No les creas.

No les creas Princesa, que no te puedan.
Aunque no quieran jugar contigo. No hay nada malo en ti, no les creas.
Aunque no te dejen jugar con otros, que no te puedan.
No es culpa tuya.
Aunque no les gustes, gustarás a otros, no creas que no habrá otros.
No importa, no necesitas gustar a todos, no necesitas gustar a nadie. Cree en ti.
 No les creas.
Aunque no les guste tu ropa, no les creas. Tu ropa no tiene nada de malo.
Aléjate de la gente que te mida por tu ropa.
Las modas van y vienen, pero las personas perduran.
Aunque no les guste tu pelo, o tus ojos, o tu piel, o tu cuerpo…
Que no te puedan!! No les creas! Eres preciosa tal y como eres.
Tu pelo, tus ojos, tu piel y tu cuerpo son solo el envoltorio de tu maravilloso ser.
Todos crecemos, cambiamos, envejecemos, marchitamos.
A todos nos gustan las olas, pero son efímeras, nos enamoramos del mar…
Tienes que saber que eres el mar, y que a veces tus olas no serán del gusto de todos, pero quédate con la inmensidad.
Tu eres inmensidad.
No cambies.
Que no te puedan Princesa, no les creas.
Hagas lo que hagas no cambiarán, así que no dejes que te puedan, no permitas que te cambien ellos a ti.
No creas sus palabras. Si no te quieren no dejes que te duela, no permitas que te afecte, no eres tu, son ellos. Ya llegarán otros que te quieran.
Sé que es difícil para ti, que te sientes herida, sola, pero sigue caminando, no te pares por ellos.
No les creas.
No te esfuerces por ser mejor, porque ya lo eres.
Simplemente maravillosa, preciosa por dentro y por fuera, si no son capaces de verte tal y como eres no te merecen.
No merecen que llores por ellos.
No merecen que los escuches.
No merecen que te comprometas a ser diferente por sus exigencias, porque siempre tendrán exigencias nuevas, hagas lo que hagas.
Las personas así siempre querrán que cambies, porque lo único que buscan es controlarte.
No hay nada malo en ti, son ellos los que por alguna razón impensable para ti y para mi se alimentan del malestar de otros.
Crecen con el dolor ajeno, lo buscan para perpetuar un dominio absurdo.
Tu no les gustas porque tienes tu propia identidad, tu propia belleza, tu propia inteligencia.
Mereces que te respeten, si no lo hacen aléjate. Qué no te puedan!
No lo permitas, aunque te busquen, aunque te duela, aunque te insulten. No les creas Princesa.
Tu y yo sabemos lo especial y maravillosa que eres, no creas lo contrario, no les creas.
Mañana nos reiremos de los dolores de hoy.
Mañana descubrirás que gustas a otros, que el mundo tiene muchas puertas y caminos para ti.
Mañana descubrirás que tus caminos son calles sin salida para ellos.
Que no te puedan Princesa, no les creas.
Pd: Tu pelo es precioso y a mi me encanta.
Si mañana dejaras de tener pelo no serías ni un ápice menos hermosa, porque tu belleza no depende de tu apariencia.
Y eso no cambiará nunca. Créeme.
 Acuarela. Alma.
Continue Reading

Niños cansados.

Siempre nos quejamos de la oscuridad de la maternidad/paternidad.

Se nos acumula el cansancio.
El trabajo, las obligaciones diarias.
La casa, la crianza, la educación de nuestros hijos.
La convivencia con esos pequeños seres que dependen de nosotros.

Continue Reading

La guerra de los Rose delante de los niños.

La guerra de los Rose. Os acordáis? Aquella película sobre un divorcio, y era una comedia, y sin embargo escondía una realidad terrible, la de pasar de amarse a odiarse con furia.
Pero y cuando ocurre? Y cuando ocurre delante de los niños? Qué ocurre, cuándo son testigos de la batalla campal?

Ayer una amiga necesitaba desahogo.
Había discutido con su marido, una de esas discusiones que mueven montañas.
Durante días habían ido bramando en silencio, cada uno por su lado, envenenándose con los pequeños gestos, masticando ofensas, escupiendo diminutos desplantes que al final se convirtieron en un río de rabia.
Se dijeron cosas que no sentían, se gritaron y dañaron con palabras como puñales.
Se odiaron durante un rato, como tanto se habían amado durante su vida juntos.
Y durante un rato desearon no haberse conocido nunca, y se lo dijeron…
Una situación a la que no debiéramos llegar nunca, como parejas, y que sin embargo a veces pasa.
Cuando el enfado ennegrece nuestros actos, cuando la rabia oscurece la coherencia.
Cuando todo duele, cuando todo daña.

Sus hijas estaban delante. 7 y 5 años.
La mayor le pregunto directamente cuando amainó la tormenta si se divorciarían.
-Dónde lo habrá aprendido? Nunca le hemos hablado de divorcio, ni siquiera pensábamos que supiese lo que era, hasta ayer.
La pequeña lloraba. Y se abrazo a su madre desconsolada.
La tormenta pasó, la noche llegó.

Hoy todo son caras largas, aunque tras hablar más calmados lo han arreglado.
Pero duelen las cosas dichas. Sus heridas necesitan sanar despacio…
Las niñas, las niñas. No deberíamos haber discutido delante de ellas.
No se qué hacer. Disimulamos que no ha pasado nada.
Pero las veo mal. Qué harías tu?

No tengo ni idea de que deberías hacer, pero si discutiste delante de ellas también deberían formar parte de la reconciliación. Son personas, entenderán mejor la verdad que no el silencio.
Deberían ya que fueron testigos de la guerra, saber que después, el esfuerzo y las ganas de entenderse traen paz, que no hay ataque que merezca el odio infinito, que la vida continúa y también los malos momentos forman parte de ella.

Deberían saber que os equivocasteis, que no se puede dañar a quien se quiere, que no forma parte de la normalidad, es simplemente que a veces erramos y hay que remendar los rotos.
Edúcalas para que aprendan de vosotros a reconocer los errores, a enfrentarse a ellos, a solucionarlos.
Háblales, de que en el amor no todo vale, que esto no debiera ser, que se puede discutir, y negociar sin necesitad de sacar las armas.
Que las guerras solo traen lágrimas y que ahora vosotros debéis secar las vuestras.

Explícales que lo ocurrido os dañó, os hirió, y dejará una profunda cicatriz que debéis ahora curar con esmero y respeto.
Explícales que vuestro amor es inmenso y esto se solucionará, pero que la cicatriz es para siempre, porque las palabras que se clavan, permanecen en la piel grabadas, con el tiempo parecen ausentes, invisibles, y sin embargo un día podrían comenzar a emerger y a sangrar de nuevo.

Edúcales para saber que el amor no significa renuncia, que a veces se acaba y hay que mantenerse fuerte pese a todo, que cuando se acaba se puede decir adiós con una sonrisa y no con una lágrima.
Porque el principio y el fin forma parte de la vida, una estación más en nuestro camino, pero no el final del trayecto.

Enséñales que ese amor fue vuestra elección, y el fin de el también sería opción, y no por ello dejaréis de amarlas.
Que el fin no significa que mengue vuestra humanidad, que vuestra ruptura no significa recortaros como personas, mucho menos como padres.

Y ya que formaron parte del drama, no las invisibilices disimulando, no las insultes considerándolas testigos ciegos del terremoto.
Hazlas parte.
Y la próxima vez, haz que el respeto y la cordura sean los caminos para discutir vuestras diferencias. La guerra, no es el camino.

 

La guerra de los Rose

 

Continue Reading