Insultas a tus hijos?

Insultas a tus hijos?
Lo se, la mayoría contestáis que no (Espero), pero a diario escucho insultar a niños en boca de sus madres
Es un vago. Guarro. Ruidoso.
Gritón. Llorón. Cabezón.
Malo. Hiperactivo. Bruto.
Miedica. Revoltoso. Desobediente.
Mal comedor. Tonto. Burro.
Mentiroso. Tragón. Miedica…

La lista es interminable.

Esos comentarios se hacen por igual estando ellos cerca, escuchando. Como si fuese un ejercicio de madurez tener que escuchar a su madre contándoles, a veces a completos desconocidos, lo vago que es el niño.
O guarro, o irresponsable, o pegón…
Que se hacen como comentario jocoso a los compañeros de trabajo, a las madres del cole, a la señora del médico.
Como si contar los defectos(Que en muchos casos no lo son) de tus hijos fuese algo estupendo, como hablar del tiempo, un recurso social.

La frase simpática de los desconocidos es decirle a los niños:
Tu tienes cara de trasto, seguro que eres una buena pieza…
Me revienta!!! No nos conoces de nada y sin embargo te das el lujo de etiquetar a mis hijos.
A veces me quedo con ganas de soltar un:
-Y tu un imbécil! Me lo dice tu cara…
Aunque suelo ser diplomática y contesto con un ferviente:
-Nooooo son buenísimos mis niños.-Lo cual además es cierto. Dejando al de turno descolocado.

Madres que pregonan lo malos comedores que son sus hijos y el castigo, absurdo y desmedido que emplean para meterle en vereda.
Necesitarán una medalla por haber conseguido tras unos cuantos gritos y un castigo que se comiese los guisantes?
Madres que les gritan y humillan delante de otros niños. En el cole, en el parque.
No, no invento, lo he visto, lo veo a diario, lo vemos todos.
Comentarios hirientes que entre adultos romperían una relación indefinidamente…
Padres que interceden en conflictos con otros niños, y toman partido por el otro sin más…
Robándole la confianza, y la autoestima al propio.
Madres que para quedar bien con el resto les obligan a pedir perdón, o dejar juguetes, o claudicar injustamente.
O a ceder su turno. O a compartir su premio, o su merienda.
Qué es mas importante? Lo que piense el grupo de madres de tu parque o tu hijo?
O esas madres que subrayan las virtudes de los otros delante de sus hijos, menospreciándoles con su discurso.
Imaginas a tu marido diciendo lo guapa y lista y bien educada que es menganita? Escocería?
Y lo bien que come, y las buenas notas que trae, tan ordenada ella…
Pararos a pensarlo, es tan habitual!
Y tan cruel e innecesario!
Creo que como madres debemos de ser conscientes de los defectos y virtudes de nuestros hijos, no ser ciegas, como también lo somos de las virtudes y defectos de las personas que nos rodean, pero no por ello les humillamos pregonándolas continuamente.
Y no, no me vale aquello de será para limarles ahora que son niños. Limar que? Enseñarles a sentirse minusvalorados?

Y tú, insultas a tus hijos? Como madre soy consciente de los defectos de mis hijos, o mas bien de los pequeños detalles que deberán ir acotando y madurando, y me parece importante ser coherente conociendo los punto débiles de mis hijos.
Pero no considero necesario pregonarlos por el mundo, humillándoles por ellos.
Los niños creen ciegamente lo que decimos e imitan lo que hacemos.
No permitas que lo crean. Que aprendan que esos descalificativos son parte suya.

No somos perfectos, lo se, erramos a diario, y también esto forma parte de la vida y de su aprendizaje, pero estos insultos, aunque puedan parecer sin importancia minan y duelen. Crean adultos doloridos y frágiles.
Porque seguro que todos tenemos defectos que no nos gusta que subrayen delante de otros.
Yo quiero que mis hijos crezcan, confiando, sabiéndose queridos y admirados.
Hay algo mas fácil que ver y maravillarse de las virtudes de nuestros hijos? De sus logros? De sus avances?
Crecer sabiéndose amado y respetado, crecer sabiendo que nuestros pasos y nuestro camino es motivo de orgullo.
Caminar sabiendo que si caemos nos ayudaran, crecer con confianza.
Es tan fácil llenarnos la boca de los logros de nuestro equipo de fútbol, por qué no de los logros de nuestros hijos? Por pequeños que sean!

Lo permitirías a la inversa? Siempre ponemos como ejemplo si esa actitud la tendrías con otros adultos, hoy hago esta otra pregunta:
Consentirías que tu hijo te dijese que eres vago? Malo? Imbécil? Tonto?
Los sientes como insultos, verdad?
Y si te dijese feo, sucio, guarro?
O pregonase lo mal que te salen las lentejas, o lo mal que friegas los platos, lo desordenado con tu armario que eres? Imaginas?
No. Rotundamente no.
Porque estaríamos hablando de niños maleducados, sin embargo mucha gente se permite la licencia de degradarlos sin mas.

Mi hijo mayor tiene apenas cinco años, y en este tiempo sólo puedo decir a ciencia cierta una cosa, ocurra lo que ocurra, lo único valioso al acabar el día es haberle dicho que le quiero.
Con todas mis fuerzas.
Y es que ese amor recíproco cura, perdona, alegra…
Es vida.
No se insulta lo que se ama.

Insulta a tus hijos hoy y mañana convivirás con extraños. -    

Edvard Munch
Edvard Munch

Artículos Relacionados

2 comentarios

  1. Hola, yo trabajo con jóvenes que están bloqueados y he escuchado muchas veces a los niños decir que saben cómo son, porque se lo han dicho sus padres.

    – Yo lo intento, pero soy muy vago
    – ¿Cómo lo sabes?
    – Me lo ha dicho mi madre.

    Y cuando su conducta encaja con la etiqueta, puede que no les guste, pero lo dan por bueno.

    Entonces tal vez quieran cambiar, pero hacerlo iría contra lo que son.

    Parece que la etiqueta hace justo lo contrario de lo que los padres quieren

  2. Es impresionante cómo buscamos la aceptación y aprobación de la sociedad, aunque eso implique pisotear la autoestima de los hijos.
    El poder de la palabra es inmensurable.
    Gracias por recordar su fuerza con este post.

    Saludos