Qué te pierdes de tu maternidad?

Qué te pierdes de tu maternidad?

Ser madre trabajadora.
Días en los que no hay tiempo, se suma el trabajo, las obligaciones, faltan horas.
Que te pierdes del día a día de tus hijos? Esa pregunta que te haces, o ese comentario ajeno, que todos escuchamos alguna vez.
Quiero verlos crecer, no perderme nada… Por eso decidí quedarme con ellos.
Y como un hachazo recibes sin haberlo solicitado y marchas a tus obligaciones con el corazón encogido.
Quedarte observando como crecen, como quien vigila la carrera de un caracol, para no perder ni la sombra de un movimiento…
Decisiones vitales que se juzgan sin más. Como si la vida no estuviese llena de opciones y caminos.

Qué te pierdes de tu maternidad?
Qué me pierdo de mi maternidad?
Qué te pierdes en tu día a día, todas esas horas en las que no estás, en las que no eres partícipe de su tiempo y de su espacio.
Días de trabajo, compromisos, deberes…
Y si lo tuvieses todo? Y si no te perdieses nada?
Vivir con la sensación de perderse algo, de no darlo todo, de no estar permanentemente, no importa si trabajas o si no, creo que el sentimiento es el mismo, el de siempre, el de no terminar de hacerlo bien. Como si la vida fuese un curso llena de evaluaciones y examen con puntuación final.

Continue Reading

Hoy estoy harta de la teta…

Teta!! Grita al verme. Y me persigue con su mantra teta, teta, teta…

Soy pro lactancia pero hoy estoy harta de dar teta.
Tan pro lactancia que llevo seis años seguidos, repartidos entre tres niños dando el pecho.
Me he leído todas las guías que han pasado por mis manos.
En dos ocasiones me plantee y comencé a formarme como asesora, y en las dos descubrí que no era mi pasión.
Aunque la experiencia me da en muchas ocasiones oportunidad de dar un consejo, o echar un cablecillo.
Mi último bebe tiene ahora mismo 22 meses, y tras 6 años de lactancia ininterrumpida, estoy harta.
No es la primera vez.
Son momentos, días, agotamiento…

Lo se, no es sólo alimento, es nuestro vínculo, su consuelo, se siente querido, su refugio, pero yo hoy quiero descansar mi teta!
No, no quiero destetar, o al menos aún no me lo he planteado, simplemente estoy harta, agobiada, cansada.
Y lo digo bien alto, para todas aquellas que os sentís como yo, y que seguramente tenéis miedo de decirlo.

Practicad conmigo: Estoy hasta las tetas de dar teta, hoy, esta noche, esta mañana,  en este momento.

Continue Reading

Hay malos días…

 

Hay malos días, malas semanas donde nos puede el cansancio, los nervios, las ganas de tener ganas.
Días largos, tardes eternas. Noches aciagas.

Hay días en los que como hoy, como ayer, como la semana pasada, te pido que te portes mejor.
Que comas con la boca cerrada, que no saltes, que recojas, que no hables tan alto, que hagas letras, que apagues la tele…
Y lo repito cien veces.
Y abres la boca al comer y saltas y no recoges y hablas alto y no apagas la tele y me enfado y cuando ya no puedo más vomito mi cansancio sobre ti.
Y tu me miras y sonríes, y en tus ojos no hay ni sombra de rencor.
Tan sólo amor. Incondicional, inocente…

Hay días en los que no paras, y haces ruido, y gritas y enredas y agotas, y en mi desgastada paciencia todo se hace grande.
Y se crecen las derrotas, y se entristecen las tardes.
Y te cansas de cansarme. Y me canso de que no te canses.
No hagas ruido! No grites! No enredes!
Y entre los noes me miras, y sonríes y vienes corriendo a abrazarme. Tan sólo amor. Puro…

Continue Reading