Otra carta a los Reyes Magos

Queridos reyes magos
Os escribo porque sigo creyendo en vosotros, en vuestra magia, en el brillo de la cabalgata, en que me saludáis y sabéis quien soy, en los nervios de antes de dormirnos, en la noche más impaciente del año y la más larga
vuestros regalo, vuestros juguetes, son muy importantes en la vida de nuestros niños, forman parte de su construcción y su crecimiento.
No importan los que os pidan, seguro que serán muchos mas de los que podéis traer porque pedir es gratis y soñar también.

Son importantes para ellos porque les ayudarán a ser las personas del futuro.
Pero sus juguetes no cambiarán a esas personas. NI los tipos de juguete, ni el color, la moda o que algunos adultos crean que les convienen o no según todo ello.
Los juguetes no tienen sexo, ni los colores, ni las canciones, ni los juegos…
Por si solos todos los juguetes son buenos, independientemente de su color, de su forma o del género que queramos ponerles los adultos.
Los que los hacemos malos somos nosotros.

Los niños no se “estropean”, no se “amariconan”, no se vuelven “mariposones” porque pidan muñecas, bicicletas lilas o cocinitas multicolor.
Las niñas no se hacen “machotas”, ni “brutas” por pedir balones, coches, camiones o patinetes.
Los niños y los niñas merecen poder elegir con qué jugar.
Merecen ser y jugar a lo que les de la gana.

Sus juguetes, sus colores favoritos, sus juegos son un derecho sin importar cuales sean.
Y los esperan en la mañana más mágica del año, os pido que por favor cumpláis sus sueños y se los traigáis.

Y a todos los adultos que piensen que un color, un juguete o una ropa amaricona, embrutece, da pluma, o hace machota… Dejadle carbón, a ser posible mucho y directo a la cabeza a ver si el golpe les devuelve la lucidez a sus neuronas.

La vida es de colores, y las mujeres y los hombres debemos ser iguales en derechos y oportunidades, este es el primer paso para que nuestros hijos lo aprendan, ser iguales también ante vosotros.

No eres o te haces de una u otra forma por como juegas, no cambian tus preferencias sexuales por como vistes o por los colores que te gustan.
Eres tal cual, independientemente de todo eso.
Y eso es lo maravilloso de la vida, la diversidad de colores.

Porque es el derecho de nuestros hijos elegir sus caminos y preferencias…

Firmado:
La mamá de un super héroe cantante de color Lila, de una princesa camionera y constructora, de un conductor de coches de muñecas llenos de tranformers y de una bailarina que le da biberones a hulk.

Noe del Barrio

Artículos Relacionados