el colecho… otra vez…

He escuchado durante tres años absolutamente todo tipo de opiniones(siempre negativas) sobre el colecho, porque cuando son muy pequeños te recuerdan lo extremadamente peligroso que es, porque le ahogarás, espachurrarás y asfixiarás. Cuando sobrevives esos tres primeros meses(extrañamente oye!) comienza el acoso inquisitorial, porque desde malcriarle, crearle un trauma, hasta convertir a tus hijos en seres dependientes e inmaduros pasas por todo tipo de glosas, sin faltar nunca, aquello de no se irça nunca de tu cama….. Consentido, mimado y malcriado……. Hasta han llegado a sugerirme que con el colecho fomentamos conductas homosexuales…..(dicho finamente) como si además a mi me importara lo mas mínimo la opción sexual que decida mi hijo el día de mañana…..
Nosotros colechamos… ya he dicho en alguna ocasión que no es por creencia de que lo considere mejor o peor, simplemente surgió, nos encanto a nivel familiar y ha sido maravilloso compartir cama y sueños con nuestro peque…. Si, hablo en pretérito. Princeso decidió estrenar su cama nueva, nadie le obligó, nadie le instó, hasta ese día, jamás pensé que seria capaz de dormirse sin mi. Se fue solito, por propio pie, pasé mucha pena, añoranza, tristeza, descubrir de pronto que mi bebe ya no es mío, que ha crecido y es un niño independiente y toma sus propias decisiones no fue fácil. Pensaba q regresaría tras la emoción inicial, y sin embargo tras dos semanas completas, sigue independiente y autónomo. Con alguna sutil manipulación he intentado que volviese a la cama familiar y lo mas q he conseguido ha sido a las tres de la mañana que me despertara para instarme a llevarle a su cama.
No voy a hacer un estudio sobre el colecho, ni voy a contaros nada para fomentarlo, solo voy a hablar de mi Princeso, y es que el es así y tal vez lo fuese si hubiésemos estrenado su cuna… o tal vez no. Es un niño independiente, seguro, autosuficiente, y creo que es porque esta creciendo en un hogar donde sabe que ocurra lo que ocurra tendrá unas manos sosteniéndole, donde siempre encontrara amparo y sustento, donde sabe que se le quiere y se le querrá tal y como es. Donde se le deja decidir donde dormir.
Tres años y diez días ha tardado en irse, aunque ha dejado un hueco que perdurara siempre, aunque sabia que algún día ocurriría, es el signo de que el mundo continua, el tiempo pasa y mi princeso crece…. Pese a que estos dos padres tontos se les escaparan las lagrimitas la primera noche. Y porque Princesa aún cohabita en nuestra cama que si no en la cama pirata de 90 cm de Princeso….. seriamos tres!

http://princesasyprincesos.wordpress.com/2013/03/12/el-colecho/

colecho
Imagen de Aitana Carrasco Inglès, escritora e ilustradora valenciana

Continue Reading

Manifiesto…

Manifiesto.

Prometo amaros siempre, sobre todas las cosas.

Prometo intentar ser cada día mejor, para ser un espejo en el que poder miraros, pues se que os reflejáis en mi.

Prometo procurar ser honesta en mis elecciones para que el día de mañana vosotros hayáis aprendido a ser honestos en las vuestras.

Prometo con mi ejemplo enseñaros a empatizar, a creer, a respetar, a tratar en igualdad a todos, a ser solidarios.

Prometo no engañaros ni mentiros, para que nunca creáis que ese es el camino.

Prometo acompañaros en vuestra senda, dándoos la mano para que no caigáis, a vuestro lado siempre. 
Para que aprendáis que las dificultades, si estamos juntos son mas llevaderas.
Para que sepáis también que los caminos fáciles no llevan lejos.
Y que el esfuerzo tiene recompensa.

mano

Prometo mostrarme a vosotros tal y como soy, para que os instruyáis en el conocimiento también de los defectos y las imperfecciones que nos hacen humanos.
Porque mi humanidad, la humanidad es parte importante del aprendizaje.

Prometo enseñaros el inicio del camino, y acompañaros en el mientras viva, pero dejándoos tomar vuestras elecciones, respetando las decisiones que os hacen únicos.

Prometo creer en vosotros siempre. Sin duda, sin miedo.
Prometo creer en vosotros aun cuando cometáis errores. Tal vez entonces más que nunca.
Cuando os caigáis, creeré en vosotros y os ayudaré a levantaros, para que con ello aprendáis, que se puede volver a intentar.
Que la palabra rendición no pertenece a nuestro diccionario.
Para que aprendáis a no dudar de vosotros mismos, a no temer al futuro, a comenzar de nuevo si os equivocáis.

Prometo, prometo, prometo…
Porque se que me estáis mirando constantemente y esta es la tarea mas importante de mi vida, la de ser vuestra guía en el comienzo del camino, porque lo que veáis en mi será vuestra formación, la impronta que quedara grabada en vosotros.
Prometo respetar las sendas que decidáis construir, y seguirlas si hace falta.
Porque se que sois futuro, y que el mañana es vuestro.

Continue Reading

Los agricultores de nuestros hijos…

Hoy reciclo una entrada antigua tras una conversación con una amiga…

Hace unos años ya, cuando mi corazón de melón apenas tenia un par o tres de meses y la princesa de fresa no era ni proyecto, tuve una conversación con una amiga, surgió de pronto la pregunta sobre su futuro.

Tu qué crees que será de mayor?
Y yo sin pensar le contesté, será feliz! Porque realmente ese es mi anhelo, su felicidad…

Como padres solo tenemos un deber, una obligación, esa es nuestra misión en la vida, que sean felices, o lo que es más difícil aún, educarlos y enseñarlos a vivir con felicidad.
Enseñándoles el valor de las cosas importantes, de las sonrisas, de la amistad, de la familia, de la cultura, de la música, porque no importará si vistieron mejor o peor, si llevaron zapatos de marca, si comieron patatas o ternera, si viajaron, si aprendieron a escribir, a cantar o a correr antes o después, si los visitó aquel famoso pediatra o el desconocido, si viajaban en una súper silla o en la de oferta del supermercado, si tuvieron miles de juguetes o sólo uno
Porque lo mas probable es que no recuerden esas cosas.
Recordarán los domingos y el olor a ropa limpia, recordaran el calor de los abrazos de mamá, sonreirán cuando vean aquella foto en la que salís sonrientes en familia, relataran a sus hijos aquel paseo todos juntos en el que rieron y jugaron.

Nuestro mayor reto es enseñarles a valorar, y valorar no es saber el precio.
Valorar es amar a las cosas, las personas, los lugares por lo que nos ofrecen, por lo que son, por lo que nos hacen sentir.
Porque ese juguete puede ser maravilloso si le damos las llaves de la imaginación, no precisara ningún otro. Sobrarán los otros miles.

Enseñarles a amar, a todo y a todos.
A disfrutar de los grandes y pequeños lujos que nos ofrece la vida a diario.
Las puestas de sol, el olor del mar, el sabor de la fruta madura, el viento en la cara, el sol en el pelo…
Darles herramientas para apreciar todas esas riquezas.
Educarles para que estimen por encima de todas las cosas los valores, que aprendan que respeto, la confianza, la empatía, el amor, la amistad son riquezas de valor incalculable.
Darles instrumentos para vivir!
Porque vivir no es pasar por el mundo respirando, es sentir, disfrutar, percibir…
El sinónimo de sentir es hallar, vivir debería ser hallarse a uno mismo, encontrarse, y aceptarse, tal cual ser feliz!!

Nuestra única obligación es hacerlos felices, que crezcan siéndolo, que el día de mañana sean hombres y mujeres felices, porque sólo eso los hará grandes, completos, y portadores de futuro, porque ellos son futuro.
Respeto, empatía, amor… Las llaves de la felicidad.

Felicidad, solo eso, y en tiempos de crisis, es gratis!

-puerros

Continue Reading