Señor Pérez. Cuando la magia comienza a desaparecer…

Señor Pérez.

Cuando la magia comienza a desaparecer…

Es ley de vida, lo se.
Pero duele el día en el que la magia comienza a dejar de brillar, cuando eres testigo de como empieza a apagarse, y sabes que tarde o temprano, poco a poco, se oscurecerá para siempre.

Mi niño mayor, me preguntó hace un par de semanas en el coche si el Ratón Pérez era un mito, así tal cual, y con esas palabras.
A sus diminutos 8 añitos.
Mi cara debió de ser un poema, con los tres en el coche, tuve que ingeniármelas para silenciarle, subir la música y conseguir que no hablase más hasta llegar a casa.
Incluyendo el seguir conduciendo con seguridad.

Ya en casa, tuvimos un momento de soledad juntos en el que le pregunté por qué me había preguntado eso o si se lo había dicho algún otro niño.
Su explicación fue tan coherente, que me entristeció ver su madurez, la gran persona, inteligente y tan capaz en la que se está convirtiendo.
Habíamos pasado el fin de semana de acampada y tuvimos un visitante, un ratoncillo de campo, no sólo le vio sino que hasta le daban comida para que saliese de su madriguera.
Y tal cual me explicó que habiendo visto al ratón no se imaginaba como podía ser que ese bicho, que además no parecía muy listo, pudiese entrar en casa y trarle monedas y chocolate.
Lógica aplastante.

Le conté la verdad, por supuesto, porque una cosa es crear la magia y otra mentirle, siempre les insisto en que yo jamás les miento, que puedo no contarles algo para protegerlos pero no mentirles.
Sí, puede resultar contradictorio en una casa donde tenemos Ratón Pérez, Papá Noel y reyes magos, pero es así.

Le expliqué que la magia la hacemos nosotros haciendo que sea tan bonito, y que ahora él era el partícipe de ella, que ahora era más importante que nunca que mantuviese el secreto y me ayudase a continuar con la magia de sus hermanos.

-Mamá entonces cuando se me caiga un diente, tendré igual monedas para que Alma y lluc se lo crean verdad?
-Claro.
-No te preocupes te las devolveré cuando no me vean..

La magia existe. Se llama bondad, y está en nuestros niños.

Ahora espero las otras preguntas, las otras lógicas.
Demasiado pronto, pero así es la vida.
Y más en un niño con tal literalidad por su Tea, con esa lógica aplastante y esa dificultad para entender lo no tangible.

Unas noches después dándole las buenas noches me dijo que le gustaría olvidarlo, no haberlo sabido, porque la vida es mucho mejor con magia de verdad.

Totalmente de acuerdo, la vida es mucho mejor con magia de verdad, la que tenemos la suerte de abrazar cada día.
La magia que nos regalan ellos con cada paso.
Porque cada paso es increíble, va quedando atrás la primera infancia, y descubriendo lo que nos depara el futuro, y sólo podemos dar las gracias por tanta fortuna.

Señor Pérez

Noe del Barrio.

Artículos Relacionados