Navidad, niños y materialismo.

Tengo una amiga preocupadas por el materialismo de los niños en Navidad.
Niños que piden el catálogo completo de juguetes, que no tienen medida, que entienden la fiesta como una apertura de unos grandes almacenes con una tarjeta sin límites.

Soñar es de niños, pedir el catalogo entero de juguetes es normal, porque son niños!

No recuerdas que querías tu en navidad? Yo ya peino canas, y en mi época había un concurso de un revista de televisión, todos los años se repetía en las mismas fechas.

El premio era: Todos los juguetes de la tele!!

El sueño de cualquier niño.
Porque Papá Noel y los reyes magos lo pueden todo.
Por más que insistamos, no pidáis tanto, son niños.
Los míos cuando ven la tele esperan con ganas los anuncios, y se pasan los minutos de publicidad diciendo: Me lo pido! Lo quiero!
No van a tenerlo todo, en nuestra casa hay tres regalos por niño de papa Noel y tres por reyes.
Tres regalos que disfruten, juegos, juguetes, cosas que sepamos que les harán ilusión.
Prohibido cosas útiles, o necesarias, al menos de momento porque son muy pequeños, ya tendremos tiempo de hacer regalos prácticos.
Y dentro de unos límites claro, porque nosotros tenemos 3, y ponemos un tope de gasto acorde a nuestras posibilidades.
Porque el precio, no va a restarles magia, ni ilusión la mañana de Navidad o la de Reyes.
El brillo en los ojos, las sonrisas, los grititos de nervios, la falta de sueño la noche anterior no tienen precio.
Y son los mismos para todos los niños, sean cuales sean sus regalos.

Los dos primeros años de nuestro grandullón compramos muchísimos juguetes, y nos dimos cuenta de que el exceso le quitaba ganas de jugar, perdía la emoción entre tanto papel brillante, así que decidimos que tres es un número ideal(Dos también creo que nos hubiese ido bien, pero ya es tarde para explicárselo a ellos)
Porque ellos lo saben, que papa Noel y los reyes traen 3 regalos, y los porqués de ese número.
Espacio, transporte, y generosidad, porque todos los niños merecen regalos, y recibir más resta a otros.
sí, son niños y alguna petición ha sido tener más regalos, pero siempre se explica con amor y paciencia que si todos los niños piden más regalos no es posible ni con toda la magia traer tanto.
Y se convencen y sueñan. Porque soñar es gratis, y siguen pidiendo lo que ven, es natural, y precioso.
Ojalá les dure años esta magia.
Esas cartas larguísimas de regalos nos lo ponen fácil además, porque hay donde elegir, no hay pena de que lo que hayamos comprado no les vaya a gustar, siempre encuentras un regalo que quiera acorde a tu bolsillo también.
Están en la edad de pedir la luna si lo desean, ojala la pidan! Porque significará que aún nos queda magia.
Disfruta de la navidad, disfruta de su emoción, de sus sonrisas.
Y recuerda que hay regalos que no se olvidan jamás. Además de los paquetes que debajo del árbol queden reuniones familiares, paseos especiales, luces de colores, juegos en familia, villancicos desafinados, turrón hasta llenarse la tripa, chocolates para manchar las manos, alegría y mucho amor.
Porque todos los juguetes se rompen o se olvidan, pero los momentos, se recuerdan para siempre.

La Navidad para los creyentes y para los que no lo somos es la fiesta de la familia. Los regalos son sólo un complemento.

Recuerda que la magia la pones tu.
Tu decides que quieres que recuerde de la navidad.
Porque la navidad no se compra, se disfruta.

Los reyes magos

Artículos Relacionados