Yo soy superwoman…

Yo soy superwoman…
Y además no tengo abuela, diréis, pero si la pobre siguiese viva me lo diría, eres Superwoman nena! Además de guapa y lista, claro!
Hoy yo soy Superwoman, y tú, y tú, y tú también.

Hoy he salido de casa dejando vestido a mi retoño, medicado a mi bebe, arropado a mi niña…
En el trabajo he hecho inventarios, pedidos, hablado con proveedores, organizado…
Para volver corriendo a saltar de planta en planta del ambulatorio del barrio con mis dos hijos enfermos, durante tres horas, para a la carrera volver a casa, limpiar un par de vómitos, cambiar pañales e ir a recoger al grande, sin comer, porque no me ha dado tiempo.
Volver, dar de merendar a los que aceptan sólidos, sueros a los que no, e intercambiar un hola y adiós con mi marido por el pasillo mientras me volvía a trabajar el segundo turno de mi jornada laboral.
Y aquí estoy, después de llegar a las 21,30, cenar, baños, uñas, pijamas, mimos, y alguna teta, que hasta me he dado el gusto de ver el capítulo de “The walkind dead”, que aún me queda un lado friky que debo cuidar un día a la semana.
Acabo de terminar de organizar el trabajo de mañana y revisar facturas de nuestro pequeño negocio, porque además de un trabajo por cuenta ajena tenemos otro propio, y necesito gritarle al mundo, que sí, hoy yo soy una Superwoman, y aunque no pueda con todo, lo intento!!!

Aunque mi plancha no me conozca, y las pelusas campen debajo de las sillas, soy una Supermujer!!
Aunque siempre tenga pendientes seis lavadoras, y haya días es que las toallas haya que buscarlas en la secadora y no conozcan su estantería
Y me lo digo yo porque nadie me lo va a decir. Soy una Superwoman!!
Aunque necesite hace meses un repaso a mis cejas, y haga mil que no voy de compras sin mirar tallas infantiles, y ya no recuerde lo que es una cena romántica sin niños.
Soy una Superwoman!!
Aunque en el fondo de la nevera haya un yogurt disecado y un tesoro entre los guisantes y los cubitos de hielo del congelador…
Soy una Superwoman!!

Y tu también eres una Superwoman!
Y te lo digo a ti, si a ti que me estas leyendo, porque seguro que tu día también ha sido para no olvidar, y has hecho tantas cosas que has perdido la cuenta, pero aquí sigues…
Al pie del cañón, como la tía increíble que eres!

Y te lo digo a ti Isa, que llevas todo el día bregando con tus princesas, consolando llantos, cambiando pañales, arreglando la casa, y viviendo la mitad del día en coche con idas y venidas al cole… Hoy eres mi Superwoman.
Y te lo digo a vosotras Tere y Aina, con vuestro ajetreo y vuestra falta de tiempo y vuestros niños, y vuestras tiendas, y vuestras casas, porque vosotras podéis, lo estáis haciendo y cada día mejor!
Y te lo digo a ti Lydia que te levantas a las cinco y media de la mañana, comenzando antes que el sol para terminar el día a carrera limpia y disfrutar un rato de tus nenas,
Y te lo digo a ti M José que entre risas siempre estas pendiente de tus hombrecitos, y no te da la vida para seguirlos y trabajar y estudiar… Pero lo haces!
Y te lo digo a ti Bea, con tu recua y tu negocio, y tus mil proyectos, y tu casa. Increíble todos los días.
Y te lo digo a ti, si tu, mujer, madre, trabajadora, dentro y fuera de casa, o sólo dentro, o sólo fuera, o esa que trabaja desde casa entre pañales y juguetes, o la que estudia o lo intenta con la música de fondo de “Dora la exploradora”, porque eso termina siendo nuestra vida un camino cuya meta parece que nunca alcanzamos.
Trabajo, colegio, tarde de limpieza…
Trabajo, supermercado, tarde de deberes…(El soniquete de Dora lo ponéis vosotras)

Y sí, somos Superwomans, aunque nos emperremos en quejarnos y decir lo malas madres que somos, y que no llegamos a todo lo que quisiéramos, porque no llegamos, pero y qué?
Por qué ponernos metas tan altas e inalcanzables?
Llegamos a diario al trabajo, y a medio alimentar decentemente a nuestra familia, y a escuchar los sinsabores del cole, y acompañar a extraescolares y cumpleaños, y a parques, y a hacer deberes, y a coladas y cenas, y es increíble!!!
Y si os juzgna o no os hacen sentir las grandes mujeres que sois…
Mandadles a la mierda! Con todas las letras!
Y alguien debiera decirnos mas a menudo que somos Superwomans, qué coño! Somos la leche!
Y sí, ellos también, pero hoy es el día de las chicas!

Y sí podemos, pese a que la conciliación sea un asco, hacemos encaje de bolillos para llegar a todo, entre carreras y quejas, pero aquí estamos, sabiendo que mañana comenzaremos de nuevo la competición diaria, y aún nos quedará tiempo para un mensajito por el móvil para esa amiga, y un café si puede ser con unas risas mientras no perdemos de vista a los enanos, y tararearemos sin querer la canción de Mickey mientras colocamos los platos, y nos sacudiremos las migas de galletas de la ropa antes de entrar en el trabajo…
Y trabajaremos, y recogeremos la casa, y colocaremos la ropa, y nos quedaran fuerzas para dar besos y caricias, y para ese cuento nocturno, o para acompañar y les miraremos y pensaremos que por ellos merece la pena todo el esfuerzo…
Porque somos simplemente súper!
Qué no haya que recordárnoslo!!!
Va por vosotras!

Continue Reading

Yo no quiero ser madre…

Yo no quiero ser madre.

Ese fue durante años mi grito.

Y digo grito, porque cuando te cuestionan tus decisiones y has de justificar tu situación terminas gritando por pura desidia.

Nos casamos jóvenes y desde el primer momento todo nuestro entorno se empecinó en que tuviésemos descendencia, parecía como si la única meta, el único motivo por el que estar juntos y casarnos fuese tener prole.
Y no, no lo era. Nos casamos porque quisimos, sencillamente.
Y durante once años de matrimonio no tuvimos hijos, ni quisimos.
Ni necesidad, ni ganas. Y pasamos esos años escuchando sandeces varias… Sois unos egoístas, absurdos caprichosos, irresponsables.
Curioso, estoy segura que de haber tenido hijos siendo jóvenes, hubiésemos recibido los mismos adjetivos…

Con el tiempo simplemente aprendimos a silenciar comentarios, porque nosotros creíamos que tal vez algún día cambiásemos de idea, pero no era prioridad ni necesidad, tan solo un “tal vez” que hubo que encubrir de negación para conseguir respeto.
Si, digo respeto. Porque cuando una mujer dice abiertamente, alto y claro que no quiere hijos lo primero que descubre es la falta total de respeto, parece que no se concibe una vida que no se sienta abocada y dirigida a la maternidad.

Ante la respuesta, de no, no quiero hijos comienza una vorágine de consejos y comentarios no solicitados, y preguntas incomodas.
Eso es porque no te lo has pensado bien… (Sin hijos, si, pero no imbécil)
Eso lo dices ahora ya te llegara el reloj biológico(Tica tac, tic tac…)
Se te va a pasar el arroz(No hija, no. Yo uso arroz vaporizado…)
No podéis? O el curioso: No valéis? (No y además no sabemos practicar sexo, necesitaremos clases?)

Cuando además utilizas tu profesión como base para no adelantar acontecimientos ya que pretendes asentar tu status laboral eres poco menos que una desalmada.
Inconsciente, consentida, caprichosa…
Como si en lugar de ser adultos de treinta y tantos la decisión de no tener hijos nos hubiese convertido en adolescentes eternos
Si a todo esto le añades que no te gusten los niños, pues tienes el coctel.
Y es que además como mujer te tienen que gustar los niños, llevarlo en la sangre, el dichoso instinto…
Pues no, a mi no me gustan los niños, no los aborrezco, pero no me gustan los niños en general, y me reitero a día de hoy.
Me gustan mis hijos, me encantan, me emocionan, pero el resto no.
Aprecio y convivo con los hijos de conocidos y amigos, pero no soy de esas personas que ven un niño y babea y achucha.
Hoy en dia como mujer no querer hijos no es un acto de desinformación, de no saber que es la maternidad, se trata simplemente de que cada uno toma las decisiones como y cuando cree necesario, una mujer no tiene porque crecer creyendo que su único fin es el de procrear, debemos ser valoradas por nuestro ser, válidas como individuos, sin necesidad de que nuestra falta de maternidad nos reste, disminuya o sustraiga derecho o valor alguno.

Y yo que durante la mayor parte de mi vida no he sido madre puedo decir que era una etapa, que no cambio a mis hijos por nada del mundo, pero tampoco cambio mi experiencia por nada.
No quisiera haberlos tenido 15 años antes, ni diez, ni cinco.
Por tener, durante años, la claridad de no ser madre no era mas desconsiderada, egoísta o insensible que hoy.
Durante años enarbolé la bandera de mi libertad de elegir, y estaba eligiendo ser yo misma, sin sentirme ni mermada, ni incompleta por no ser madre
tenia una vida maravillosa y plena, igual de maravillosa y plena que lo es ahora con mis 3 hijos
Y conociendo las dos vertientes, solo puedo añadir que tener hijos es lo mejor que he hecho en la vida, y lo es porque tomamos la decisión de tenerlos desde el conocimiento de que no nos hacían falta, no eran un fin ni un medio, no eran necesidad ni obligación.
Y sobretodo no eran necesarios para hacernos sentir familia.
Ellos han llegado para mejorar algo que ya era perfecto.
Para poner una guinda a un pastel que ya era delicioso y dulce.

Y llegó un momento en nuestra familia de dos en el que de un día para otro, la verdad, tomamos la decisión, y en apenas dos semanas teníamos un positivo.
Y no se, sinceramente, si nos hubiese costado mas, habríamos, tal vez, cambiado de idea, o hubiésemos terminado aplazando la decisión,
tan sólo puedo decir que nosotros éramos una maravillosa familia de dos, felices, ilusionados y completos, y a día de hoy somos una familia de cinco felices, ilusionados y completos.
Y no, no soy mas femenina ahora, ni soy mas mujer.
Mi maternidad me ha enriquecido, me ha hecho crecer, porque ya era.
Y debo añadir para ser sincera que durante años mi negativa a ser madre también estaba influenciada por el convencimiento de que no sería una buena madre, tal vez porque fui hija fruto de una maternidad no deseada, no buscada, prácticamente impuesta.

Dar por hecho que el único fin de una mujer es la maternidad es probablemente el mayor acto de machismo y patriarcado.
Es dar por válida toda la violencia implícita contra las mujeres de nuestra cultura.
Es utilizar nuestro mayor tesoro, el milagro de la vida, contra nosotras mismas, robándonos cualquier otro valor.
Es una muestra mas de la violencia de género.
Hoy desde mi experiencia solo puedo pedir respeto a quienes determinan hacer otras cosas en su vida, no por ello menos importantes, y es que nadie debería juzgar y calibrar la importancia de las vidas y obras ajenas, ni supeditar la existencia de un ser humano a la creación de otro.
Porque a ningún hombre se le mira como loco por no desear procrear.
Ni se le exige justificar su itinerario vital.
Y jamás, si decide pasar su vida sin dejar su huella genética, le dirá nadie que actúa contra natura.
Eres mujer. Y puedes decidir. Y eso te hace grande.
Decidas, lo que decidas…

Continue Reading

Decálogo de buenas prácticas para violadores…

Decálogo de buenas prácticas para violadores…

El punto primero y de hecho debiera ser el único es NO VIOLARÁS bajo ningún concepto, a ninguna mujer ni ser vivo sin su expreso consentimiento de mantener sexo contigo.
Pero como es evidente que esta norma pasa por ser obvia y no se sigue -basta ver las noticias-, la dejaremos solo figurativamente.

Estimado violador :

Aquí tienes los diez puntos básicos de buenas practicas.

·Provéete de un silbato, así cuando sientas la necesidad de violar, veas una mujer y sientas el inherente apremio de tener sexo violentado y sin consentimiento podrás silbar y silbar y el resto del mundo podrá acudir en tu ayuda para maniatarte y contener tu locura transitoria, a la par que servirá de aviso a las mujeres que te rodeen para alejarse de ti

·Cierra las cortinas de tu casa, tinta los cristales de tu coche y usa gafas de sol extremadamente oscuras para no tener tentaciones visuales. Recuerda que las mujeres se ponen escotes, se maquillan y visten como les da la gana(Igual que tu) y que el problema lo tienes tu, por lo tanto no pidas que alteren sus conductas a causa de las tuyas.

·Viste adecuadamente, también en verano, utilizando ropa de abrigo y en cantidad, varios calzoncillos, dos o tres pantalones(con las cremalleras previamente cosidas), camisas largas, abrigo…
Así cuando sientas la tentación te será difícil desnudarte y darás tiempo a tu victima de salir corriendo.

·Evita utilizar autobuses, son muy peligrosos pues están plagados de mujeres solitarias volviendo de sus trabajos o simplemente viviendo sus vidas.

·Puedes ponerte piedras, garbanzos o lentejas en los calcetines, no son cómodos para andar, pero te recordarán a diario que no debes ser un monstruo y te ayudarán en el caso de necesitar salir corriendo detrás de tu víctima, ya que te ocasionaran múltiples molestias y dolor y dará ventaja a la mujer a la que persigas

·No montes en ascensores, así evitaras cruzarte con mujeres, mejor sube y baja las escaleras, y hazlo repetidamente cuando te entren ganas repentinas de cometer barbaridades

·No pasees por zonas tranquilas y solitarias, ni de día ni de noche, recuerda que las mujeres son entes libres que habitan todo tipo de entornos, así que si no vas a poder resistir tus impulsos, mejor no vayas.

·Si vives solo, sobretodo en edificios de apartamentos pon un cartel en tu buzón -AQUI VIVE UN VIOLADOR- avisando así a tus vecinos. Colaborarán manteniéndose a salvo y manteniendo tus impulsos a raya.

·Evidentemente si necesitas de este decálogo para vivir estas enfermo, muy enfermo por lo que has de buscar ayuda inmediata de profesionales. O bien estás loco, con lo que también necesitaras ayuda profesional.
Piensa que gustosamente esta sociedad esta dispuesta a pagar cualquier tratamiento médico o psiquiátrico que precises.
De hecho y pensando en la crisis, nos sale mas a cuenta que pagarte una investigación policial, una detención, un juicio, unos años de cárcel y una rehabilitación. Además de ayuda psicológica de por vida a tus víctimas, porque tarde o temprano tu saldrás y harás borrón y cuenta nueva, pero ellas tendrán una herida imborrable en el alma que no merecen.
Así que piensa en todos y acude a tu centro médico mas cercano inmediatamente!

·Por último y por si los otros nueve puntos no han calado en ti y no han servido para que no cometas otra violación mira a tu víctima a los ojos, observa sus rasgos y dale conversación para ponerle alma y humanidad al trozo de carne y sexo que tu ves.
Porque ese ser al que intentas violentar es un ser humano, y si has llegado hasta aquí es obvio que es mejor humano que tu, con tus mismos derechos, con una vida, con el merecido respeto y derecho a elegir cuándo y con quién mantener sexo.
En este momento tu sólo eres un despojo pútrido y maloliente, así que para y trata de correr, huye de ti mismo, porque si sigues adelante nada ni nadie podrá jamás devolverte la humanidad, serás solamente un monstruo, y no habrás merecido ser creado en el vientre de una mujer, de hecho no eres merecedor de ser el fruto de ningún vientre, ni animal, porque ni siquiera un animal te merece como fruto.


 

 

Mujer.

Sólo tienes un deber, gritar bien alto, a diario, que eres libre, libre de vestir como te de la gana o de no hacerlo si no te apetece, libre de pasear y vivir por donde quieras con el derecho de no sentir miedo, ni vivir asustada.

Tienes la dicha de haber nacido libre y así debes sentirte en todo momento, sin que ningún hombre, mujer, organismo publico o privado, país o religión te hagan creer lo contrario.
Desgraciadamente existen personas enfermas o con una educación o cultura deficitaria y misógina que te consideran inferior, que te creen mero objeto. No los creas!
No te sientas culpable!
Educa a tu entorno y familia haciéndoles ver lo equivocados que están al respecto.

Tu sexo es tuyo y es tu obligación y derecho elegir que hacer con el, disfrutarlo si quieres, mostrarlo o esconderlo a tu elección, cederlo a terceros para tu disfrute si te apetece y en definitiva, utilizándolo como una parte mas, necesaria y maravillosa de tu cuerpo, no permitas que nadie te ha creer lo contrario.
Tu clítoris es tuyo, como tu lengua, tus dedos o tus orejas, un apéndice mas de tu existencia.
No permitas que te sea robado, ni que se lo roben a tus hijas.
Si Dios, tu Dios o el Dios de alguien, la naturaleza, el cosmos o la evolución no quisiera que lo tuvieses no te lo habrían puesto.
Y si alguien pretende convencerte de su inutilidad o de la monstruosa utilidad que supone darte placer con el huye despavorida lo mas rápido que puedas

 

Recuerda que en caso de violación de cualquier tipo incluyendo tocamientos, palabras soeces o acoso la culpa, nunca, nunca, nunca es tuya.
No permitamos que culpabilicen a las víctimas, porque son eso, víctimas.
Si culpabilizas a la víctima de una violación te estas haciendo cómplice y dando consentimiento a la misma.

Continue Reading