Quién educa a tus hijos?

Pixar.
Partly Cloudy.Pixar.

 

Quién educa a tus hijos?

A mis hijos los educo yo.

 

Educación sexual, quién tiene que educar a tus hijos?
Quién debe explicarle cómo funciona el sexo?
Quién le explica de dónde vienen los niños?
Tu. Porque la educación sexual forma parte de la educación emocional, y esa se aprende en casa.

En un mundo absolutamente sexualizado, que alguien  diga que a su hijo (7 años) no le ha hablado de sexo y que no lo hará porque ya se lo explicarán en el cole, me parece que no es de este siglo…

Lo siento, pero estoy en profundo desacuerdo.
El colegio, los profesores están para enseñar a mis hijos, para darles conocimientos, que lógico que desde su posición y el tiempo que pasan con ellos también educan? Sí, pero no es su deber educar.
Su deber es formar.

Continue Reading

La guerra de los Rose delante de los niños.

La guerra de los Rose. Os acordáis? Aquella película sobre un divorcio, y era una comedia, y sin embargo escondía una realidad terrible, la de pasar de amarse a odiarse con furia.
Pero y cuando ocurre? Y cuando ocurre delante de los niños? Qué ocurre, cuándo son testigos de la batalla campal?

Ayer una amiga necesitaba desahogo.
Había discutido con su marido, una de esas discusiones que mueven montañas.
Durante días habían ido bramando en silencio, cada uno por su lado, envenenándose con los pequeños gestos, masticando ofensas, escupiendo diminutos desplantes que al final se convirtieron en un río de rabia.
Se dijeron cosas que no sentían, se gritaron y dañaron con palabras como puñales.
Se odiaron durante un rato, como tanto se habían amado durante su vida juntos.
Y durante un rato desearon no haberse conocido nunca, y se lo dijeron…
Una situación a la que no debiéramos llegar nunca, como parejas, y que sin embargo a veces pasa.
Cuando el enfado ennegrece nuestros actos, cuando la rabia oscurece la coherencia.
Cuando todo duele, cuando todo daña.

Sus hijas estaban delante. 7 y 5 años.
La mayor le pregunto directamente cuando amainó la tormenta si se divorciarían.
-Dónde lo habrá aprendido? Nunca le hemos hablado de divorcio, ni siquiera pensábamos que supiese lo que era, hasta ayer.
La pequeña lloraba. Y se abrazo a su madre desconsolada.
La tormenta pasó, la noche llegó.

Hoy todo son caras largas, aunque tras hablar más calmados lo han arreglado.
Pero duelen las cosas dichas. Sus heridas necesitan sanar despacio…
Las niñas, las niñas. No deberíamos haber discutido delante de ellas.
No se qué hacer. Disimulamos que no ha pasado nada.
Pero las veo mal. Qué harías tu?

No tengo ni idea de que deberías hacer, pero si discutiste delante de ellas también deberían formar parte de la reconciliación. Son personas, entenderán mejor la verdad que no el silencio.
Deberían ya que fueron testigos de la guerra, saber que después, el esfuerzo y las ganas de entenderse traen paz, que no hay ataque que merezca el odio infinito, que la vida continúa y también los malos momentos forman parte de ella.

Deberían saber que os equivocasteis, que no se puede dañar a quien se quiere, que no forma parte de la normalidad, es simplemente que a veces erramos y hay que remendar los rotos.
Edúcalas para que aprendan de vosotros a reconocer los errores, a enfrentarse a ellos, a solucionarlos.
Háblales, de que en el amor no todo vale, que esto no debiera ser, que se puede discutir, y negociar sin necesitad de sacar las armas.
Que las guerras solo traen lágrimas y que ahora vosotros debéis secar las vuestras.

Explícales que lo ocurrido os dañó, os hirió, y dejará una profunda cicatriz que debéis ahora curar con esmero y respeto.
Explícales que vuestro amor es inmenso y esto se solucionará, pero que la cicatriz es para siempre, porque las palabras que se clavan, permanecen en la piel grabadas, con el tiempo parecen ausentes, invisibles, y sin embargo un día podrían comenzar a emerger y a sangrar de nuevo.

Edúcales para saber que el amor no significa renuncia, que a veces se acaba y hay que mantenerse fuerte pese a todo, que cuando se acaba se puede decir adiós con una sonrisa y no con una lágrima.
Porque el principio y el fin forma parte de la vida, una estación más en nuestro camino, pero no el final del trayecto.

Enséñales que ese amor fue vuestra elección, y el fin de el también sería opción, y no por ello dejaréis de amarlas.
Que el fin no significa que mengue vuestra humanidad, que vuestra ruptura no significa recortaros como personas, mucho menos como padres.

Y ya que formaron parte del drama, no las invisibilices disimulando, no las insultes considerándolas testigos ciegos del terremoto.
Hazlas parte.
Y la próxima vez, haz que el respeto y la cordura sean los caminos para discutir vuestras diferencias. La guerra, no es el camino.

 

La guerra de los Rose

 

Continue Reading

Te regalo el mundo

Te regalo el mundo

Eso pensé la primera vez que vi a mi hijo, lo sigo pensando.
Y a cada uno de ellos quiero regalarle el mundo.

Te regalo el mundo. Y las estrellas, y el sol.

Quiero regalarle todas las risas, todos los besos y todos los ríos. Las risas se acabarán cuando se acaben los besos, y tal vez sean las lágrimas las que llenen los ríos.
Todo es vida, todo un regalo.

Te regalo todos los volcanes dormidos, y las tormentas despiertas. Y de lejos puede que veas despertar los volcanes, y cerca verás amainar las tormentas.
Te regalo los días de lluvia y la nieve en primavera. Para que valores el sol venidero y las flores nacidas en la tierra enriquecida por el húmedo y frío manto.

Quiero regalarle todas las tartas de chocolate del mundo, para que conozcas los sabores más dulces de la infancia. Ya llegarán los ácimos y los amargos a tu boca.
Quiero regalarte todos los atardeceres, porque significará que viviste todos los días.

Te regalo todos los charcos para saltar en ellos. Y la inocencia, para que nunca la pierdas saltando.

Quiero regalarte todas las playas, de aguas cálidas y calmas.
También te regalo los acantilados, y sus fieras olas y el rugir del viento.

Te regalo todos los vuelos de las águilas. Y la libertad de volar.

Quiero regalarte todos los libros y todos los poemas jamás escritos.
Los que leí y los que no.
Los que me emocionaron y los que no me gustaron.
Los que consideré maravillosos y los que pensé que no debieron ser escritos, también esos, para que tengas oportunidad de conocerlos todos y de decidir por ti mismo.

Te regalo todas las mareas, para que te guíen, para que a veces te acerquen y otras te alejen. Para que te pierdan en el mar y te encuentres.
Te regalo todos los campos de girasoles a las tres de la tarde, cuando vivos y erguidos contemplan el sol. También te los regalo al amanecer, cuando parecen yermos y dormidos.

Quiero regalarte todos los nidos de cigüeña del mundo, y todas las verbenas de pueblo. Te regalo las tradiciones para que conociéndolas innoves y crees futuros nuevos y desconocidos.

Te regalo Madagascar y esa piedra blanca del parque. Y todos los granos de arena, y todas las rocas gigantes.
Porque todos forman parte del mundo, todos tienen valor.

Quiero regalarte todas las flores salvajes. Y las de invernadero.
Las que huelen bien y las que no huelen.
Las vivas y las secas.

Te regalo las montañas más altas, y las colinas, y los valles…
Y me gustaría recorrerlos todos contigo. A tu lado, de tu mano.
Sueño imposible lo se.

Quiero regalarte todos los cuentos contados a través del tiempo, alrededor de un fuego. Y todos los fuegos. Y todas las castañas asadas. Y el humo, ese que impregna tu ropa de risas, y te recuerda la buena compañía.

Te regalo un bosque inmenso, vivo, exuberante, vestido de verde.
Y también un otoño con bosques caducos y desnudos.

Te regalo el mundo. Porque ese es mi cometido, mi sueño, mi fin.
No, no es la perfección, no somos perfectos, por eso quiero regalarte todo, lo bueno y lo malo, para que vivas, conozcas, elijas.
No sueño, ya te he regalado el mundo, mi mundo, imperfecto a veces, pero siempre hogar para ti, refugio y calor.
No es perfecto hijo mío, tu tampoco, por eso te quiero, ya ves. Porque no te quiero de ningún otro modo. No te quiero mas listo, ni mas bueno, ni mas perfecto. Yo tampoco soy perfecta.
Ni lo es el mundo.
Y sin embargo te lo regalo.
Vívelo, cámbialo, hazlo tuyo.

te regalo el mundo

Continue Reading