Malcriar…

Malcriar.

Malcría hoy a tus hijos, mañana no se dejarán…

A punto de cumplir ocho y seis años mis niños grandes, puedo afirmar muchas cosas que la experiencia me ha enseñado.
Puedo rebatir muchos de aquellos consejos que me dieron sin pedirlos.

Aquel que insistía en que no los acostumbrase a los brazos.
Yo hoy te digo: Coge a tus hijos en brazos cuanto quieras.
No, no se acostumbran, llega un día en el que sencillamente dejan de necesitarlos y los abandonan cruelmente.
Aprenderán a caminar, y correrán lejos de ti sin que te des cuenta.
Y te quedará un vacío en el regazo, que sólo llenarás a veces, cuando aproveches cualquier pequeño detalle para abrazarles fuerte y recordar con añoranza sus diminutos cuerpos.
Su peso quedará macado para siempre en tus brazos, y todo ese peso que hoy te cansa, será aire que mañana necesitarás llenar.

A aquel que me decía que no duerman en tu cama, que no se irá nunca!

Continue Reading

Yo ya no soy yo.

Yo ya no soy yo, yo me fui.
Ahora mi yo es un tu, un tu muy grande por tres.

Cambiará, lo se, está cambiando, crecéis y vuelvo a tener poco a poco mi espacio, aunque mi espacio siempre estará lleno de vosotros.
Se va recuperando con el tiempo.
Y tanto yo parece ahora vacío tras tanta riqueza, tras ese exceso de tu.

Y es que todo deja de ser yo, para ser tu cuando tienes un hijo.
Mi cuerpo, mi tiempo, mi aliento, mi pensamiento, mi sentir, mi vivir.
Ya no es mío, es tuyo.
Tu cuerpo, tu tiempo, tu aliento, tu pensamiento, tu sentir, tu vivir. Cedido en mi.
Yo ya no soy yo, ahora soy tu, y sin embargo nunca he sido tanto yo.
Tu eres tu, y nunca serás yo.
El milagro de con un yo crear un tu.

Ocupas todo, la vida…
Nunca podré olvidar el peso de tu cuerpo en mis brazos.
Ese primer ardor húmedo al llegar al mundo.
La tibieza de tu cabeza junto a la mía.
Esa calidez pegada a mi, siamés de mi.
La necesidad animal de olerte al nacer, de respirar tu pelo, tu piel, tu ser.
Tu necesidad animal de alimentarte de mi, de mi calor, de mi abrazo.
Quién se alimenta más de quien?
Las noches han sido muy cortas a tu lado, es verdad que he dormido poco, pero las ojeras más grandes han sido de mirarte, y no me cansaré nunca de hacerlo.
No me cansaré nunca de maravillarme por el milagro de tu existencia, de ese trozo de mi.
Un trozo, un pedazo de mi alma que se ha roto con cada uno, un parte de mi que he regalado con pasión.
Pura vida.

La vida se me ha acortado, ha volado a tu lado.
Los años han sido semanas.
Los meses, días…
Las horas, segundos.
He sentido que no sentía, mientras sentía tanto…
Y aún así, nunca he querido tanto, amado tanto, soñado tanto, vivido tanto… Tan intensamente.

Me has robado el tiempo, las energías, las fuerzas.
Y hasta en los días en los que el cansancio, el trabajo, las malas noticias me hacen sentir que todo sobra, tu risa lo cura todo.
Hasta en los días en los que necesito mas yo y menos tu, os miro y se me olvida todo.

Nunca faltó tanto yo, y sin embargo estoy completa.
Nunca tuve tanto tu, pero no me bastas.
Yo ahora soy tu.
Y mi yo, sin tu, ahora ya no es nada.

Pablo Picasso 1912
Pablo Picasso 1912
Continue Reading

Para mi amor….

Para mi amor…
Porque hoy es tu cumpleaños, pero no quiero celebrar que cumples años, ni el número, hoy quiero celebrar los cumpleaños que hemos celebrado juntos, tuyos y míos, que para eso cumplimos casi el mismo día.
Porque miro hacia atrás… y van veinte
Nosotros que no tenemos aniversario mas que de bodas, porque ninguno sabe cuando comenzamos en este barco… Y no iba a durar…
Nosotros que tras 18 años casados se nos olvida que es nuestro día, nosotros que nos conocemos tanto que no nos hace falta celebrar nada.
Veinte años celebrando cumpleaños juntos, siempre juntos, en los últimos siete además de juntos, revueltos con nuestros soles…
Aunque a veces olvido que además de los soles estamos tu y yo. Tu y yo, aunque cinco, pero tu y yo.
Este es mi regalo… No te va a sorprender, porque no puedo escribir nada sobre lo que no sepas.
Tenemos la buena costumbre de decirnos todos los días te quiero, pero hoy quiero decirte mas.

Continue Reading