parte de la educación emocional, y esa se aprende en casa.

En un mundo absolutamente sexualizado, que alguien  diga que a su hijo (7 años) no le ha hablado de sexo y que no lo hará porque ya se lo explicarán en el cole, me parece que no es de este siglo…

Lo siento, pero estoy en profundo desacuerdo.
El colegio, los profesores están para enseñar a mis hijos, para darles conocimientos, que lógico que desde su posición y el tiempo que pasan con ellos también educan? Sí, pero no es su deber educar.
Su deber es formar.

Continue Reading

Maricón de mierda…

Publicado inicialmente en Zoozobra Magazine, el 30 de enero de 2016.

Maricón de mierda le dijeron.
Fue la primera vez, de muchas.
Tenía 11 años. Hoy se ríe, pero aquella vez lloró.
Apenas hacía unas semanas que se había descubierto embelesado mirando a un chico de su clase. El casi no se había dado cuenta y el mundo ya lo sabía.
No lloró por el insulto.
Ni por la vergüenza.
Ni siquiera por la humillación de el jaleo en el autobús de vuelta a casa.
Lloró cuando en la cocina con su bocadillo de chorizo de la merienda su madre, al contárselo le contestó:
– No les hagas caso, tu y yo sabemos que es mentira. Lo dicen para molestarte.
No volvió a hablar jamás con ella del tema.
Ni siquiera cuando 20 años después se atrevió a ir a casa y presentar a su novio.
Sabe que ella jamás lo asumió, que aún sueña con que conozca a una chica que le vuelva normal…

Continue Reading

Yo no quiero un hijo “Marica”…

Yo no quiero un hijo “Marica”.

Defiendes a los homosexuales?
Te dan igual? Eso dices ahora, pero y si te sale un hijo “marica”
Te daría igual? Y una hija lesbiana?
Sí, si. Eso dices ahora. Habría que verte…
Qué fácil ver los toros desde la barrera!
Y si te sale “Marica”? Ya no lo dirás tan alto…

No, no quiero que me salga homosexual…
Me aterra, me quita el sueño, me sacude los cimientos, saber que por sus elecciones sufrirá, que tendrá que luchar para ser respetado, que provocará rechazo en otros algunas veces, que volverá derrotado y triste, y que tendré que estar preparada para curarle las heridas.
No quiero ni pensar las lágrimas por amores no correspondidos que sabré vertidas y que me dolerán como puñales.
No quiero ni sentir la terrible inseguridad y miedo que pasará cuando deba desnudar su espíritu ante alguien, quedándose expuesto, despojado, poniendo de manifiesto su alma.
Blanco perfecto.
No quiero.

No quiero.
No, no quiero que me salga lesbiana…
Me aterra, me quita el sueño, me sacude los cimientos, saber que por sus elecciones sufrirá, que tendrá que luchar para ser respetada, que provocará rechazo en otros algunas veces, que volverá derrotada y triste, y que tendré que estar preparada para curarle las heridas.
No quiero ni pensar las lágrimas por amores no correspondidos que sabré vertidas y que me dolerán como puñales.
No quiero ni sentir la terrible inseguridad y miedo que pasará cuando deba desnudar su espíritu ante alguien, quedándose expuesta, despojada, poniendo de manifiesto su alma.
Blanco perfecto.
No quiero.

No, no quiero que me salga transexual…
Me aterra, me quita el sueño, me sacude los cimientos, saber que por sus elecciones sufrirá, que tendrá que luchar para ser respetado, que provocará rechazo en otros algunas veces, que volverá derrotado y triste, y que tendré que estar preparada para curarle las heridas.
No quiero ni pensar las lágrimas por amores no correspondidos que sabré vertidas y que me dolerán como puñales.
No quiero ni sentir la terrible inseguridad y miedo que pasará cuando deba desnudar su espíritu ante alguien, quedándose expuesto, despojado, poniendo de manifiesto su alma.
Blanco perfecto.

NO. NO. NO QUIERO.
No quiero que me salga heterosexual…
Me aterra, me quita el sueño, me sacude los cimientos, saber que por sus elecciones sufrirá, que tendrá que luchar para ser respetado, que provocará rechazo en otros algunas veces, que volverá derrotado y triste, y que tendré que estar preparada para curarle las heridas.
No quiero ni pensar las lágrimas por amores no correspondidos que sabré vertidas y que me dolerán como puñales.
No quiero ni sentir la terrible inseguridad y miedo que pasará cuando deba desnudar su espíritu ante alguien, quedándose expuesto, despojado, poniendo de manifiesto su alma.
Blanco perfecto.

No quiero que sufran, que sean marcados, no quiero que les abandonen, ni que sepan nunca lo que es el desamor, no quiero que se avergüencen de sus deseos, de sus cuerpos…
Quiero que se acepten tal y como se sientan, aunque para ello haya que corregir errores de la naturaleza.
No quiero, porque decidan lo que decidan, no será fácil.
Pero allí estaré yo, para enarbolar banderas de mil colores o de uno solo.
Para acompañar silenciosamente y tan lejos o cerca como deseen su camino.
Allí estaré yo, para discutirle al mundo si hace falta.
Para defender y mediar y luchar y tronar…

Yo no quiero un hijo gay, ni una hija lesbiana, ni transexual, ni heterosexual, ni raro… Yo quiero hijos felices. -    

 

Yo no quiero un hijo gay, ni una hija lesbiana, ni transexual, ni heterosexual, ni raro…
Yo quiero hijos felices.
No quiero etiquetas sexuales.
No me preocupa con quien practiquen sexo, siempre y cuando sea sexo feliz.
Yo quiero hijos felices que sepan amarse a si mismos, y se acepten tal y como se sientan, rompiendo los barrotes que atenacen sus cuerpos. -    
Quiero hijos felices que se amen y que sean amados por otros. Que se amen y amen a otros.
Yo no quiero un hijo etiquetado, no quiero que sus decisiones o preferencias o sentimientos sexuales o de género les provoquen dolor.
Yo quiero hijos felices. Que no tengan que luchar contra el sistema para decidir su sexo o sus preferencias.
Que no necesiten recorrer medio mundo para ser padres. Que no se sientan perseguidos ni avergonzados de si mismos.

Yo quiero… Qué importa lo que yo quiera! Tan sólo estoy para curar y besar y acariciar y acompañar. -    

Yo quiero…
Qué importa lo que yo quiera!
Tan sólo estoy para curar y besar y acariciar y acompañar.
Porque al final eso es la maternidad.
Acompañar. Sean cómo sean. Son simplemente perfectos

Continue Reading