Eres gordo…

Eres gordo.

Bascula

 

Me casé con un gordo.
En un mundo donde prácticamente todo el mundo ha hecho una dieta al menos una vez en su vida.
Donde se penalizan los kilos de más aunque a la mayoría le sobren.
Donde aunque no lo queramos reconocer la belleza cabe en unos estándares diminutos en los que la gran mayoría no cabemos, y sin embargo seguimos compartiendo los cánones que nos enseñan desde todos los medios.

Me casé con un gordo hará la friolera de 17 años en marzo.
Gordo. Cuando nos conocimos era adjetivado como gordito.
Los años y mis embarazos (Como a el le gusta decir) le han puesto unos cuantos kilos más y ha ido perdiendo el diminutivo.
Es gordo, y se ha pasado media vida pensando como perder esos kilos, no por salud, sino para entrar en las tiendas de ropa sin recibir miradas de desaprobación, o comentarios incómodos sobre las tallas grandes, o simplemente poder entrar sin recibir un: No tenemos tu talla…
Porque ha crecido creyendo que su cuerpo le define, cuando no es así.

Continue Reading