Malcriar…

Malcriar.

Malcría hoy a tus hijos, mañana no se dejarán…

A punto de cumplir ocho y seis años mis niños grandes, puedo afirmar muchas cosas que la experiencia me ha enseñado.
Puedo rebatir muchos de aquellos consejos que me dieron sin pedirlos.

Aquel que insistía en que no los acostumbrase a los brazos.
Yo hoy te digo: Coge a tus hijos en brazos cuanto quieras.
No, no se acostumbran, llega un día en el que sencillamente dejan de necesitarlos y los abandonan cruelmente.
Aprenderán a caminar, y correrán lejos de ti sin que te des cuenta.
Y te quedará un vacío en el regazo, que sólo llenarás a veces, cuando aproveches cualquier pequeño detalle para abrazarles fuerte y recordar con añoranza sus diminutos cuerpos.
Su peso quedará macado para siempre en tus brazos, y todo ese peso que hoy te cansa, será aire que mañana necesitarás llenar.

A aquel que me decía que no duerman en tu cama, que no se irá nunca!

Continue Reading

Quizás…

Quizás.

Tal vez hoy nos llueva, el viento nos despeine y el aire sea frio.
Tal vez te caigas y estés cansado y todo se hará un mundo
Tal vez yo me caiga, estaré cansada y no podré con tu mundo.
Tal vez te equivoques, algo saldrá mal y lloraremos juntos.
Y entre lágrimas nos amagará la noche y tendremos miedo.
Y mojados y a oscuras y cansados superaremos los miedos, y juntos, veremos amanecer.
Te lo prometo.
Te quiero.

Continue Reading

Qué te pierdes de tu maternidad?

Qué te pierdes de tu maternidad?

Ser madre trabajadora.
Días en los que no hay tiempo, se suma el trabajo, las obligaciones, faltan horas.
Que te pierdes del día a día de tus hijos? Esa pregunta que te haces, o ese comentario ajeno, que todos escuchamos alguna vez.
Quiero verlos crecer, no perderme nada… Por eso decidí quedarme con ellos.
Y como un hachazo recibes sin haberlo solicitado y marchas a tus obligaciones con el corazón encogido.
Quedarte observando como crecen, como quien vigila la carrera de un caracol, para no perder ni la sombra de un movimiento…
Decisiones vitales que se juzgan sin más. Como si la vida no estuviese llena de opciones y caminos.

Qué te pierdes de tu maternidad?
Qué me pierdo de mi maternidad?
Qué te pierdes en tu día a día, todas esas horas en las que no estás, en las que no eres partícipe de su tiempo y de su espacio.
Días de trabajo, compromisos, deberes…
Y si lo tuvieses todo? Y si no te perdieses nada?
Vivir con la sensación de perderse algo, de no darlo todo, de no estar permanentemente, no importa si trabajas o si no, creo que el sentimiento es el mismo, el de siempre, el de no terminar de hacerlo bien. Como si la vida fuese un curso llena de evaluaciones y examen con puntuación final.

Continue Reading