Hasta el moño de la sororidad

Sororidad.

No, no todo vale.
Y no vale dar la razón  a cualquier mujer por el hecho de ser mujer, y no basándose en si la lleva.
Sororidad, esa palabra tan de ahora, tan de mujeres, mujeres  libres,  feministas, tan cool.

Alguien se preguntará a estas alturas que es la sororidad, es el hermanamiento femenino, una forma de solidarizarse entre mujeres, pero va mas allá, comprende pensamientos y actos tanto éticos como políticos destinados a unirse y luchar contra el patriarcado que nos discrimina.

Esa sororidad se ha difuminado y convertido en otra cosa, en un todo vale.

Continue Reading

Campeón por la gloria de tu madre!

Campeón, por la gloria de tu madre!

Campeón, por la gloria de tu padre!

Y ahí está, Menganita, vestida de tules.
Preciosa, peinada como una reina.
Preparada para un día más, pasarse una hora llorando, desgranando su infancia sobre el parquet de la escuela de ballet.
Tres años y el conocimiento de que sus deseos no importan, ni su cansancio.
Que el amor que recibe a diario, desaparece al llegar a la escuela y no merecen sus lágrimas valor.
Porque sólo el esfuerzo, conseguirá que su mamá sonría y se sienta orgullosa de su niña.
Y un día tras otro, se nos rompe el corazón a las otras madres, aquellas que simplemente quieren una actividad para las tardes de invierno.
Ocio extraescolar, al que se falta si hay un cumple, o si hace frío, o si nos apetece hacer una guerra de cosquillas.
Y un día tras otro se parte el corazón de su maestra, impotente, cuando inconsolable se queda en su clase.
No han servido charlas, comentarios de tal vez al año que viene, cuando sea mas grande… Súplicas, volcadas sobre tierra árida, sobre pared sorda…
Es el deseo de su mamá. Su gloria perdida.

Continue Reading

Todas las maternidades

Compartí una historia desgarradora de una familia que había perdido a su hija, alguien me preguntó por qué compartía cosas tan tristes, que la maternidad no es eso.
Que no debería dar cabida a tanto dolor, porque asusta e intimida.

Me he quedado pensándolo.
Si tal vez mi página y mi blog debía ser la foto fija de la maternidad más brillante, de las alegrías diarias, de las sonrisas y la vida.
Si debía escribir y compartir sólo la parte amable, negar la otra, edulcorar mediante el silencio.
Creo que no.
La maternidad no es sólo luz y sonrisas.
NO. La maternidad es luz y sonrisas, eso y mucho más. Es también dolor.
La maternidad es una y muchas, cada una distinta, cada una válida y merecedora de ser contada y compartida.
Todo es parte de la vida.
La alegría y la tristeza, los buenos y los malos ratos.

Continue Reading