En veinte años…

 

En veinte años lo verás todo de otro modo.
Mira a tu hijo. Hoy es recién nacido, tiene 1 año, 2, 4, 8, 12…
El tiempo pasa volando al lado de los hijos…

Disfruta de verle aprender, y jugar y gritar, y reír, y soñar, y bailar y también de esos ratos en los que te haga perder los nervios…
No durarán siempre, y los echarás de menos, seguro!
Aprende con ellos y juega y grita y ríe y sueña y baila y pierde los nervios!
Esos llantos que te ponen nervioso, hasta esos echarás de menos, cuando duerma del tirón y tu despiertes para comprobar que aún respira, como hacías cuando nació, recuerdas? Lo harás aunque ya tenga 5, 6 ó 7 años…
Y dentro de diez, veinte o treinta años mirarás atrás y con nostalgia recordarás aquellas tardes acompañándoles, y esos días de carreras para llegar a estar cinco minutos a su lado, sin hacer nada.
Y esas noches leyendo cuentos en la cama, esas en las que ahora miras el reloj y te entran prisas, dentro de veinte años pensarás que qué tiempo tan perdido, con el reloj, lo que habrías dado por no mirarlo, y leer un último cuento.
Uno más, y unas cosquillas…

 

Continue Reading

Yo sí publico fotos de mis hijos…

Yo si publico fotos de mis hijos.

 

Hace tiempo que quiero escribir esta entrada, porque en mas de una ocasión me he sentido juzgada, por poner fotos de mis hijos y hablando con Maider de Charlando en el Patio me he animado.
Respeto profundamente a quien no lo haga, y comparto su preocupación, pero quiero exponer mis porqués.

Lo se, el mundo está lleno de enfermos, y puede que alguno escoja la foto de uno de los míos para vaya usted a saber que.
No me importa.
En realidad si me importa, me molesta, me irrita, me enferma, pero no puedo permitirme que el comportamiento enfermo y nauseabundo de algunos coaccione, intimide y esconda mi felicidad, mi vida, mi yo.
Me niego a tener un burka en las redes por miedo a quienes las usan infectándolas y corrompiéndolas.
Me niego a que el miedo a encontrármelos me robe claridad.
Me niego a talibanizar mi espacio.
No, no voy a publicar fotos sensibles, con desnudos(Aunque el desnudo infantil me parezca tan blanco y limpio) no porque lo considere inapropiado, sino porque sencillamente no hago fotos a mis hijos desnudos, tal vez tenga cierto pudor.
Tampoco publicaré fotos donde pueda avistarse fácilmente la localización, por prudencia.
Pero no voy a esconder a mis hijos.

He descubierto que existe una practica que mediante Morphing, consiste en hacer montajes fotográficos con fines pornográficos de fotos normales, lo he leído en varias paginas, donde claramente he podido leer entre líneas que culpaban de ello a quienes publicamos las fotos de nuestros hijos.
Y yo les digo NO.
No soy responsable de que alguien con fines tan sucios, robe la imagen de uno de mis hijos para utilizarla como pornografía, es asqueroso, depravado y horrible tal acción e igual de asqueroso que justifiques tal acto culpando a los padres, no leo un simple reproche al hecho en si, solo a la acción familiar..
Socialmente estamos, mediante el mirar hacia otro lado, despenalizando estas prácticas.
En lugar de perseguirlas, nuevamente las justificamos.
No subimos fotos de niños, y alguien me dirá, los pedófilos no tendrán material, seguro?
No robaran fotos en el parque?
O en cualquier lugar público?
Qué será lo siguiente? Esconder a nuestros hijos para que nadie pueda verlos y manchar su imagen?

No voy a esconderme, que se escondan ellos!

Que huyan porque se sepan acorralados, que sufran el acoso y el terror ellos.
No podemos permitir que el comportamiento de unos cerdos enfermos sin escrúpulos nos impongan una forma de vida basada en el miedo.

Si doy la razón a quienes prudentemente optáis por no exponer a vuestros hijos en las redes,
también tendría que darle la razón a quien dice que una mujer debe vestirse con circunspección y tapujo para evitar una agresión.
Estaré dando la razón a quienes responsabilizan del acoso a la víctima por su comportamiento.
Me niego.
Me niego a culpabilizar a toda una sociedad por publicar fotos de sus hijos, del comportamiento pedófilo, obsceno y vomitivo de unos cuantos.

Me niego, a formar parte de la sociedad que con su silencio no los señala.

Quiero vivir en un mundo donde hombres, mujeres y niños se sientan libres y seguros, no voy a permitir que nadie corrompa mi libertad y la subyugue. Si vivo con miedo, vivo violentada.
Temer publicar fotos para mi es ocultarme, fingir mi vida.
Mi vida y mis hijos son un todo, y como todo, quiero enseñarlo y darle voz, como hago en mi vida diaria, a cara descubierta pasear, vivir, disfrutar…
También en las redes.

También he escuchado en mas de una ocasión que es mejor no publicar fotografías para que cuando sean adolescentes o adultos no se sientan humillados por ellas, no se a que tipo de fotografías e imágenes se refieren, pero quiero creer que mis hijos están creciendo en una casa donde aprenden respeto, empatía, donde les inculcamos valores para que aprendan a respetar y ser respetados.
Por qué se iban a avergonzar de fotos de su infancia?

No os pido que publiquéis vuestras fotos, os pido que respetéis que yo lo haga.
Os pido que ese esfuerzo que hacemos compartiendo decálogos de como tratar las imágenes de los niños en internet, lo utilicemos en luchar contra la pederastia, denunciando perfiles sospechosos, páginas que claramente atentan contra la dignidad de menores o adolescentes.
Requiriendo y revindicando a las empresas, a los gobiernos y a los gestores de plataformas sociales para que pongan su ojo en estos grupos, que dejen de perseguir tetas lactantes y se esfuercen en defender nuestra libertad y la libertad de nuestros hijos.

Me niego a tolerar a quienes juegan y ensucian las imágenes de los niños, de menores, escondiéndome para no darles leña para su fuego.
Qué ardan! Qué ardan en la peor de las hogueras!
Me niego a con indulgencia escondernos para no darles motivos.
Yo si publico fotos de mis hijos, aunque respeto que otros no lo hagan.
Y tú?
Publicas?

Continue Reading

Yo quiero un hijo chivato…

Yo quiero un hijo chivato.
Llevo días dándole vueltas al tema, el año pasado mi pequeño en su primer año de escuela hizo función de fin de curso. Y se pasó más de un mes con un secreto, el no sabía lo que significaba secreto antes, en nuestra familia jamás se le había enseñado, pero en el colegio les instaron a guardarlo para sorprendernos.
Y si, puede parecer una chorrada, pero si ahondamos, enseñarles a niños pequeños a tener secretos con sus padres, de cualquier índole, abre la veda para males mayores. Abusos sexuales en la infancia, maltrato infantil por parte de cuidadores, profesores, familia…
Un niño jamás debiera conocer la palabra secreto hasta que tenga la madurez para poder enfrentarse y defenderse a posibles abusos.
Si aprenden la normalidad de escondernos nimiedades, cómo les protegemos ante un adulto que pretenda hacerles daño?
Cómo enseñarles qué pueden escondernos y qué no?
Y cuándo crezcan? Acoso, bullying, burlas… Todas las feas caras de una misma moneda.

Continue Reading