Hasta el moño de la sororidad

Sororidad.

No, no todo vale.
Y no vale dar la razón  a cualquier mujer por el hecho de ser mujer, y no basándose en si la lleva.
Sororidad, esa palabra tan de ahora, tan de mujeres, mujeres  libres,  feministas, tan cool.

Alguien se preguntará a estas alturas que es la sororidad, es el hermanamiento femenino, una forma de solidarizarse entre mujeres, pero va mas allá, comprende pensamientos y actos tanto éticos como políticos destinados a unirse y luchar contra el patriarcado que nos discrimina.

Esa sororidad se ha difuminado y convertido en otra cosa, en un todo vale.

Continue Reading

Tetas, biberones, Facebook y otros mundos. Odio en la red.

Tetas, biberones, Facebook y otros mundos. Odio en la red.

Últimamente leo cada cosa que me da que pensar.
Reconozco que también yo he pasado por esa época en la que preguntas todo, y Facebook, las redes en general ayudan mucho en esos momentos. La sensación de cercanía, de inmediatez. Ideal para madres primerizas con un millón de dudas.
Y seguro que hay redes para todo, porque la sensación es la misma cuando me meto en foros de cocineros, seguro que también hay de calceta, coches, libros… Pero dudo mucho que sean igual de crueles.
Si, hablo de crueldad, tal cual

Continue Reading

…los malos hijos…

Querida amiga, mamá del parque, vecina, prima, cuñada, señora en el autobús, cajera del supermercado…

Lo sé, tu hijo es mejor que el mío.

Tu hijo no grita, ni corre, tu hijo se sienta a tu lado tranquilo y educado, mientras los míos berrean, y saltan y practican cual saltimbanquis de circo…

Tu hijo no pega, ni muerde, ni tiene berrinches….. Seguro que esta mejor criado que el mío.
Tu hijo no se ensucia, y si lo hace tu vuelas para limpiarle y volver a dejarle digno para la foto, los míos no, los míos vagan como cíngaros con las rodillas y los pies negros, despeinados y sonrientes.

Tu hijo se ha quitado el pañal solo, nunca ha tenido escapes y hasta sus cacas huelen mejor que las nuestras, qué le vamos a hacer!

Tu hijo comparte con todos los niños, y juega en armonía y paz en el parque, los míos no, los míos si les quitas su juguete lo defienden con uñas y dientes, pese a que yo les hable de la urbanidad, intente educarlos y les adoctrine sobre la paz mundial…
Obvio que no lo hago bien…
Obvio también que el juguete es suyo y que tú -la buena madre- nunca te acuerdas de llevar nada para que juegue…
Tranquila mujer!
Que para eso llevo yo el bolso lleno de chismes!

Continue Reading