Esas lactancias. Feas, dolorosas, negras…

Te quiero

Esas lactancias. Feas, dolorosas, negras por un luto antinatural, hiriente y horrible.
El luto de una muerte intrauterina, de un bebe prematuro, de uno enfermo. Esas lactancias, de lágrimas y lucha.

Compartía hace unos días una foto de Pink, con un sacaleches puesto.
Lo compartí porque me encanto la visibilización de esa otra lactancia. De la que aunque se habla, y conocemos pocas veces se enseña.
Esa lactancia lejos de fotos bonitas, lejos de bebes gorditos y felices, de mamás posando con sonrisas brillantes.
Esa lactancia a veces oscura y dolorosa.

La lactancia de bebés enfermos, que no cogen peso, que resisten entre los cables de la incubadora como náufragos del barco que nunca debió de hundirse. Esa lactancia a la que te agarras, con sacaleches y paciencia, mitigando el dolor de esa maternidad atípica que jamás se te ocurrió que conocerías.
Una maternidad que sientes como un castigo, heredado de tu vientre. Una bienvenida a la vida triste y solitaria.

Continue Reading

Lactancia prolongada

Lactancia prolongada.

Leo muchas veces artículos hablando de lactancia prolongada, niños amamantados mas allá de los dos años.
No soy experta, no voy a ponerme a repetir lo que dice la OMS. Entre otras cosas porque en mis tetas mando yo y a nadie le importa, y ese pensamiento incluye las tetas ajenas.

Continue Reading

Hoy estoy harta de la teta…

Teta!! Grita al verme. Y me persigue con su mantra teta, teta, teta…

Soy pro lactancia pero hoy estoy harta de dar teta.
Tan pro lactancia que llevo seis años seguidos, repartidos entre tres niños dando el pecho.
Me he leído todas las guías que han pasado por mis manos.
En dos ocasiones me plantee y comencé a formarme como asesora, y en las dos descubrí que no era mi pasión.
Aunque la experiencia me da en muchas ocasiones oportunidad de dar un consejo, o echar un cablecillo.
Mi último bebe tiene ahora mismo 22 meses, y tras 6 años de lactancia ininterrumpida, estoy harta.
No es la primera vez.
Son momentos, días, agotamiento…

Lo se, no es sólo alimento, es nuestro vínculo, su consuelo, se siente querido, su refugio, pero yo hoy quiero descansar mi teta!
No, no quiero destetar, o al menos aún no me lo he planteado, simplemente estoy harta, agobiada, cansada.
Y lo digo bien alto, para todas aquellas que os sentís como yo, y que seguramente tenéis miedo de decirlo.

Practicad conmigo: Estoy hasta las tetas de dar teta, hoy, esta noche, esta mañana,  en este momento.

Continue Reading