Mi carta a los reyes magos.

La carta a los reyes magos.

Se ha llenado la red de preciosas listas de regalos, donde poder elegir maravillosos juguetes, de materiales nobles y educativos, sin estereotipos, que encaucen sus habilidades, que fomenten su aprendizaje, listas en las que encontrar juguetes que son herramientas para educar con coherencia y con valores.
Wish list.
Listados de los regalos perfectos para nuestros hijos, listas en las que aprender a educar mediante el numero y la calidad de los regalos y fomentar las cualidades de los futuros hombres y mujeres en los que se convertirán nuestros hijos. Me han gustado, pero les faltan cosas.
Y es que yo también tengo mi wish list, y mi lista de deseos es extensa, no se si cabrán en mi carta.

Queridos reyes magos:
Espero que este año dejéis muchos regalos, ojalá todos los que deseamos.
Al menos todos aquellos que encienden el brillo en los ojos de mis hijos.
No sé el número adecuado de regalos para ellos, y en sus cartas el número es grande, ya lo sabéis, aunque se que serán felices con mucho menos, dejo a vuestra elección el número y el valor en consonancia con la economía y solvencia de nuestro hogar, porque educar también es enseñar a que ningún regalo es valioso si resta felicidad, tiempo y compañía a alguno de sus miembros, si suma excesivo trabajo y horas no lo queremos.
Que los regalos elegidos no les desilusionen, ni les dejen decepcionados, y para ello no importa el valor o la marca sólo que les llene de felicidad, alimentando el respeto y la educación que llevan en la mochila, ese que trabajamos todos los días y con el que escribimos vuestra carta.
Que no les roben la ilusión de poder pedir si quieren juguetes estereotipados, y es que en nuestras casas los niños juegan  con muñecas y las niñas con trenes, pero también a la inversa, que para educar no les roben hadas a las niñas y balones a los niños, ya nos encargaremos nosotros de enseñarles que no tienen género…

Que no importe si son más o menos educativos, más o menos necesarios, sólo que sean lo que ellos esperan desde la coherencia de nuestra familia.
Sobretodo os pido que todos los regalos estén envueltos con bonitos papeles, brillantes, que les emocionen y hagan gritar al ver el árbol, que las cajas sean fuertes, para después poder pintarlas y disfrutar creando naves y coches y castillos maravillosos, os pido que tengan preciosos lazos para que pueden jugar a ser piratas y tener collares de metales preciosos, y ponérselos y llenar el salón de risas, os pido que todo lo que contengan sirva para encender su imaginación, que nada les coarte y aisle del mundo, que todo sirva para darles alas, que las pilas y las pantallas no les cieguen para ver lo que les rodea.

Os pido que los regalos estén llenos de magia y de luz y de alegría, todo eso que compone su ilusión y su fe, la fe de creer en vosotros, y en Papá Noel, y en el Tió y en el Olentzero y en…
Porque esa fe forjará a los hombres y mujeres que serán mañana, os pido que les dure mucho tiempo, que nadie se la robe demasiado pronto.
Y que el día que llegue la hora de conocer la verdad, lo hagan sabiendo que no es el fin de la magia, que la verdad es que existe en el corazón de quienes la hemos alimentado, que la magia es el amor de su familia, la calidez de disfrutar no sólo esa noche, sino todas las noches de estar juntos.
La magia es que una vez al año pintamos con luces, purpurina y espumillones el amor que habita a diario en nuestro hogar.

Os pido también que llenéis sus días de salud para disfrutarlos y si por desgracia no es posible, y la enfermedad nos alcanza, llenéis de fuerza y entereza los nuestros, para aprender a estar a su lado, para mantenernos fuertes y asirlos cuando necesiten seguir su camino y no puedan.
Dadnos la resistencia y la constancia para no rendirnos pese a las tristezas, para permanecer de pie pese a los temporales, para mantenernos nadando pese a las olas, a su lado, siempre a su lado.

Pido que dentro de los regalos haya tiempo, mucho tiempo, para jugar, para aprender, para ser feliz, para hacer todas las cosas que les llenarán de recuerdos maravillosos, que llenarán su infancia.
Que haya tiempo también para perderlo, para no hacer nada, para perderse mirando una pared, observando una hormiga, mirando las nubes…
Soñando. Tiempo para vivir la niñez, sin prisas.
Sin que nadie les recuerde a diario que han de crecer, y atarlos para crear su futuro.
Preferimos que corran libres por su presente.

No os pido libros, porque ya tenemos muchos, os pido que entre los regalos haya amor a la lectura, que los libros no sean su regalo, ni un paquete más para hacer bulto, ni un número para contabilizar la alegría, sino una necesidad.
La necesidad de abrir la ventana y respirar el mundo.
Una puerta para viajar durante las tardes somnolientas.
Un túnel para llegar al mar antes de dormirse.
Un tren que les lleve a las antípodas y les quite el miedo de volar.

Simplemente entregadles las alas de la lectura y nosotros pondremos los libros.

No os pido ropa, porque ya van vestidos a diario, y su ropa no debería ser señal de su valía, ni portento de su belleza, la ropa sólo son tejidos que abrigan, y eso queremos que aprendan, a amar su cuerpo pese al envoltorio.
No es un regalo, es una necesidad, tampoco queremos envolver su pan, ni el agua que beberán mañana, no hagamos de las necesidades deseos inalcanzables, ni les demos mas valor del que tienen.
Porque educar es eso, y no está sólo en los puzzles y en los juegos de números…

Muchas cosas verdad?
Las últimas son para mi, más que para ellos.
Son tan valiosas que no son posibles sin vuestra ayuda, no las venden en ningún sitio, ni nos las puede regalar nadie.
Yo quiero que mis besos sigan siendo mágicos.
Que mis caricias sigan siendo curativas.
Que mis palabras sigan siendo su biblia.
Que mis sonrisas sean su luz durante mucho tiempo.
Que mis abrazos su cobijo, cuando estén tristes y cuando estén alegres, cuando necesiten todo y cuando no necesiten nada.
Y que mi pecho sea su alimento. Y cuando deje de serlo reconozcan el calor que nos une.
Y que cuando crezcan, conozcan a la imperfecta persona que soy y me amen pese a todo, y ese amor les haga libres para saberse alejar y elegir su camino.
Y que yo sepa sobrevivir cuando ya no estén entre mis brazos, y me sienta plena y feliz de haberlos ayudado a aprender a volar…
Feliz navidad.
Gracias por la magia.

La carta de Princesa

Continue Reading

Sueña…

_20150417_191625

Sueña…
-Me voy a ir en un cohete a la luna.
-Cuándo?
-No se. Porque mi mamá no me deja ir solo a la calle.

Cinco años en dos semanas. Casi cinco años ya. Felicidades anticipadas Princeso…

Sueña, y agarrados de la mano descubriremos planetas y desde el espacio nos posaremos en la luna con nuestro cohete de color lila.
Y juntos pintaremos rayas blancas y negras para saltar de color en color.

Y en nuestra terraza construiremos una escuela donde Zack y Tom y tus chicos jueguen con nosotros, y pondremos una cocina de colores en la escalera donde fabricar macarrones con sabor a fresa.
Y pintaremos un horno donde hacer pizzas con forma de flores y nos las comeremos al sol

Y juntos nos mojaremos los pies en ese mar lleno de barcos de tu habitación.
Y nadaremos cuando los tiburonos cojan vacaciones y desde nuestro barco pirata, que es tu cama, navegaremos por mares increíbles.
Amarraremos en islas maravillosas habitadas por leones que comen quesitos y carne cocinada con pimienta.
Y descubriremos mapas que indican donde están los cofres llenos de perlas del árbol de navidad.
Y con esos tesoros compraremos castillos y los llenaremos de cuentos y domaremos dinosaurios para que jueguen a la pelota encima de las almenas…

Viajaremos en trenes infinitos pasillo alante y donde termina el horizonte, allá en el salón, acamparemos y miraremos las estrellas fugaces del techo, mientras vigilamos que los indios no nos roben los caballos…
Y tirados en la alfombra les pondremos nombre a las estrellas del infinito, nombres de esos inventados que suenan a risa y que te iluminan la cara…

Y juntos, para que no nos den miedo las sombras, leeremos cuentos mágicos que se abrirán y se convertirán en puertas hacia otros mundos.
Mundos llenos de monstruos de los que juegan a las damas, y comen galletas de chocolate y hacen guerras de cosquillas.
Y en silencio cruzaremos la selva dando saltos en el sofá para que los cocodrilos que habitan debajo no nos muerdan los pies, y cuando nos muerdan nos reiremos porque nuestros cocodrilos son expertos en hacer pedorretas en el ombligo…

Y nadaremos en la bañera hasta quedar agotados recorriendo continentes en un mar de espuma y bolas.
Y nos disfrazaremos de esquimales con las toallas al secarnos y vivaquearemos en la cama mientras tostamos sonrisas.
Y una tormenta de nieve de talco cuajada nos convertirá en aventureros sobre nuestra cama.

Y vendrán princesas de cuentos a dejarnos sus coronas, y con sus varitas convertirán el agua en zumo de naranja.
Y volaremos con los brazos en cruz alrededor de la mesa con el polvo de hadas sobre nuestras alas, y gritaremos nuestros nombres para que el viento no nos separe en nuestro vuelo.

El mundo junto a ti es magia.
La magia habita en ti.
Y a tu lado la vida es simplemente maravillosa.
Que nunca pierdas tu magia, que nunca pierdas tu sonrisa…

 

Continue Reading