No mates a mis hijos…

Violencia de género

 

 

No mates a mis hijos…
Hay noticias que nos enferman.

La realidad supera la ficción, hace unos meses escribía una entrada :
Veneno en el alma
Ojala nunca fuese mas que ficción la violencia de género, sobre todo cuando implica la vida de niños inocentes
Esta ha sido una semana de violencia extrema, donde una vez mas las mujeres y sus hijos son las víctimas fáciles.
Un divorcio, y al final un hombre que decide vengarse del abandono matando a sus hijas.
El horror absoluto, la maldad en estado puro.
Una separación y un hombre que decide que sin el no tiene derecho a respirar.
Violencia de género. Si, contra mujeres.
Violencia machista.
Y que nadie se llene la boca de violencia feminista. No la niego.
Pero no sirve para silenciar lo injustificable.
No sirve para restar importancia a la inexplicable misoginia de esta sociedad.

En esta semana en la que se han perdido vidas se clama cambiar leyes, ojalá no fuesen necesarias, ojalá en un futuro nuestros hijos se escandalicen de la realidad de hoy.

No mates a mis hijos cabrón, no los mates.
No me robes la vida en venganza por dejar de quererte.
No me maltrates.
No me dañes, no los dañes.

Leyes absurdas que dan permisos de visita a maltratadores.
Que permiten y obligan a que compartan custodias cuando hay serias sospechas de maltrato, o de abandono.
Cuando hay condenas.Hombres que con tal de joder a sus mujeres son capaces de reclamar custodias, fines de semana, meses de vacaciones, cuando son lactantes, cuando saben que la separación de esos bebes de sus madres les daña.
Eso es amor paterno?

En qué coño piensan esos jueces? En qué coño piensan todos?
Derechos? A matar a sus hijos?
El derecho de todo hombre a ver a sus hijos. Yo digo NO.
Ni hombre, ni mujer, ante la convicción de estar utilizando a sus hijos como arma, ante la sospecha de abandono, de falta de apego, de falta de vínculo.
Tomar medidas.

Harta de que se de más voz a quienes cuando salen estas noticias de femicidios se llenan la boca de falsas denuncias…
Es preferible diez personas bajo el ojo de la justicia aun siendo inocentes que un solo niño muerto.
Sí, diez personas, diez hombres, con una supervisión real desde servicios sociales, ante la duda.
Hay denuncias falsas por parte de mujeres? Nadie lo niega.
Pero cuántas mujeres han muerto ya este año? Cuántas tienen que morir?
Ni unas sola mas!

Yo no quiero que cambien las leyes, ni los derechos, ni la justicia…
Quiero que se estudien los casos uno a uno, que cuando hay investigaciones de servicios sociales, del instituto de la mujer se tengan en cuenta.
Que las sospechas desde centros educativos, desde centros médicos sean valorados por su importancia.
Que cada familia, cada divorcio, cada separación, cada niño, cada caso sea estudiado individualmente, que no prime el derecho del padre o la madre sobre los derechos de los hijos, sobre su seguridad.
El derecho de un menor no es ver a su padre el maltratador todas las semanas, el derecho consiste en defenderle para que no sea su próxima víctima.

Que ningún cabrón pueda matar a sus hijos
No es el primero.
No es la primera mujer, ni la segunda, ni la quinta que muere este año, es la vigésimo tercera.
Veintitrés muertas.
No me vengáis ahora a comparar con la violencia de género contra los hombres.
Porque se me revuelven las tripas! De las tripas me nace el dolor, la rabia, de las tripas de donde nacieron esos niños.

También eran hijos tuyos cabrón!
No mates a mis hijos, no los dañes.
También eran hijos tuyos.

Hasta cuándo?
Hasta cuando será normal encontrar noticias de estas periódicamente, hasta cuando esta sociedad no creara hombres que se crean en el derecho de poseer la vida y la muerte de las mujeres, de sus hijos?
Hasta cuando serán los hijos moneda de cambio, puñalada al viento.

No me acuséis de feminista, no lo soy, me niego a serlo!
No quiero vivir en un mundo donde para que mis hijos vivan sea necesario el feminismo. No quiero una sociedad que para defender el derecho fundamental de mi hija a sus elecciones, a su sexualidad, a su libertad, a no ser vista indefinidamente como un ser al que proteger, o pastorear necesite enarbolar banderas.
Yo no quiero necesitar ser feminista para que se respeten mis derechos y los suyos.
No quiero que plataformas de feministas remuevan los cimientos de la democracia para que la justicia actue desde dentro.
Quiero que el sentido común sea quien dicte una custodia compartida, o un régimen de visitas.
Que pese en la decisión los actos que llevaron a la separación, que tenga cabida la historia como pareja y la historia como ex-pareja.
Que de una vez por todas, se nieguen visitas, y custodia a los que hayan sido condenados por violencia de género o exista una sospecha real.

Si no sois capaces de con buena voluntad sentaros a dialogar, si anteponeis vuestras nóminas al bien de vuestros hijos(Hombres o mujeres me da igual) no mereceis una custodia compartida. No merecéis una custodia.

No mates a sus hijos.
NO la mates, no la golpees.
No hagas de su vida una pesadilla.
No la insultes, no la dañes.

Ojala ningún niño tuviese que morir para replantear nada.
Ojala ninguna mujer tuviese que huir de su hogar para salvar la vida.
Ojala ninguna mujer dejase a sus hijos y dejase de respirar hasta su vuelta, sabiendo que estarán de su mano, cuando los entrega en una visita, cuando les prepara la maleta para que se vayan con su progenitor.
Ojala el amor no se acabara nunca para ser reemplazado por el odio.
Ojala ese odio no fuese tan amargo, vil, incendiario, como para desear la muerte de los propios hijos en venganza.
Machismo en estado puro.

Algún día no serán necesarias leyes de protección a la mujer y a la infancia, mientras ese día llegue todo esfuerzo es poco.

Artículos Relacionados