El mejor colegio del mundo…

El mejor colegio del mundo.
Yo conozco el mejor colegio del mundo, no está en Finlandia.
Está aquí, y es el de mis hijos.

En el mejor colegio del mundo los niños son tratados con el respeto y el cariño que merecen.
Son escuchados, y sus emociones son lo primordial, por encima del curriculum.
En el mejor colegio del mundo no importa si tienes 3 años.
3 años es edad suficiente para ser escuchado, y para que tus opiniones y sentimientos tengan importancia.

Continue Reading

No, tu no lo haces.

Tu no lo haces.

Construir niños.
Suena frío y calculador, lo se.
Pero es lo que hacemos en cada uno de nuestros actos, los construimos a imagen y semejanza de nuestra forma de enseñarles el mundo.
Leía un artículo que me ha dado que pensar:
5 heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos.
Aunque he buscado y hay varios artículos similares, que enumeran lo mismo todos proceden de la misma fuente: Lisa Bourbeau (2003) Las cinco heridas que impiden ser uno mismo. OB Stare.

Muchos nos sentimos identificados, como víctimas en algún momento de nuestra infancia o adolescencia, pero y cómo progenitores?
Nos sentimos retratados en alguna ocasión?
Abandono, rechazo, humillación, traición e injusticia.

Las cinco heridas, que a menudo vemos retratadas en el día a día de algunos niños.

Si a un niño le criticas, le exiges por encima de su edad, de sus posibilidades, le educas con reproches, censurándole cada paso, amonestando sin explicar. Sin dar valía a su esfuerzo tendrás un adulto que no sabrá valorarse, ni valorar a otros. crecerá necesitando de otros y podrá ser fácilmente utilizado por su dependencia emocional…
Tu no lo haces, lo se.

Continue Reading

Los niños buenos…

sueño

Los niños buenos.

Eres bueno? Le preguntó la dependienta al pasar por caja. Y el sonrió, acostumbrado y contestó, a veces…
Tu tienes cara de ser buena pieza, le dijo la chica de la farmacia mientras nos vendía el medicamento. No se si te mereces un caramelo, te lo mereces? Y el sonrió de nuevo, como un niño bueno.
Paramos a pedir un agua y el camarero entre risas le saludó, vaya cara de pillo tienes. Tu debes ser malo! Y el asintió con media sonrisa.
Fuimos a por un pequeño juguete y le afirmaron: Esto es porque te has portado muy bien, verdad?

Lo se, son sólo pequeñas conversaciones sociales.
Se añaden el que te han traído los reyes? Eres bueno en clase? Qué tal las notas? Cuidas a tu hermanito? Comes bien? Habrás hecho los deberes! Cómo te portas con tu madre?
Meras conveniencias sociales. Admitidas por todos, difundidas.
Pero no me veo yo, en el año en que cumplo 40 cruzándome con alguien y preguntándole, qué, te portas bien? Eres bueno? Que tal tratas a tu jefe? Le haces caso? Tienes limpia la casa?
Ridículo verdad? Y sin embargo a diario lo vemos. Y callamos.

Continue Reading